ajos
La fitoterapia consiste en utilizar las propiedades de las plantas para prevenir o tratar las diferentes enfermedades.
Para beneficiarse de todas las virtudes encerradas en la naturaleza, la fitoterapia tradicional aconsejaba el consumo de las plantas medicinales en forma de tisanas, baños, cataplasmas o incluso los «apócemas» cuyo nombre por deformación popular, dio lugar a las famosas pócimas medievales.
En la actualidad, los grandes avances tecnológicos han permitido la creación de nuevas formas fitoterápicas más fáciles de administrar y sobre todo más eficaces. De todas ellas cabe destacar la más extendida en su uso como son las cápsulas por facilitar tanto la dosis exacta como su consumo general.
Las plantas nos ayudan en casos de:
  • El control de peso
  • Digestión
  • Circulación sanguínea
  • Insomnio
  • Cansancio
  • Hipertensión
  • Colesterol
  • Piel
  • Problemas respiratorios, urinarios, o específicos de la mujer (como la menopausia )
Sus propiedades antisépticas fueron las primeras en usarse contra gran número de males ( peste o cólera) con el paso de los años se ha demostrado que uno de sus componentes principales, la anilina, tiene unas marcadas virtudes vermífugas, antisépticas e hipotensoras, siempre y cuando se consuma crudo, fresco o en forma de polvo total criomolido .
Esta última forma conserva íntegramente sus cualidades sin la necesidad de tomarlo crudo.
Está indicado para la arteriosclerosis, hipertensión y como antiséptico intestinal.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve − 7 =