melancolía

La siesta, criticada y alabada por quienes discuten si es necesaria o un capricho.

Desde luego, no una siesta de “Pijama, padre nuestro y orinal “ como decía D.Camilo José Cela, pero si una de entre 15 y 30 minutos para encontrar los múltiples beneficios que nos aporta en todos lo sentidos. Sus defensores no se ponen de acuerdo con la duración de la misma. Sea como fuere, es necesaria una siesta, un pequeño descanso tras el almuerzo para reponer fuerzas.

Si tomamos en cuenta el lugar de residencia, no opinan lo mismo de la siesta los españoles que los ingleses. costumbres, climatología, dieta o tradición influyen bastante a la hora de buscar un merecido descanso, tras las veraniegas noches cuando la temperatura no baja de 25 grados y es difícil descansar apropiadamente.

Personalmente estoy totalmente a favor de fomentar la siesta de 15 o 20 minutos. Una “cabezadita” sobre todo cuando el descanso nocturno no ha sido el adecuado , el trabajo matinal resultó excesivo o conoces alguno de sus beneficios para la salud.

1.- Ayuda a disminuir el estrés y el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y aumentar el estado de ánimo

Cuando dormimos se liberan hormonas como el cortisol, que estimula el sistema inmunologico, reduce el estrés y la ansiedad, ayuda a reparar tejidos y a perder peso. Dormir una siesta diaria de 45 a 60 minutos disminuye la presión arterial y el ritmo cardíaco

La serotonina que regula el sueño, apetito y estado de ánimo inunda nuestro cerebro cuando dormimos y descansamos, lo que proporciona sensación de bienestar

2.- Aumenta la capacidad de aprendizaje, concentración y creatividad.

El sueño permite afrontar nuevos conocimientos y fijar los ya adquiridos. Por esto, el descanso tras el almuerzo aumenta la productividad y creatividad en el rendimiento laboral y escolar.

Una siesta incluso de 6 minutos contribuye a aumentar y mejorar la concentración.El sueño facilita el almacenamiento de la memoria a corto plazo y deja espacio para nuevos datos. Cuando se alcanza la conocida como fase REM (fase de gran actividad cerebral en la que soñamos) nos lleva menos tiempo y esfuerzo resolver cualquier tipo de problema

3.- Mejora los reflejos y fomenta la positividad.

Un estudio de la NASA concluyó que los pilotos que “sesteaban” durante 26 minutos diarios cometían un 34%menos de errores en el trabajo y duplicaban sus niveles de alerta.

Aquellas personas que duermen siesta y pasan por la fase REM aumentan su nivel para sentirse receptivos a estar más felices

Con estos datos sólo me queda proponer una siesta diaria de 30 minutos y empezar

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × dos =