Minerales y Gemas, otra forma de encontrar el bienestar.

¿En qué se basa el poder de los minerales?

Durante su formación, los minerales sufres un proceso de cristalización a determinada temperatura, un mineral en estado líquido se enfría y adquiere una forma poliédrica natural y una estructura interna caracterizada por el perfecto orden de sus moléculas. es a partir de ese orden desde donde nacen sus propiedades electromagnéticas con frecuencias regulares y ordenadas que los dota de propiedades energéticas con respecto a su entorno. En resumen, son las propiedades básicas y la ordenación de sus átomos los que determinan sus posibles efectos beneficiosos sobre nuestro bienestar.

En la actualidad existen más de 2000 minerales distintos y cada año se descubres entorno a 50 más, pero sólo una pequeña parte son conocidos como gemas. Estas de dividen en tres grupos:

Las piedras preciosas, los cuales por su rareza y belleza son utilizados principalmente en joyería. son  más escasas que el resto. entrarían en este grupo diamantes, rubíes, topacio o zafiro.

Las piedras finas o semipreciosas, las más abundantes en todos los continentes por lo que su valor comercial es menor aunque los energéticos pueden llegar a ser inmensos. Ejemplo de este tipo de piedras serían turquesas, granates, amatistas, ágatas y ópalos.

Las piedras ornamentales, cuarzo o jade, lapislázuli o malaquita son muy estimadas por su especial dureza para elaborar objetos artísticos y ornamentales como estatuillas o camafeos.

La medicina ayurvédica, que tiene una tradición milenaria en la india, mantiene la creencia de que las piedras poseen el poder de salvaguardar la salud y protección tanto de accidentes como de otro tipo de desgracias. Por ello en los países hinduistas, todas las mujeres, incluso las de clases más humildes, lucen joyas en todo el cuerpo a modo de protección. En occidente por el contrario, las gemas y los cristales durante años han sido apreciados sólo como elementos decorativos, que adquieren valor añadido cuando se tallan o engarzan para convertirlos en joyas.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − cinco =