calcio
Hace más de 130 años, en Alemania, el Dr. Wilhelm Heinrich Schüssler después de muchas investigaciones y estudios dio con una terapia muy novedosa, interesante y sin efectos secundarios.
La terapia se limita a 12 sales minerales que tenemos en el organismo de manera natural y cuya carencia o mala distribución provoca desequilibrios en nuestro organismo
La primera de las sales es el Calcium Fluoratum. Beneficiosa para la piel.
La piel es un órgano muy sensible que nos protege de factores externos, por eso debemos cuidarla y mantener la hidratación y elasticidad necesarias para que esté sana.
Por ejemplo en casos de embarazo dónde aumentan los niveles hormonales de estrógenos.
Estos dificultan la capacidad de regeneración de los tejidos y provoca que las fibras elásticas de la piel se rompan con mayor facilidad que anteriormente. Además con el aumento de peso la piel se estira hasta tal punto que si no mantenemos la hidratación correcta hace que el tejido subcutáneo se rompa y aparezcan las temidas estrías.
Un 90% de las mujeres embarazadas tienen estrías sea cual sea su edad. Las zonas más afectadas son la barriga, muslos, pecho y caderas. Las estrías no desaparecen tras el embarazo, por ello es conveniente cuidarse y prevenirlas antes que aparezcan o tratarlas cuando son recientes.
La crema Calcium fluoratum o fluoruro de calcio del Dr. Schüssler estabiliza la piel y le aporta hidratación y flexibilidad.
Está especialmente indicada para las estrías del embarazo ya que las futuras mamás merecen cuidarse de forma natural y sin riesgos.
Devuelve la tonicidad a la piel. Refuerza las articulaciones, huesos y esmalte dental.
El Calcium fluoratum o fluoruro de calcio además ayuda en la formación de huesos, tendones, ligamentos, dientes y uñas, reforzándolos y haciéndolos más sólidos. (por ejemplo: protege los dientes de caries).
Esta sal ablanda y endurece, ya que puede ablandar tejidos endurecidos (p.ej.,el de una cicatriz) o endurecer el tejido (como las varices).
Regula el grado de elasticidad de un tejido hasta que se alcanza el nivel normal.
Pregunta siempre a tu médico homeópata para conocer la dosis exacta indicada en cada caso.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *