El 22 de Junio de 1874, el médico y cirujano Andrew Taylor Still decide crear una nueva medicina: la Osteopatía.

La interacción del sistema muscular, esquelético y visceral como un todo en el que sólo un pequeño desajuste puede dar como resultado cientos de problemas a otros niveles.

Lo que caracteriza al organismo humano es el movimiento y lo que caracteriza el estado de salud es el equilibrio en esos movimientos.

La osteopatía pretende restablecer los equilibrios perturbados en todos los niveles funcionales del cuerpo humano. Restaura las movilidades necesarias a la vida del hombre en buen estado de salud.

Se sitúa, pues, en el contexto de la prevención y de la conservación del bienestar.