niños

El Calcium phosphoricum o fosfato cálcico tiene una función decisiva en la formación de los huesos.

Favorece su crecimiento y acelera la curación de fracturas. También contribuye a la formación de los dientes.

Este mineral es importante para el movimiento muscular y para la producción de células nuevas.

Ayudar a la recuperación después de fracturas óseas, elimina el dolor del crecimiento, la producción lenta e insuficiente de los huesos en niños y adolescentes, debilitación del organismo, crecimiento alterado de los dientes, dolor de muelas, espasmos en los bebés, espasmos musculares, propensión a hemorragias nasales y picores de la piel en la vejez, entre otros muchos beneficios

Para conocer más sobre las sales que tu organismo puede estar necesitando acude a tu Homeópata/Naturópata de confianza.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + 9 =