Los cortes de digestión o quemaduras producidas por permanecer nuestro tiempo al aire libre no son los únicos peligros que nos acechan en verano.

En cada época del año tenemos una bacteria que prolifera más que el resto por las condiciones climatológicas o el tipo de alimentos que tomamos. Es el caso de la Salmonella en verano.

Esta bacteria contamina los alimentos mal conservados y provoca todo tipo de trastornos intestinales y digestivos, muy graves en algunos casos.

La manifestación más común es la enterocolitis aguda acompañada por fuerte dolor de cabeza, dolor abdominal, diarrea, vómitos que trae consigo una rápida deshidratación sobre todo en niños y ancianos.

Animales domésticos y silvestres como aves de corral, ganado porcino o bobino, pueden ser portadores de la bacteria y una vez ingerido el producto animal contaminado, pasa la bacteria al ser humano.

Huevo crudo o mal cocido y sus derivados, leche cruda y sus derivados, agua contaminada, carne y sus derivados o frutas y hortalizas que se contaminan por una mala manipulación de la persona que las prepara o por los instrumentos contaminados.

A pesar de lo aparatosa que resulta esta infección bacteriana y su rápida propagación, es muy sencillo evitarla

1.- Lavarse las manos antes, durante y después de preparar los alimentos

2.- Refrigerar y conservar los alimentos preparados en recipientes pequeños

3.-Cocinar adecuadamente y por completo los alimentos mencionados de origen animal

4.- Evitar mezclar los utensilios entre alimentos cocinados y crudos. (el cuchillo o la tabla de cortar alimentos crudos debe lavarse bien antes de preparar los cocinados)

5.- Mantener la cocina perfectamente limpia y proteger los alimentos preparados del posible contacto por insectos y roedores

6.- Evitar que una persona con problemas gastrointestinales manipule alimentos y utensilios en la cocina

Como ven , la higiene es la principal solución para evitar la salmonela en cualquier época del año. Ahora en verano es igualmente importante la correcta y aséptica manipulación alimentaria y mantener unas condiciones óptimas de salubridad e higiene en todas las áreas del hogar, principalmente la cocina.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 + trece =