Es la flor para los miedos vagos, desconocidos y sin causa aparente. Según describe el propio Edward Bach

«Temores vagos y desconocidos, para los que no se puede dar ninguna explicación, ni razón. Sin embargo, el paciente puede estar aterrorizado de que algo terrible vaya a suceder, sin saber qué. Estos miedos vagos e inexplicables pueden acecharle de noche o de día. Los que lo padecen a menudo tienen miedo de contar sus preocupaciones a los demás».

Los Doce Curadores y Otros Remedios

Por un lado el miedo de Aspen (Álamo temblón) puede llegar a ser tan sólo un presentimiento, una inquietante ansiedad de que algo desagradable o espantoso vaya a suceder y por el otro lado puede llegar a ser un terror real con síntomas físicos, como la piel de gallina.

La gente piensa a veces de Aspen como un miedo que se siente sólo en la noche, ya que las sensaciones de miedo sin razón parecen extrañas. Y por supuesto si usted estuviera en una habitación obscura sintiendo miedo de algo, pero sin saber de qué, entonces sería Aspen el remedio a tomar.

Pero cuando de hecho se tiene miedo a la oscuridad el remedio aconsejado por el Dr. Bach sería MIMULUS puesto que la causa del miedo (la oscuridad) puede ser nombrada, mientras que los miedos sin nombre o causa de Aspen pueden ocurrir igualmente a plena luz del día o de la noche.

Esta esencia floral ayuda a superar y comprender los miedos de origen desconocido. Miedo a la muerte, a lo sobrenatural, a la oscuridad, a lo que no se percibe y ve, a los presentimientos, etc. En las pesadillas y «terrores nocturnos» infantiles. Util en procesos de fobias. Para temblores relacionados con esquemas de miedo. Actúa en los chakras 2 y 3.