Su nombre proviene de un error de transcripción. El historiador Plinio el Viejo escribió «Obsianus» en vez de «Obsius» cuando citó a la persona que descubrió la piedra en Etiopía.

En realidad se trata de una roca volcánica en cuya composición, por un brusco enfriamiento de la lava, entraron distintos componentes que le dan este color blanquecino, como si estuviese nevada.

A la obsidiana nevada o copo de nieve, se le han atribuido propiedades beneficiosas y protectoras desde antiguo. Por ello, es un material que se ha usado frecuentemente para confeccionar objetos rituales, por su capacidad de alejar los peligros.

La absorción de las energías negativas junto a la emisión de energías positivas de esta gema genera equilibrio y calma.

El gran poder energético de esta gema radica en su capacidad para sacar a la luz las dolencias ocultas del espíritu, como nuestros defectos, lo que nos permite analizar sus causas y mejorar como personas.Nos permite analizar las causas que originan nuestro malestar y nos ayuda a evolucionar.

Los antiguos nos cuentan que los dolores provocados por enfermedades articulares como reuma o artritis pueden aliviarse con el uso de gemas de obsidiana copo de nieve.

Deshidratación significa que el cuerpo no tiene tanta agua y líquidos como debiera. La pérdida de un 1% del agua corporal provoca la sensación de sed. A partir del 5% aparecen desórdenes graves, como desaceleración del ritmo cardíaco, náuseas, vómitos, apatía, delirio, espasmo muscular o deficiencia de la función renal. La pérdida de un 20% del agua corporal puede causar la muerte

El agua es un componente esencial de todos los tejidos corporales. Cumple una función vital, ya que es el medio necesario para todas las reacciones y es el componente estructural de todas las células. Además, actúa como medio de transporte de los nutrientes y sustancias del cuerpo. Una de sus funciones más importantes es el mantenimiento de la temperatura corporal, ya que mediante la evaporación del sudor el cuerpo logra disipar el calor.

Hay ciertos grupos vulnerables, a los que se debe prestar mayor atención a su estado de hidratación:

Ancianos: El deterioro de los mecanismos de termorregulación produce una disminución de la sensación de sed y son más reacios a beber. Además, los problemas de movilidad pueden limitar el acceso al agua.
• Niños: Su sentido de la sed no se ha desarrollado completamente, por lo que suelen beber menos agua de la que necesitan.
• Enfermos: Tienen pérdidas anormales de agua (por fiebre, sudor, vómitos, diarrea, etcétera), por lo que son susceptibles a la deshidratación.
• Deportistas: Presentan una excesiva pérdida de agua por el sudor y una disminución de la sensación de sed.
• Mujeres embarazadas y en período de lactancia: Los requerimientos de agua durante esta etapa aumentan para poder producir leche.
• El calor extremo también favorece la deshidratación, al aumentar considerablemente las pérdidas de agua por sudor.

La ingesta adecuada de líquidos es fundamental para mantener un estado adecuado de hidratación. El requerimiento normal de agua en el adulto sano es de 1,5 a 2 litros al día. En caso de actividad física o excesivo calor se puede necesitar más de 3 litros.

La deshidratación puede estar causada por la pérdida excesiva de líquidos, por no ingerir suficiente agua o líquidos o por ambas. El cuerpo puede perder demasiados líquidos a causa de:hoja agua
• Sudoración excesiva (por ejemplo, a causa del ejercicio)
• Gasto urinario excesivo, como en la diabetes no controlada o con el uso de diuréticos
• Fiebre
• Vómitos o diarrea

Puede sentir la boca pegajosa o reseca, letargo o coma (con deshidratación severa), ausencia o disminución del gasto urinario; la orina aparece de color amarillo oscuro, ausencia de lágrimas. ojos hundidos, fontanelas hundidas (el punto blando en la parte superior de la cabeza) en el bebé. Si usted puede igualmente presentar vómitos, diarrea o sentir que no puede «retener nada». Todo lo anterior podría estar causando la deshidratación.

Lo más importante entonces es tomar líquidos. Generalmente es suficiente en casos de una deshidratación leve. Es mejor tomar pequeñas cantidades de líquido frecuentemente (utilizando una cuchara o una jeringa en los bebés y en los niños), en vez de tratar de forzar una gran cantidad de líquido de una sola vez. La ingesta de grandes cantidades de líquido de una sola vez puede producir más vómitos.
Las soluciones de electrolitos o las paletas de helados son muy efectivas y están disponibles en las farmacias. Las bebidas para deportistas contienen mucho azúcar y pueden causar o empeorar la diarrea.
En los casos de deshidratación moderada a grave, puede ser necesaria la hospitalización y la administración de líquidos intravenosos. El especialista intentará determinar y luego tratar la causa de la deshidratación más adecuada en cada momento.

Por todo esto, incluso cuando usted esté bien de salud, tome mucho líquido todos los días y más cuando el clima esté cálido o si está haciendo ejercicio.
Vigile cuidadosamente a alguien que esté enfermo, especialmente un bebé, un niño o una persona de edad avanzada. Si cree que alguien se está deshidratando, busque asistencia médica antes de que la persona se deshidrate, inicie reposición de líquidos tan pronto como comiencen a presentarse los vómitos y la diarrea y NO espere a que aparezcan los signos de deshidratación.
Siempre anime al enfermo a consumir líquidos y no olvide que las necesidades de líquidos son mayores cuando la persona tiene fiebre, vómitos o diarrea.

fuentePara prevenir una deshidratación, además de ingerir la cantidad de agua adecuada, debe tomar en cuenta lo siguiente:

• Use ropas sueltas y ligeras en climas cálidos
• Descanse con frecuencia y busque espacios sombreados
• Evite el ejercicio o la actividad física vigorosa en clima cálido o húmedo
• Tome muchos líquidos todos los días y más antes, durante y después de la actividad física
• Tenga especial cuidado para evitar el sobrecalentamiento si está tomando medicamentos que alteran la regulación del calor o si es obeso o de edad avanzada
• Tenga cuidado con el calentamiento dentro de los automóviles en el verano. Deje que el auto se enfríe antes de subirse

 

Son los vegetales más antiguos evolutivamente hablando y de ahí su gran riqueza en minerales, incomparables a ningún otro vegetal conocido hasta ahora.

Las algas pertenecen al grupo de alimentos consumidos desde la antigüedad por sus excelentes propiedades nutricionales, junto con legumbres, vegetales o frutos secos.

Precisamente, han sido utilizadas en todas las culturas desde tiempos inmemoriales, desde poblaciones chinas a hawaiianas, pasando por celtas, romanos, galos o vikingos o japoneses. De hecho Japón consume más de lo que es capaz de producir.

Las algas no absorben la contaminación marina, tal y como ocurre en el caso de los peces, ya que en zonas sobrecargadas de contaminación no se desarrollan. Por lo que se puede decir que se trata de una fuente orgánica limpia y cargada de nutrientes esenciales. Las algas o vegetales marinos cuentan con una amplia variedad de especies. Suelen crecer en aguas frías durante el invierno y todas ellas contienen clorofila. Las más verdes proceden de la superficie y tonalidades marrones  de profundidad.

Un dato curioso es que todas las algas son comestibles, al contrario de lo que ocurre en el reino vegetal terrestre donde encontramos plantas cuyo consumo no está recomendado. Otra cosa es el sabor, no a todos los paladares les agrada ni está dispuesto a consumir las distintas variedades. Entre ellos encontramos Hierro, Calcio, Magnesio y Potasio además de una importante cantidad de yodo, un mineral difícil de obtener en los alimentos que no proceden del mar.

Las variedades más comunes son el Wakame, Kombu, Arame, Nori, Dulse, Hiziki o Agar – Agar.

Se venden secas por lo que tanto su almacenamiento como su consumo resultan muy cómodos y su conservación se mantiene por periodos de tiempo muy prolongados, sin perder propiedades nutricionales.

De manera general, en sus tablas de composición, encontramos de media un alto contenido en ácido algínico, importante para eliminar de manera natural las toxinas y metales pesados de nuestro organismo. Son ricas en Vitamina A, grupo B (Excepto B12), C ,D ,E y K, en hidratos de carbono y proteína vegetal.

Antes de utilizarlas hay que ponerlas en remojo durante algunos minutos en unos casos, o cocerlas durante algún tiempo en otros, dependiendo de la variedad de algas que vayamos a utilizar.

Existen diversos estudios que demuestran que en las zonas donde más algas se consume, hay mayor longevidad y calidad de vida.

Entre sus beneficios :

-Estimulan la gándula tiroides y con ello el metabolismo. No se aconseja e personas con hipotiroidismo.

-Son muy alcalinizantes  y  remineralizantes incidiendo directamente en el cuidado de nuestros huesos y articulaciones.

-Son depurativas, limpian la sangre, estimulan el funcionamiento de nuestras vísceras.

-Regulan la tensión arterial.

-Aumentan la fortaleza del cabello, piel y uñas.

A tener en cuenta:

Una vez compradas deben ser guardadas en recipientes herméticos

Siempre deben lavarse en agua fría antes de poner a remojo para cocinarlas. Cada una tiene su tiempo concreto de cocción y remojo que oscila entre los 5 y los 10 minutos de media

Por suerte, cada vez más personas las incluyen en su dieta ocasionalmente o de manera continua gracias a los múltiples preparados y combinaciones existentes en los mercados especializados.

 

“Para los que no se consideran tan buenos ni tan capaces como quienes lo rodean, que esperan el fracaso, que sienten que nunca van a alcanzar el éxito y por eso no se arriesgan, ni hacen un intento suficientemente fuerte para lograrlo». E. Bach 

Larch está relacionado con la cualidad de la confianza en sí mismo.

En estado Larch, de antemano nos sentimos inferiores a otras personas. La persona no duda siquiera de las propias aptitudes, ya que está afectivamente convencido de su incapacidad.

Como al parecer sabe con certeza que no logrará realizar determinadas cosas, tampoco lo intenta seriamente. De este modo se priva de lo más hermoso que la vida le ofrece, es decir, de la posibilidad de aprender a cambiar una y otra vez a través de las nuevas experiencias, y de vivir realmente con toda intensidad.

La energía de Larch ayuda a liberar las ideas fijas de la personalidad, limitadas por ella misma y a desplegar aptitudes desaprovechadas.

De alguna forma, de pronto se ven las cosas con «mayor agilidad» y se consideran otras alternativas. Se toma la iniciativa con resignada conciencia de que el resultado puede ser positivo o negativo, no sobreestimándose ninguna de las dos posibilidades.

La frase «yo no puedo» es borrada del repertorio. Analizando en adelante las cosas con espíritu crítico, pero con una postura básicamente positiva, se pueden manejar casi todas las situaciones. Se desarrolla un punto de vista muy humano que mantiene al propio yo en el equilibrio correcto.

Si necesitas más información, no dudes ponerte en contacto conmigo. Como terapeuta floral podremos encontrar alguna salida a los bloqueos emocionales que en este momento más te preocupan.