El término Kinesiología procede del griego ‘kinesis’ (movimiento). Es una terapia natural que evalúa la respuesta de los músculos para detectar desequilibrios en el organismo. Con ello se previenen trastornos, o se corrigen, aplicando el tratamiento más adecuado para el paciente.

La kinesiología como tal nació en los años 30 del siglo pasado, aunque fue George Goodheart, 30 años más tarde, el que estableció las bases de lo que ahora conocemos como kinesiología aplicada, y que desde entonces no ha parado de evolucionar. En algunos países como Estados Unidos, Australia, o Nueva Zelanda, se considera una profesión con entidad propia y con peso suficiente para ser mucho más que un complemento diagnóstico o terapéutico.

La kinesiología es uno de los tratamientos de referencia en el campo de interacción cuerpo-mente.

En esta terapia, ambas partes están correlacionadas por lo que al cuidar los aspectos de una de ellas, indiscutiblemente se beneficia a la otra.

Según la terapia Kinesiológica, los músculos están relacionados con distintos órganos y funciones del cuerpo humano.

Si su respuesta al test no es adecuada el sistema que lo alimenta –nervioso, sanguíneo, linfático…– está bloqueado o sufre estrés. Así, a través de este examen los terapeutas kinesiólogos detectan las áreas disfuncionales y las consecuencias que tiene esto sobre la salud de la persona.

Esta disciplina evalúa el tono muscular y los movimientos de la persona (o los problemas que tiene para realizar un movimiento concreto).

El objetivo final es identificar, a través de un test muscular de fuerza, el estado energético del órgano asociado al músculo testado y corregirlo, encontrando el problema que produce el desequilibrio y que influye negativamente sobre el bienestar físico o emocional concreto.

Una vez terminado el test, el terapeuta corrige el problema o desequilibrio empleando distintos procedimientos para solucionarlos.

Desbloquea zonas, reduce el estrés y favorece la circulación sanguínea (oxigenando las zonas comprimidas) .Usando sus conocimientos multidisciplinares se ayuda de otras técnicas como la acupuntura, homeopatía, fitoterapia, digitopresión o tapping por ejemplo y los utiliza según cada caso y necesidad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − 3 =