galletas navideñas

Durante las semanas de diciembre entre las cenas y comidas de empresa, las de amigos más cercanos, con amigas de siempre, las de grupos de wassap, las comidas con amigos de fatigas o con el grupo del gimnasio… cuando llega diciembre necesitamos bicarbonato en más de una ocasión.
La báscula se vuelve loca y nuestro sistema digestivo totalmente descontrolado cuando a las anteriores sumamos las comidas familares.
Es por eso que este año os propongo mesura  para «sobrevivir» a las comidas de navidad.
Uno de los detalles a tener en cuenta es el hecho de cuidar la salud de nuestros invitados más que intentar agasajarles con excesos en la mesa.
Existen una gran variedad de alimentos económicos y saludables para que las comidas en casa no supongan una indigestión o estar todo un mes comiendo de las sobras navideñas e incluso que el color rojo salte del color de los manteles al de nuestra cuenta corriente
-De entrantes podemos usar 2 platos a elegir entre una degustación de ensaladas, frutos secos, ahumados o magros como el jamón serrano sin la grasa visible o el lomo embuchado
-Como primer plato alguna crema o caldo de verduras. Reconstituyen el ánimo, calientan el cuerpo y no tienen por qué ser platos calóricos. Una buena elección será preparar una sopa de marisco, un consomé, una crema de verduras o de calabaza o un caldito con fideos.
-Como plato principal podemos usar algún pescado al horno como la merluza, el besugo, la lubina, la dorada, el rape; pero si eres un carnívoro empedernido opta por las carnes magras como el pavo acompañado por unas verduras: alcachofas, cardo o espárragos. Respecto a las salsas, puedes reemplazar la mantequilla o la nata por leche evaporada, conseguirás la misma consistencia porque es igual de cremosa, pero casi no contiene grasa. Otra opción es aliñar con aceite de oliva, vinagre, limón, salsa de soja o diferentes vinagretas.
-Para no pasar una navidad abusando de los protectores estomacales de postre siempre resulta muy acertada la fruta fresca. Para hacerlo más especial puedes preparar una macedonia con fruta de temporada incluyendo piña o inventar un postre colorido y sano, como por ejemplo una compota de Navidad con manzana, ciruela, pasas y orejones.
Tras todo lo anteriormente mencionado llega el momento de el brindis, turrones , polvorones mazapanes, peladillas…..Recuerda que las fiestas no duran 30 días, deja los excesos y las grandes comilonas para los dos o tres días principales, el resto de la semana vuelve a tu alimentación ordinaria, sana, variada y equilibrada.
Nos podemos permitir algún exceso teniendo en cuenta buscar el equilibrio entre alimentación y ejercicio y el disfrutar de la familia, no sólo alrededor de la mesa, también realizando alguna actividad en común al aire libre si las temperaturas lo permiten.

¡Felices Fiestas!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − ocho =