polenta

El gofio es una mezcla de cereales tostados y molidos a los que se añade sal. Se obtiene a través de un proceso de tueste y molido. Antiguamente se elaboraba de forma manual, mediante unas piedras destinadas a ello: la piedra molinera. Hoy en día se utilizan molinos eléctricos para llevar a cabo el proceso aunque, en algunas zonas, aún se conservan molinos de agua antiguos. Igual que en sus comienzos es apreciado y consumido por su gran riqueza en nutrientes procedentes de los cereales y su facilidad de conservación.

Su valor calórico, aunque varía en función de los ingredientes base, está en torno a las 340 calorías por 100 gramos. Es un alimento que proporciona los nutrientes de los cereales que lo forman, similar en esto a otros platos como el muesli o la granola.

Cuenta la leyenda del gofio que se originó en las islas canarias, dónde hoy es referente de su gastronomía típica, en la época prehispánica, que tiene origen Bereber y era parte fundamental de la dieta en los primeros pobladores isleños, los Guanches. La indicación geográfica y denominación de origen protegida  del “gofio canario”, está reconocida por la comisión europea desde 2014.

La receta original incluía cebada, trigo y rizoma de helecho. Con el tiempo se fueron incorporando a la receta otros cereales como el centeno y el maíz, procedente de América donde se lo conocía como millo. Su apariencia es similar a la de la harina pero presenta un tono más oscuro o amarillento, dependiendo de su composición.

La calidad del gofio depende de varios factores que determinarán el aroma, el sabor y la textura. En primer lugar, se selecciona el grano del cereal; y, una vez escogido, se limpia y se tuesta. La velocidad del molido será definitiva; cuanto menor sea ésta, mejor será la harina. Es por ello que se aprecia tanto el gofio que ha sido elaborado a mano.

Contiene gran cantidad de proteínas, es muy rico en hidratos de carbono complejos (65% aproximadamente), fibras, y contiene vitaminas B1, B2, B3 y C, así como minerales como el hierro, calcio, magnesio y sodio.

No incluye conservantes ni colorantes y es apto para celíacos puesto que al tostar los granos de los cereales, las proteínas que contienen aminoácidos glutamida, que son potencialmente formadores de gluten después de la ingesta, se deshidratan y posteriormente se desnaturalizan

Dado el espíritu emigrante de los isleños hacia el “Nuevo mundo”, pronto se hizo muy conocido en toda américa latina donde hoy día forma parte fundamental en la dieta de países como Uruguay, República dominicana, Venezuela o Cuba entre otros.

Como nota final destacar que la Academia Canaria de la Lengua da varios significados a la palabra gofio.

-Hacerse algo gofio:

Deshacerse o desintegrarse por completo una cosa por un golpe, exceso de calor u otra causa. Se le escapó la escudilla y se le hizo gofio.

-Estar hecho gofio:

Hallarse sumamente afectado por el cansancio, las adversidades, las preocupaciones o la falta de salud.

-Ser más canario que el gofio:

Comparación con que se pondera la condición de canario de alguien. Se invoca a veces la frase para reprobar alguna actitud en que se reniega de algo peculiar del Archipiélago

Fuentes :

gofiocanario.info

gobiernodecanarias.org

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + nueve =