pepino

Hay muchas personas que prefieren no cenar para perder pero más rápido, lo que es un auténtico error.

El no cenar por la noche va a suponer pasar cerca de 10 horas en las cuales nuestro organismo no va a recibir ningún nutriente.

En consecuencia, pueden suceder dos cosas: la primera y más grave, no alimentarnos correctamente. La segunda, que nuestro metabolismo se vuelva más lento.

Es bueno que conozcamos, que nuestro metabolismo siempre está en funcionamiento.

Debemos tener en cuenta que la última parte del día sigue siendo muy importante a la hora de perder peso, así pues, vale la pena tener en cuenta unas pautas determinadas.

Para acelerar nuestro metabolismo es necesario cambiar la rutina y reemplazar alimentos que no aportan nutrientes, por alimentos sanos que brinden vitaminas y minerales, y todo lo que permita que nuestro metabolismo funcione adecuadamente, la ingesta de vegetales, proteínas, frutas y agua es parte de este proceso ya que nuestro metabolismo se mide en calorías y el número de calorías que se queman durante el día o la noche depende de muchos factores.

Es mejor cenar dos horas antes de irnos a la cama algo ligero y equilibrado.

Evitar:

  1. Bocadillos, Pasta, Arroz, Pizzas o Carbohidratos en general.
  2. Ajo y cebolla en crudo que provocaría una excesiva fermentación y reflujo de sabor contínuo durante el periodo de digestión nocturna
  3. Productos con azúcar refinado, debido a que el azúcar refinada nos pone en alerta por más tiempo y son calorías vacías que aportamos a nuestra dieta
  4. Ensaladas con lechuga. Puede que le sorprenda, la lechuga es un alimento bastante indigesto debido a su alto contenido en fibra insoluble, provocando que tengamos gases e hinchazón abdominal durante la noche.

Recomendado

  1. Cremas y sopas de verdura
  2. Champiñones a la plancha o al vapor , por su poder saciante
  3. Tortilla francesa que podemos combinar con jamón serrano o de pavo para cambiar sabores y texturas en la ingesta de proteínas
  4. Cereales integrales para que nos ayuden a limpiar nuestros intestinos en la madrugada e igualmente sentir la saciedad que necesitamos.
  5. No más de una pieza de fruta ya que este tipo de fibra y fructosa es recomendable tpomarla durante el día para que nos ayude a sobrellevar la jornada más livianamente
  6. Leche, quesos o yogures desnatados
  7. Pescados como la merluza, el salmón, la dorada, la pescada o cualquier tipo de pescado blanco acompañado por menestra de verduras.
  8. Infusiones de plantas digestivas como la manzanilla, el hinojo o el anís o el té de rosas, que es más rico en  antioxidantes incluso que el té verde, no dispone de cafeína y es ideal para tomar por las noches. Nos ayuda a combatir el estreñimiento y evita la clásica inflamación abdominal.

Otros consejos importantes a tener en consideración serían:

Tomar siempre un vaso de agua antes de cada comida, de manera pausada. Esto nos ayuda a sentir mayor saciedad y tomar los alimentos de manera más tranquila

-Servirnos la cena en platos pequeños y masticar al menos 10 veces cada bocado. Con este consejo hacemos que el bolo alimenticio llegue a nuestro estómago casi digerido por la masticación y salivación con lo que el músculo estomacal trabajará menos y nuestra digestión será más ligera.

-Hacer la misma rutina cada noche antes de dormir, al menos en la última hora del día, es útil para educar y preparar al cerebro para el descanso, además de que contribuye a disparar los desencadenantes del sueño. Con el tiempo el cerebro comenzará a asociar esa rutina con el sueño y favorecerá la quema de grasas durante el descanso.

-Cenar siempre al menos 2 horas antes de irnos a la cama, con ello el trabajo casi acabado de la digestión hace que nuestra circulación sanguínea esté descentralizada del aparato digestivo y descansemos mejor.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 4 =