Alquimia Femenina

Cuando nos damos cuenta de la íntima relación entre nuestros ciclos femeninos y los ciclos de la luna, del sol y de las estaciones, empezamos a restablecer una conexión viva con la Madre Tierra, de la cual la vida moderna tanto nos ha separado.

Nos podemos ver reflejadas en las cuatro fases de la luna, en las cuatro estaciones, en el ciclo de las plantas y en el ritmo de día y noche… Descubrimos el poder de sintonizar con los ciclos de la naturaleza y también nuestra interconexión con todos los seres vivos.

Lo más saludable sería adecuar nuestras actividades a cada momento del ciclo. Y para ello has de conocer cómo está tu cuerpo y cómo siente en cada fase del ciclo.

Cuando una mujer conoce su cuerpo y su naturaleza, respeta esos cambios de ritmo y actividad y lo hace tanto a nivel físico como mental y emocionalmente hablando. Sabe que su naturaleza es cambiante, que sus ritmos internos varían y que estas transformaciones son naturales, no un problema inherente al hecho de ser mujer.

A través de la alquimia femenina se da a conocer cada uno de los pasos para no perdernos en los mares patriarcales donde nos encontramos y sacar todo nuestro potencial femenino.

“Lo más saludable sería adecuar nuestras actividades a cada momento del ciclo.”

¿Necesitas ayuda?

El primer paso para llegar a algún lugar es decidir que no vas a quedarte donde estás