Moon Mother Facilitadora

Vivimos en una cultura patriarcal marcada por valores masculinos, hombres y mujeres por igual nos vemos afectados por el desequilibrio que inclina la balanza a favor del poder y la competitividad, dejando de lado la confianza en el proceso de la vida y el abandono a los dictados de nuestra voz interior.
Es a nosotras, las mujeres en gran medida, a las que nos corresponde, por nuestra naturaleza recuperar esos valores y empezar a expresarnos desde lo femenino, pues con la pretensión de sentirnos en igualdad a los hombres hemos perdido nuestras raíces y nos comportamos con actitudes masculinas pero desde un cuerpo de mujer.
Teniendo en cuenta el hecho de que la mujer es cíclica y su energía y esencia se mueven al compás de los ciclos de la naturaleza, comprendemos mejor el hecho de que en ocasiones nos tachen de ser demasiado complicadas. Y es que en cada una de nosotras, viven 4 personalidades distintas relacionadas con los 4 arquetipos femeninos

Uno de los precursores de la química, Antoine Lavoisier, enunció la ley de la conservación de la masa. Según ésta, los elementos ni se creaban ni se destruían, se conservaban. También se planteó la ley de la conservación de la energía, según la cual ni se creaba ni se destruía, se transformaba. Lo mismo ocurre con la energía femenina. Se transforma en las distintas etapa de nuestra vida como mujer. Desde niñas hasta ancianas esa energía, esa fuerza interior va fluctuando según pasan los años produciendo cambios en todos los aspectos. Es más. Voy más allá al afirmar que cambia durante las semanas de un mismo mes, haciéndonos sentir y vivir nuestra experiencia vital desde distintos puntos de vista.

manis niñasNuestra energía femenina nace en nuestro útero. Caja de resonancia donde los acordes van sonando al compás de los ciclos lunares y las mareas. Notas que a veces resultan melodiosas y otras simplemente nos negamos a escuchar.
En él y en su energía nos basamos para empezar a conocer dónde nace nuestra esencia energética y como aumentarla de manera exponencial.
En cualquier caso, una energía equilibrada es una energía saludable, que apoya nuestro crecimiento como individuos y que nos aporta la paz y el equilibrio interior que necesitamos en cualquiera de las facetas de la vida.
Equilibrar la energía femenina es posible gracias al trabajo de personas como Miranda Gray, Saajeva Hurtado o la Abuela Margarita quienes desde hace años, recuperan nuestras tradiciones más ancestrales, las enseñan y difunden a través de su trabajo y vivencias a nivel mundial para elevar la vibración de esa energía

Si necesitas re-conectar con tu esencia femenina, no dudes ponerte en contacto conmigo o con tu moon mother más cercana y conocer de primera mano qué significa una bendición/sanación del útero, además de participar en las realizadas periódicamente a nivel mundial

“Según la naturopatía, el cuerpo en su conjunto es UN TODO y como tal hay que verlo”

¿Necesitas ayuda?

El primer paso para llegar a algún lugar es decidir que no vas a quedarte donde estás