emociones

Diferentes estudios cerebrales han constatado que la misma parte del cerebro que funciona como procesador de dolor físico, también tiene la tarea de procesar el dolor emocional. Numerosos expertos en la materia afirman que, de la misma manera que existen lesiones físicas que conllevan dolores crónicos, hay heridas emocionales por las cuales mucha gente no logra recuperarse nunca, y hasta llega a sentir su padecer cada vez más doloroso. (www.lamenteesmaravillosa.com)

Un Golpe, incidente, debilidad física, exceso de ejercicio etc, hace que puedan aparecer dolores físicos a diario en distintas zonas de nuestro organismo.

Se conoce desde hace siglos a través de la medicina tradicional de diferentes culturas la relación entre todos los órganos del cuerpo. y esta relación física hoy la extrapolamos al plano emocional.

Cada tipo de dolor puede estar relacionado con un estado específico en nuestro interior. Esto significa que aunque seamos personas mayores, todavía tenemos muchas lecciones que aprender de la vida, para evitar el dolor.

Evidentemente, los dolores se sienten en alguna parte del cuerpo. Las experiencias de la vida se manifiestan directamente a través del cuerpo y cuando pasamos por un estrés emocional, el organismo muestra exactamente cuál es el problema. Lo único que tenemos que hacer es descifrarlo.

Esta semana os dejo algunos de los dolores más frecuentes y su posible relación con algún estado emocional

El dolor en los músculos:

Representa la desafiante capacidad de movernos en la vida. Nos indica qué tan flexibles somos con nuestras experiencias en el trabajo, en el hogar y con nosotros mismos. Trata de ser como el agua que se adapta a la vasija…

El dolor de cabeza:

Limitar la toma de decisiones. Las migrañas suceden cuando sabemos la decisión que debemos tomar, pero no lo hacemos. Asegúrate de tomarte un tiempo diariamente para relajarte. Haz algo que te ayude a aliviar esa tensión. Sentirnos excesivamente responsables o exigentes con nosotros mismos hace que aparezcan ciertos tipos de dolor y cefaleas

Dolor en el cuello:

Es un indicador de que puedes tener dificultades para perdonar a los demás, e incluso a ti mismo. Si te duele el cuello, reflexiona en las cosas que te gustan de ti y de los demás. Medita en la compasión…

Dolor de encías:

Está relacionado a decisiones que no tomas o que no toleras. Debes tener tus metas claras para ir hacia ellas.

Dolor en el hombro:

Puede indicar que estas llevando una gran carga emocional. Céntrate en la resolución proactiva de un problema y en distribuir esa carga a las demás personas que existen en tu vida.

El dolor de estomago:

Sucede cuando, en sentido figurado, no has digerido una situación negativa. La sensación de vacío al no ser respetado causa una sensación en el estómago, y una pena profunda.

El dolor en la parte superior de la espalda:

Indica que te hace falta apoyo emocional. Puede que sientas que nadie te quiere. Si estás soltero, podría ser hora de que conozcas a alguien.

El dolor en la parte baja de la espalda:

Puede significar que el dinero te tiene preocupado o que te falta apoyo emocional. Puede ser el momento de pedir un aumento de sueldo o hacerte asesorar por planificador financiero para que te ayude utilizar mejor el dinero.

Dolor al hueso sacro:

Puedes estar “sentado” sobre un asunto el cual debe ser dirigido. Llega al fondo del asunto y verás la resolución.

El dolor en el codo:

Tiene mucho que ver con la resistencia a los cambio en la vida. Quizás sea el momento de atreverse a mover las cosas, o por lo menos liberarte!

Existen tantos dolores diferentes como emociones y personas. Saber identificar la emoción o bloqueo que nos provoca el dolor es lo más complicado. Lo mejor en estos casos es acudir a un buen profesional de la salud. Con su ayuda y la infinidad de técnicas contrastadas y efectivas que existen a dia de hoy será mucho más facil eliminar el dolor físico y mejorar nuestro estado emocional

Y recuerda siempre que a veces el dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *