imagen relojNuestro “ciclo circadiano” responde a estímulos externos como luz y temperatura , por lo que se acompasa con los ritmos del día y la noche, pero también se sabe que está influido por el ruido, luz artificial, alimentos y presencia de ciertas hormonas.

El nombre deriva del latín “circa que significa “alrededor de” y  “dies”  de “día”.

Constituye el reloj interno de nuestro organismo que marca nuestros ritmos biológicos tanto de actividad como descanso, en función de las horas de luz.

La llegada del invierno , viene precedida por los cambios en los usos horarios que supuestamente nos ayudan a adaptar nuestra actividad a la luz diurna y ahorrar en electricidad. Pero debemos dejar tiempo a nuestro organismo y ayudarle en es tránsito

Nuestro reloj biológico se localiza en el hipotálamo, clave para la regulación de distintas hormonas.

El cerebro recibe la luz a través de la retina, que la pasa al núcleo supraóptico y este la envía al hipotálamo.

Así es como el cerebro recibe la información del ciclo día/noche . Cuando la retina percibe la ausencia de luz, envía ciertas señales e impulsos que llegan a la glándula pineal para que active la producción de melatonina y serotonina, hormonas que inducen al descanso y el sueño, además de generar sensación de tranquilidad y bienestar. Esta secreción es baja a lo largo de las horas de luz y más elevada durante la noche

Cuando se acerca el invierno miles de personas afirman sentirse más decaídas, (7 de cada 10 en nuestro país) tristes o incluso deprimidas.

El cambio de hora, la adaptación de nuestro ritmo de vida para hacer coincidir las horas de luz con los momentos de mayor actividad, afecta o puede afectar a nuestro estado de ánimo y a nuestros hábitos.

La melatonina participa directamente en numerosos procesos celulares, neuroendocrinos y neurofisiológicos.

También juega un papel fundamental en la disminución de la oxidación. Por eso si la reducción de horas de luz y los cambios de hora invernal nos provoca problemas para conciliar el sueño, eso puede causarnos un déficit en esta hormona que a su vez se traduce en sensación de fatiga, decaimiento anímico, mayor irritabilidad, problemas de atención, bajo rendimiento, aceleración del envejecimiento, etc…

Afortunadamente son leves alteraciones pasajeras sin mayor trascendencia, pero conviene estar atentos y protegerse frente a estos cambios estacionales para prevenir posibles desajustes. Sobre todo en personas que realizan su tarea habitual en horarios rígidos, con problemas para dormir, o de mediana edad en adelante cuya producción natural de melatonina comienza a disminuir.

Para ellas es aconsejable reforzar el sistema endocrino e inmune siempre bajo la supervisión de un profesional de la salud, con suplementos alimenticios de melatonina o precursores de esta.

Con una dieta rica en triptófano aumenta la producción de melatonina, una hormona que ayuda a reducir el tiempo necesario para conciliar el sueño –

  • Huevos,Pescados, algas,legumbres (soja), Frutos secos, batatas
  • Frutas (plátano, piña, aguacate). Hierba luisa, aquilea, tomillo, salvia, menta, hipérico

_Haciendo ejercicio físico suave diario para llegar más cansados a la hora de dormir

_Evitar los estimulantes e hidratarse correctamente

_No dormir siesta durante unos días hasta acostumbrarnos a las nuevas horas de luz y ritmos

_Mantener horarios fijos de manera constante y consecuente, respetando las necesidades individuales

_Reforzar nuestra alimentación con precursores de la melatonina como la avena, cerezas, maiz, tomate, patatas, nueces o arroz

La serotonina a nivel suplementación también tiene sus inconvenientes. Puede producir molestias en estómago e intestinos. Provocar, vómitos, calambres,diarrea o aumentar los efectos de medicamentos que están relacionados con el tratamiento del sueño y descanso como los somníferos o esteroides.

Todos los cambios son necesarios y para afrontarlos la naturaleza siempre nos aporta alguna solución adaptada a nuestra necesidades.

Si queda alguna duda, puede ponerse con su profesional naturópata más cercano quien sin duda, le informará debida y oportunamente y aclarará sus dudas.

     
1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] La astenia en general es una situación pasajera que solo requiere un pequeño periodo de adaptación para volver a reajustar nuestro ciclo circadiano . […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once + dieciocho =