Este mineral, cuyo nombre parece ser que proviene del latín «calx» (cal viva), se ha utilizado desde siempre para la confección de una gran diversidad de objetos decorativos y artísticos, tanto por su belleza como por su baja dureza, que facilita su tallado y manipulación.

Pero por sus características químicas, también se ha empleado con fines industriales, en la manufactura del cemento o el revestimiento de hornos.

La calcita en estado puro es incolora, pero en función de qué sustancias hayan pasado a formar parte de su composición durante su periodo de formación, puede presentar una gran cantidad de colores, entre ellos el amarillo.

Su poder energético reside en tener gran capacidad para relajarnos.

La calcita nos ayuda a controlar los excesos de nerviosismo y de excitación que a menudo nos impiden mantener la paz interior y no nos dejan concentrarnos.

Se trata de un mineral energético que potencia la determinación para llegar al fondo de las cosas.

Resulta muy efectiva para liberarnos por tanto de inseguridades y los temores que nos impiden gozar de la vida y crecer, además de para combatir estados de tristeza y recuperar nuestra estabilidad emocional.

Debido a la gran capacidad purificadora y vitalizadora de esta piedra, se aconseja colocarla en el salón o en la habitación de la casa donde comúnmente se reúnan los miembros de la familia .

Sin duda un bonito detalle a regalar.

De manera natural nuestro organismo mantiene una temperatura media de 36.0 grados. A esto lo llamamos termoregulación.

En estos días de calor excesivo aumenta y el organismo no es capaz de refrigerarse por sí mismo a través del sudor.

Es momento de ayudar con algunos remedios naturales para evitar sofocos y peligrosos golpes de calor, que pueden llegar a dañar los órganos y causar mareos, fatiga, calambres musculares o náuseas .

1.- El agua

Agua fresca es la forma más efectiva e inmediata para minimizar el calor corporal. No todo líquido será buena opción para hidratar el cuerpo, de hecho bebidas como las sodas, cafés y sorbetes causan un efecto contrario .

Beber o tomar una ducha fresca y las salpicaduras regulares de agua en la cara y muñecas puede ayudar a reducir el calor .

2-Comidas ligeras:

Evita comidas copiosas y alimentos grasientos o fritos. Cuando más pesada o picante es la comida más trabajo le damos a nuestro sistema digestivo , provocando un aumento de la temperatura .

Las comidas ligeras evitaran que nos sintamos hinchados, nos salvaran de digestiones pesadas. Consumir alimentos crudos como frutas y vegetales de temporada, provocará un efecto refrescante dentro del organismo pues son muy ricos en agua.

3.-Guarda tus tónicos y cremas corporales en la nevera.

Lleva contigo un pequeño difusor/spray con agua de rosa mosqueta y refréscate el rostro y cuello a menudo. Hidratará tu piel y servirá como tónico además de ayudar a eliminar pequeñas manchas en tu piel.

4.-Vístete con prendas de algodón

Te mantendrán mucho más fresco que los tejidos sintéticos. No use ropa demasiado apretada sino ropa cómoda de colores claros que permita el paso del aire.

5.-Toma espirulina:

Según la medicina tradicional china, esta micro-alga tiene propiedades refrescantes dentro de nuestro organismo.

Su efecto oxigenador de la sangre y depurativo nos ayudará a eliminar toxinas y evitar retención de líquidos, síntoma muy común cuando la temperatura exterior es extremadamente elevada.

Y recuerda evitar la exposición solar en las horas puntas o hacer ejercicio, busca siempre espacios con sombras donde poder resguardarte del sol relajadamente.

En los meses de estío nos apetecen tomar alimentos refrescantes, el calor aprieta y necesitamos hidratarnos más a menudo sin dejar de nutrir a nuestro organismo para que mantenga el ritmo diario.

De manera habitual consumimos helados o bebidas con hielo para bajar la temperatura corporal, sin darnos cuenta de que esa bajada es momentánea ya que el cuerpo la contrarresta equiparándola a la temperatura ambiente de nuevo.

Por contra los alimentos de sabor picante como las especias o pimientos picantes, suben nuestra temperatura corporal, por lo que nuestro organismo intenta equilibrar hasta equipararlos con los del medio ambiente. Estos alimentos estimulan la circulación sanguínea y producen un exceso de sudoración sobre la piel, por lo que ayudan a refrigerarnos. Pura ciencia.

Además de los alimentos que nos producen sudor y con ello el equilibrio de nuestra temperatura, existen otros que refrescan como por ejemplo los frutos rojos, cerezas y frambuesas. Disminuyen la presión arterial con lo que ayudan a bajar nuestra temperatura a través de la circulación sanguínea.

A estos hay que sumar:

Aguacates, con sus grasas mono y poliinsaturadas nos ayudan a mantener la hidratación de la piel

Melón, ideal para los más pequeños de la casa por su alto contenido en agua y vitamina C

Sandía, perfecta para evitar los “Golpes de calor”. Nos aporta antioxidantes, hidratación y es de fácil digestión

Cítricos, cada uno de ellos nos aportan una cantidad similar de nutrientes, fibra y minerales. Mandarinas, Pomelos, Naranjas y limones, ayudan a mantenernos hidratados y refrescados en los días más calurosos. Recuerde siempre que mejor un zumo natural que cualquier otra bebida carbonatada o alcohólica para mantener la temperatura corporal y las funciones vitales constantes

Semillas de anís, como aliado en verano. Preparar una infusión de anís a media mañana o tarde nos ayuda a depurar nuestro organismo y a facilitar el proceso de digestión por lo que el consumo energético será menor y con ello la sensación de calor o sopor también disminuye

Melocotón y albaricoque. Ambas son frutas refrescantes y desintoxicantes ideales para tomar en verano. Además los albaricoques son una de las frutas que más vitaminas y beneficios nos aportan en esta época.

-Calabacín, Achicoria, Zanahorias, hojas de Menta, Tomates, la naturaleza es sabia y en resumen son los alimentos de temporada los que nos ayudan a combatir las inclemencias del tiempo en cada temporada.

“Para los que son rápidos en el pensamiento y en la acción y que quieren que todo se haga sin vacilación ni demora. Cuando tienen problemas de salud se ponen ansiosos para recuperarse pronto. Les resulta muy difícil tener paciencia con las personas lentas pues les parece un error y una pérdida de tiempo. Intentarán por todos los medios que los lentos se vuelvan más rápidos. Frecuentemente prefieren trabajar y pensar solos para poder hacer todo a su propio ritmo”.  E. Bach

La esencia de  «Impaciencia»  ( Impatiens Glandurífera ) , sirve a  las personas impacientes que no suelen respetar el normal desarrollo de los acontecimientos y rechazan la rutina, siempre tienen prisa y todo les parece lento. Las calma y devuelve a un estado emocional menos vertiginoso.

Con frecuencia los caracteres que necesitan esta esencia, evidencian también en lo exterior su disposición cambiante como el tiempo. En apenas unos instantes, el color encendido de su rostro puede dar paso a la palidez. Asimismo, su tensión nerviosa interior es capaz de conducir a veces a repentinos dolores espasmódicos en distintas partes del cuerpo.

En general,  no pasa inadvertido desde fuera, pues estas personas son extrovertidas por naturaleza. Si no muestran su estado a través de la palabra, lo hacen por medio de ademanes: tamborilear con los dedos, balancearse en una silla, etc…

Si el estado no se manifiesta con movimientos, puede evidenciarse en una repentina erupción cutánea de origen nervioso, prurito u otros fenómenos parecidos. A menudo,  no es sino la punta del iceberg y no se resuelve sino a través de la eliminación de las posturas mentales y emocionales negativas más profundas, relacionadas con él.

Si necesitas saber más o te identificas plenamente con el perfil de esta esencia, recuerda que junto a otras esencias florales de Bach, impatiens puede  ayudarte a mejorar y equilibrar tus emociones.