turquesas

Su espléndido color azul verdoso ha hecho que desde siempre se la haya apreciado mucho en joyería .

Se cree que su nombre proviene del pueblo turco, quien las dio a conocer a occidente.

Desde siempre se ha utilizado en joyería para confeccionar todo tipo de abalorios por su preciosa tonalidad azul-verdosa.

En los países asiáticos hoy siguen siendo muy apreciadas para realizar pequeñas figuras decorativas y todo tipo de objetos y grabados ornamentales.

En cuanto a sus propiedades energéticas y vibracionales, la energía positiva de la turquesa nos ayuda a aumentar la confianza en nosotros mismos y nos da fuerzas para emprender con optimismo cualquier proyecto.

Alivia el dolor en caso de jaquecas u otras molestias de cabeza. Hace que nos sintamos más seguros y queramos tomar el control total de nuestras vidas, con independencia y valentía.

Contribuye a que adoptemos una actitud positiva ante la vida y a que seamos más sinceros y consecuentes con nosotros mismos.

Se convierte así en una de las piedras más recomendadas para combatir la baja autoestima y los estados de depresión.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − nueve =