Durante siglos la miel ha sido alabada por sus múltiples propiedades para aumentar nuestras defensas o aliviar nuestra garganta. 

Ha sido utilizada para componer ungüentos, jarabes o champú que aliviasen la anemia, el estreñimiento los problemas de estómago o la caída el cabello.

Durante siglos se han masticado los panales para aliviar los trastornos del aparato respiratorio, emplasto para quemaduras y heridas, aliviar el dolor o picazón..En definitiva casi la panacea.

Pero ¿sabemos consumir este versátil producto?

Toma nota pues te puede resultar interesante los consejos que vamos a ir proponiendo hoy.

Fatiga.

El estado de astenia o la fatiga son dolencias sobradamente conocidas por todos. 

Para ellas la miel es una buena aliada. Gracias a sus propiedades tonificantes puede ayudarnos a encontrar el equilibrio, a superar esos difíciles momentos en los que nos sentimos «Bajos de tono»

Debemos tomar unos 50 a 75 gramos a lo lardo del día, en tostadas, infusiones, etc… suprimiendo el resto de azúcares 

Podemos preparar una mascarilla a base de medio yogurt natural y dos cucharadas soperas de miel para aliviar la piel de nuestro rostro cansado. Una vez aplicada dejamos reposar 15 o 20 minutos y retiramos suavemente con agua tibia

Digestión

Por sus cualidades y acción sobre la flora intestinal es recomendable sobre todo en lactantes. 

en problemas de estreñimiento una cucharada sopera de miel acompañada de fruta es bastante recomendable a cualquier edad.

Aparato respiratorio

Tos, inflamación de garganta o bronquios, sinusitis…las propiedades calmantes de la miel han sido conocidas por todos a través de nuestras madres o abuelas. Una cucharada de zumo de limón con miel para aliviar la tos y calmar las gargantas  o ayudar a la expectoración haciendo jarabe de cebolla. Para ello necesitamos:

-Una pieza grande de cebolla o dos medianas

-Un vaso de agua

-Un vaso de miel.

Picamos y trituramos la cebolla y mezclamos junto al vaso de miel y el de agua (en igual proporción) Hervir y remover hasta que tome forma de jalea  Ingerir a lo largo de la jornada según edad y peso

La miel es un alimento con alto valor nutritivo, un sustituto ideal del azúcar industrial

Además sus enzimas como la diastasas o inventasas, nos facilitarán la buena asimilación de otros alimentos, con lo que ejercerá una acción tónica y estimulante sobre nuestro aparato digestivo

Elm (Olmo, Ulmus scarba)

Es para las personas que sufren temporalmente de una pérdida de confianza en sí mismos, provocada por una carga excesiva de responsabilidad.

«Los que están haciendo un buen trabajo, están siguiendo la vocación de su vida y que esperan hacer algo de importancia, y esto a menudo para el beneficio de la humanidad. A veces puede haber periodos de depresión, cuando sienten que la tarea que han emprendido es demasiado difícil, y no está al alcance de un ser humano».

                                                                                                                                             –Los Doce Curadores y Otros Remedios

Las personas del tipo Elm son exitosas, seguras de si mismas y siempre llevan a cabo lo que desean pero a veces tratan de hacer o asumir demasiadas responsabilidades a la vez hasta que la carga se hace tan grande que se deprimen y les asalta la duda de su capacidad para afrontarlas y continuar adelante.

La flor ayuda a disipar y a superar estos sentimientos, de tal manera que la persona Elm pueda continuar con su vida y conocer sus limitaciones y saber atenerse a ellas.

Elm da fuerzas a los fuertes en sus momentos de flaqueza, los despierta de sus sueños de impotente insuficiencia y, por decirlo de alguna manera, los vuelve a plantar con ambos pies sobre el suelo de la realidad.

Se clasifica así la visión para captar las correctas proporciones del problema y las propias aptitudes. La persona vuelve a saber quién es y que esta vez también saldrá adelante sola, o con la ayuda que le vendrá en el momento oportuno y del lado oportuno.

Este remedio corresponde a un estado mental transitorio. La frase “me siento abrumado”, que suelen utilizar las personas en estado Elm negativo orienta hacia su recomendación. Incluso abrumados por un dolor físico, por ejemplo “este dolor me abruma y no lo puedo soportar”