La calabaza es el antioxidante por excelencia de la pirámide alimentaria.

Además su contenido en fibra, vitaminas y minerales las hacen indispensable en cualquier dieta.

Carotenos en su pulpa que se transforman en vitamina A en nuestro organismo

Junto a los puerros tiene la habilidad de impedir el aumento del tamaño en la próstata.

A pesar de que esta hiperplasia benigna no es tan grave como el cáncer, es una inflamación que se da habitualmente en varones mayores de 50 años y suele ser bastante molesta.

Se ha comprobado la importancia de los carotenos en la prevención de otras enfermedades degenerativas como la pérdida de audición.

Cumarinas, sustancias también antioxidantes capaces de neutralizar los radicales libres.

Licopenos, otro componente antioxidante que se encuentra en la pulpa y reduce la probabilidad de padecer cáncer de próstata, pulmón, estómago, vejiga y cuello de útero. Tiene además la propiedad de disminuir el colesterol en sangre

Vitamina C. 100 gramos de calabaza proporciona casi la mitad de las necesidades diarias de esta vitamina en nuestro organismo.

Junto a los carotenos , ayudan a mantener la buena salud arterial y previene la aparición de la arterioesclerosis ( Depósitos de placas en las arterias).

Ácido fólico. Además de intervenir en la salud del sistema nervioso, ayuda a proteger el corazón de posibles ataques cardíacos

Es ideal para perder peso por su elevadísimo contenido en agua (100 gramos de calabaza contiene unas 13 calorías) y en potasio.

El potasio aumenta la diuresis y ayuda a prevenir la retención de líquidos.

La calabaza es un alimento muy saciante.

A pesar de sus reducidas calorías, su ingesta frena el hambre y elimina la necesidad de consumir otro tipo de alimentos menos apropiados en las dietas de adelgazamiento.

Contiene gran cantidad de fibra por lo que previene el estreñimiento y ayuda a eliminar toxinas de los intestinos.

Es rica en Hidratos de carbono, pero su elevado contenido en fibra hace que se absorban de manera lenta por lo que mantiene los niveles adecuados de azúcar en sangre, resultando muy apropiada para los enfermos de diabetes y más desde que se ha comprobado que es un alimento que estimula al páncreas.

Así que hoy para comer, crema de calabaza, zanahoria, puerro, calabacín y papa… ¿No se te hace la boca agua?

sales shüeslerEsta sal fortalece el sistema inmune.

El Ferrum phosphoricum o fosfato de hierro juega un papel fundamental en la fabricación de energía en las células y también para que las moléculas de oxígeno se unan a los glóbulos rojos.

Esta sal influye en la tensión de los vasos sanguíneos, así regula la circulación sanguínea. Además, permite que el cuerpo absorba mejor el hierro procedente de los alimentos y lo transporta hasta la zona que el organismo necesite.

Ayuda en caso de  pequeñas lesiones (externas e internas), quemaduras de primer grado, problemas de memoria y concentración, mala circulación (pies y manos frías), dolores musculares, alteraciones en el crecimiento de la piel, cabello y uñas, inflamación nasal, tos, amigdalitis (también con fiebre)  y en algunos casos también ayuda en casos de diarrea y la gastritis

.

Existen muchas variedades y tipos de cebolla (blanca, morada, tierna, etc.) y formas de consumirla (cruda, cocida, caramelizada, en jarabe)

Es, sin duda, uno de los alimentos imprescindibles en nuestra cocina, prácticamente podemos tomarla y cocinarla de mil  maneras y sirve para condimentar cualquier plato.

Pero además de sus propiedades culinarias, las propiedades nutricionales e incluso medicinales de la cebolla hacen que sea un alimento altamente recomendable.

El principal componente de la cebolla, con diferencia, es el agua.

Supone el 90 % de su composición. Por ello, sorprende que en el 10% restante encontremos tantos nutrientes y con tantas propiedades beneficiosas.

  • Aceites esenciales, responsables de la mayoría de las propiedades de la cebolla, aunque también del molesto lagrimeo que sufrimos cuando las troceamos.
  • Vitaminas del grupo B, necesarias para el correcto funcionamiento del sistema nervioso y del inmunitario.
  • Vitamina E y C, con potente acción antioxidante.
  • Aminoácidos esenciales
  • Múltiples minerales y oligoelementos como potasio, magnesio, fósforo, calcio, sodio y azufre entre otros.

Otras propiedades

Una de las propiedades más conocidas de la cebolla es la acción diurética, por lo que se recomienda a personas con insuficiencia renal, gota, cálculos renales, edemas o hipertensión.

Por su efecto diurético, pero también por su alto contenido en agua y fibra y bajo en grasas y azúcares, es indispensable en cualquier dietas.

Tiene acción expectorante, así como bactericida y fungicida.

Es muy útil en procesos como resfriados, catarros, bronquitis, faringitis y otras afecciones respiratorias.

De hecho, un remedio muy usado en estos casos, es colocar una cebolla partida por la mitad al lado de la cama por la noche para facilitar el proceso de respiración.

Es un potente cardioprotector gracias a su propiedad antitrombótica, además tiene capacidad de disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos y es hipotensora, siempre que se consuma de forma habitual.

La tan conocida acción depurativa de la cebolla se debe a que es capaz de eliminar las toxinas y fermentos que se producen en el estómago tras la digestión, proceso que también favorece al estimular al hígado, páncreas y vesícula para que segreguen las sustancias necesarias.

Estas propiedades solo se dan cuando se consume cruda.

Deberán evitar un consumo excesivo aquellas personas que sufran de acidez estomacal o tengan tendencia a la flatulencia o meteorismo.

Las propiedades de la cebolla son innumerables, fortalecer el cabello, el sistema inmune, los bronquios etc.

Es por ello que os invito a investigar más sobre esta económica y saludable verdura que no puede faltar en nuestra despensa.