agua

Deshidratación significa que el cuerpo no tiene tanta agua y líquidos como debiera. La pérdida de un 1% del agua corporal provoca la sensación de sed. A partir del 5% aparecen desórdenes graves, como desaceleración del ritmo cardíaco, náuseas, vómitos, apatía, delirio, espasmo muscular o deficiencia de la función renal. La pérdida de un 20% del agua corporal puede causar la muerte

El agua es un componente esencial de todos los tejidos corporales. Cumple una función vital, ya que es el medio necesario para todas las reacciones y es el componente estructural de todas las células. Además, actúa como medio de transporte de los nutrientes y sustancias del cuerpo. Una de sus funciones más importantes es el mantenimiento de la temperatura corporal, ya que mediante la evaporación del sudor el cuerpo logra disipar el calor.

Hay ciertos grupos vulnerables, a los que se debe prestar mayor atención a su estado de hidratación:

Ancianos: El deterioro de los mecanismos de termorregulación produce una disminución de la sensación de sed y son más reacios a beber. Además, los problemas de movilidad pueden limitar el acceso al agua.
• Niños: Su sentido de la sed no se ha desarrollado completamente, por lo que suelen beber menos agua de la que necesitan.
• Enfermos: Tienen pérdidas anormales de agua (por fiebre, sudor, vómitos, diarrea, etcétera), por lo que son susceptibles a la deshidratación.
• Deportistas: Presentan una excesiva pérdida de agua por el sudor y una disminución de la sensación de sed.
• Mujeres embarazadas y en período de lactancia: Los requerimientos de agua durante esta etapa aumentan para poder producir leche.
• El calor extremo también favorece la deshidratación, al aumentar considerablemente las pérdidas de agua por sudor.

La ingesta adecuada de líquidos es fundamental para mantener un estado adecuado de hidratación. El requerimiento normal de agua en el adulto sano es de 1,5 a 2 litros al día. En caso de actividad física o excesivo calor se puede necesitar más de 3 litros.

La deshidratación puede estar causada por la pérdida excesiva de líquidos, por no ingerir suficiente agua o líquidos o por ambas. El cuerpo puede perder demasiados líquidos a causa de:hoja agua
• Sudoración excesiva (por ejemplo, a causa del ejercicio)
• Gasto urinario excesivo, como en la diabetes no controlada o con el uso de diuréticos
• Fiebre
• Vómitos o diarrea

Puede sentir la boca pegajosa o reseca, letargo o coma (con deshidratación severa), ausencia o disminución del gasto urinario; la orina aparece de color amarillo oscuro, ausencia de lágrimas. ojos hundidos, fontanelas hundidas (el punto blando en la parte superior de la cabeza) en el bebé. Si usted puede igualmente presentar vómitos, diarrea o sentir que no puede “retener nada”. Todo lo anterior podría estar causando la deshidratación.

Lo más importante entonces es tomar líquidos. Generalmente es suficiente en casos de una deshidratación leve. Es mejor tomar pequeñas cantidades de líquido frecuentemente (utilizando una cuchara o una jeringa en los bebés y en los niños), en vez de tratar de forzar una gran cantidad de líquido de una sola vez. La ingesta de grandes cantidades de líquido de una sola vez puede producir más vómitos.
Las soluciones de electrolitos o las paletas de helados son muy efectivas y están disponibles en las farmacias. Las bebidas para deportistas contienen mucho azúcar y pueden causar o empeorar la diarrea.
En los casos de deshidratación moderada a grave, puede ser necesaria la hospitalización y la administración de líquidos intravenosos. El especialista intentará determinar y luego tratar la causa de la deshidratación más adecuada en cada momento.

Por todo esto, incluso cuando usted esté bien de salud, tome mucho líquido todos los días y más cuando el clima esté cálido o si está haciendo ejercicio.
Vigile cuidadosamente a alguien que esté enfermo, especialmente un bebé, un niño o una persona de edad avanzada. Si cree que alguien se está deshidratando, busque asistencia médica antes de que la persona se deshidrate, inicie reposición de líquidos tan pronto como comiencen a presentarse los vómitos y la diarrea y NO espere a que aparezcan los signos de deshidratación.
Siempre anime al enfermo a consumir líquidos y no olvide que las necesidades de líquidos son mayores cuando la persona tiene fiebre, vómitos o diarrea.

fuentePara prevenir una deshidratación, además de ingerir la cantidad de agua adecuada, debe tomar en cuenta lo siguiente:

• Use ropas sueltas y ligeras en climas cálidos
• Descanse con frecuencia y busque espacios sombreados
• Evite el ejercicio o la actividad física vigorosa en clima cálido o húmedo
• Tome muchos líquidos todos los días y más antes, durante y después de la actividad física
• Tenga especial cuidado para evitar el sobrecalentamiento si está tomando medicamentos que alteran la regulación del calor o si es obeso o de edad avanzada
• Tenga cuidado con el calentamiento dentro de los automóviles en el verano. Deje que el auto se enfríe antes de subirse

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez − cuatro =