imagen cristales

En todas las tradiciones y culturas de la humanidad, desde tiempos ancestrales, las gemas , piedras y cristales han estado presentes. Bien de forma ornamental, espiritual, terapéutica o simplemente para denotar un nivel o estatus superior.

Desde el inicio de los tiempos, hemos buscado la protección de los minerales. Nuestros ancestros eligieron la protección de las cuevas para fijar sus residencias y desarrollaron una sofisticada tecnología usando el Silex, un tipo de cuarzo para elaborar sus herramientas.

3.800 años a. C, las gemas ya se usaban en obras de arte sagradas. Antes de que se inventase la moneda, las piedras y cristales formaban parte del medio de cambio habitual en las transacciones. Eran símbolo de distinción ,poder y riqueza

Fueron los egipcios hace más de 3000 años quienes ya excavaban las minas para extraer esmeraldas, lapislázuli y otras gemas que colocaban en sus ornamentos y que aún hoy en día podemos ver en los museos gracias a los hallazgos arqueológicos.

En su famoso papiro “El libro de los muertos” se detallan ,en jeroglíficos cómo usaban las piedras y gemas en amuletos o como talismán. Entre las más apreciadas se encontraban el Jade, Lapislázuli, Ámbar, Turquesas, Jaspe, ojo de tigre o Amatista, aunque era la piedra de jade su favorita para hacer las transacciones e intercambios comerciales.

En el papiro de “Ebbers”, considerado uno de los manuscritos terapéuticos más completos ( 1500 a.C.) descubierto a principios del siglo XX, se explican detalladamente como trataban algunas enfermedades de la época usando ciertas piedras.

La propia Biblia , en el libro de Éxodo, menciona el peto de piedras preciosas que como sacerdote portaba Aarón, hermano de Moisés, en calidad de sumo sacerdote. El libro sagrado hace otras menciones a las piedras como ornamentos personales de reyes en sus coronas o sacerdotes en sus prendas

Las antiguas tribus de áfrica, usaban cuentas de piedra semi-preciosas para atraer la sabiduría, valor, fertilidad, ayudar en la caza o colocadas trenzadas en el cabello de las mujeres para denotar más o menos importancia del estatus de su familia dentro de la comunidad. Eran las Ágata, Malaquita o lapislázuli las más comunes.

En la antigua Grecia, el escritor Teofraso ( 371 a.C. – 287 a.C. ) les confirió género, proponiendo que las piedras , gemas o cristales de colores oscuros eran masculinas , mientras que si poseían colores y tonos claros eran eminentemente femeninas.

En China o el Tibet, las usaban también para el desarrollo espiritual. Tallas de Jade, esmeralda verde para la fertilidad y fuerza. Rubíes y granate rojos para curar enfermedades y aportar protección. Turquesa y Amatista para la fe y la virtud. Topacio amarillo para atraer la felicidad y la prosperidad, etc…

En la edad media, los alquimistas sentaron algunas bases de la química moderna. Llamaron “Adamus” a la pureza y perfección del diamante e intentaron hacer oro con la mezcla de un metal y una piedra

Los mayas diagnosticaban y trataban enfermedades con las gemas y cristales. En México creían que si te portabas bien en esta vida, tu alma moraría en un cristal puro. Si alguien encontraba un cristal con alma, se harían realidad todos sus deseos.

Ya en la década de 1940, investigadores y científicos descubrieron que añadiendo átomos de otras sustancias a un cristal de cuarzo se creaba un aparato de transmisión y con esto eliminaban los tubos en la radio y abrían las puertas a las telecomunicaciones modernas.

A día de hoy seguimos descubriendo nuevas facetas de las gemas y piedras y seguimos aprovechando cada una de sus virtudes , bien como joyas, usando su energía en algunas terapias o bebiendo el agua de su maceración entre otros muchos usos


 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *