Abordaje naturopático de la otitis externa

oído externo

La otitis es un proceso infeccioso que afecta a las diferentes estructuras del oído produciendo inflamación. Bien a las partes externa, medias o internas del oído, denominándose la inflamación de cada una de estas partes otitis externa, otitis media y laberintítis o inflamación del oído interno respectivamente.

Para conocer qué es la otitis, primero debemos saber que nuestros oídos se pueden dividir en tres zonas:

  • Oído externo: Incluye desde el pabellón auditivo (oreja) hasta la membrana del tímpano.
  • Oído medio: Es donde se encuentra la cadena de huesecillos. Comunica con la nariz, mediante la trompa de Eustaquio, y con la mastoides, por un orificio posterosuperior.
  • Oído interno o laberinto: Es la parte más interna. A su vez se divide en dos, el laberinto anterior o cóclea, que es donde el sonido se convierte en un estímulo nervioso, y es denominada comúnmente como “caracol”, y el laberinto posterior que engloba a tres conductos semicirculares. El laberinto posterior está relacionado con el equilibrio.

La otitis externa, conocida coloquialmente como “oído de nadador” es una infección del conducto auditivo externo (CAE), el tubo que conduce los sonidos desde el exterior del cuerpo hasta el tímpano. Puede estar provocada por muchos tipos diferentes de bacterias u hongos.

Las personas que desarrollan otitis externa generalmente han buceado o nadado durante largos períodos de tiempo, especialmente en lagos, ríos o estancos contaminados (aunque algunas veces algo tan simple como el agua proveniente de la ducha puede ocasionarlo). Esto puede introducir bacteria infecciosa dentro del canal auditivo. Nadar en agua con cloro también puede causar otitis externa debido a que el agua con cloro puede facilitar la penetración de bacteria u hongos en el canal del oído.
No es estrictamente necesario practicar la natación para tener “oído de nadador”. Cualquier cosa que lesione la piel que recubre el interior del conducto auditivo puede provocar este tipo de infección. Tener eccema o la piel demasiado seca, rascarse el conducto auditivo, limpiarse demasiado enérgicamente los oídos con bastoncitos de algodón o introducirse en las orejas objetos punzantes, como clips para sujetar papeles, hebillas o alfileres para sujetar el pelo, incrementan el riesgo de desarrollar otitis externa.
Cuando hay demasiada humedad en el oído, la piel que recubre el interior del conducto auditivo se puede irritar y lesionar, permitiendo la proliferación de bacterias u hongos. En los climas templados la otitis externa se da más frecuentemente durante los meses de verano, cuando es más frecuente bañarse en el mar o la piscina.

Los síntomas de una otitis externa incluyen:

• El síntoma principal es el dolor de oído que puede ser muy intenso • Hinchazón del oído • Sensación de taponamiento o presión dentro del oído afectado • Producción de pus del oído afectado
• Sonido disminuido o amortiguado…

No existe una medida para decir cuánto tarda la otitis en desarrollarse, pero el dolor en el oído generalmente aparece tras haber nadado o haberse sumergido en agua y continúa incrementando en intensidad durante varias horas al día.

Para prevenir la otitis externa siga estos consejos en la piscina:

• Evite que el agua se introduzca en el Conducto Auditivo Externo utilizando tapones para tal fin. No todos los tapones son apropiados para practicar la natación. Algunos están diseñados para aislar el ruido, pero no evitan que se meta agua; otros tapones pueden irritar el CAE y predisponer a la otitis. Por la gran variedad de tipos de tapones, y sus diferentes usos, le recomendamos que consulte con su farmacéutico. Absténgase de adquirir este producto en establecimientos poco fiables.
• Utilice gorro de baño, preferiblemente de silicona o látex ya que los de tela no evitan que el agua penetre en el oído.
• Después del baño o la ducha seque suavemente el oído hasta que queda lo más seco posible con una toalla.
• Ayude a sacar el agua de dentro de sus oídos volteando la cabeza a cada lado tirando suavemente del lóbulo del oído en distintas direcciones.
• Si los tapones convencionales no son lo suficientemente efectivos pruebe a hacerse unos especialmente diseñados para su oído. Estos tapones a medida se realizan de resinas acrílicas no porosas (silicona) a partir de un molde de su propio oído y ofrecen la mejor protección contra el agua al adaptarse totalmente a la forma del canal auditivo. Podrá encontrarlo en centros auditivos especializados.

Otros cuidados  generales para prevenir la otitis externa:

  • Nunca se meta nada dentro del canal auditivo: hisopos de algodón (bastoncitos), el dedo, ganchos para sujetar papeles, líquidos o aerosoles. Esto puede lesionar o irritar la piel. Si tiene bastante comezón en el oído vaya a ver al médico.
  •  Déjese la cera dentro del oído. Si usted piensa que la cera de su oído le está afectando la audición, vaya a ver al médico para asegurarse de que no exista otra causa.
  •  Los niños no deberían limpiarse ellos mismos los oídos ni introducirse objetos en las orejas, ni siquiera los bastoncillos de algodón anteriormente mencionados.

En homepatía se vigila la prevención de este tipo de problemas con uno de los mejores remedios, Calcárea Carbónica D6. Además se utiliza, Belladona, Sulfur, Mercurius solubilis.
Hepar sulfur D12 (principio de supuración).

También se puede hacer un abordaje desde la reflexología podal. Principalmente consideramos que en caso de las otitis medias crónicas y siempre siguiendo el tratamiento médico recomendado, podemos favorecer a “bajar” los tiempos en que se cura la enfermedad, algo importante si tenemos en cuenta el prolongado tiempo de ingesta de medicamentos tales como los antibióticos. Entonces para las infecciones del oído se proponen distintas secuencias de masaje tocando punros reflexológicos como el de RIÑÓN, URETER, VEJIGA, GLÁNDULA SUPRARRENAL..

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 − ocho =