A la guerra de levantarse temprano para ir al cole, en septiembre continúa la de «Come las verduras para que te pongas grande…»

¿Como podemos hacer para que los más peques empiecen a consumir verduras?

En primer lugar, dando ejemplo. No podemos pensar que los niños vayan a comer verduras, si nosotros mismos no las consumimos. Por tanto lo primero es «Predicar con el ejemplo»

En segundo lugar empezar a introducirlas en la dieta desde muy pequeños. De esta forma se acostumbran a los nuevos sabores. Si aún así no funciona y seguimos con la «guerra de las verduras» podemos tomar en consideración los siguientes puntos:

-Ofrecerles cremas de verduras en su punto justo de espesor , evitando siempre los tropezones

Ofrecerles variedad en los colores. Cremas verdes (las que menos les gusta) cremas naranjas de zanahoria y calabaza o cremas blancas con patata puerro y apio , son algunas opciones a tener en cuenta.

Combinar primer y segundo plato. Se les premia con un segundo plato que les guste como albóndigas, tortilla francesa etc…,  si terminan el primero.

-Cuando ya son mayores, incluir las verduras de manera divertida como guarnición e ir poco a poco cambiando los sabores, texturas y formas. Salsas, bastoncitos de verduras, croquetas o verduras pasadas por el pasapuré dentro de los guisos habituales….  Jugando siempre y haciéndoles partícipes en la adquisición de los productos y elaboración de los platos cuando sea posible, antes que obligar a que las coman y terminen odiando cualquiera de ellas más por el hecho, que por el sabor.

Lo más importante es ir poco a poco, usando la paciencia y la imaginación como armas principales.

Septiembre es una buena fecha para empezar. La llegada de nuevas verduras de temporada a la cesta de la compra , colores y olores hacen que se despierten los apetitos más dormidos. Eso sí, armados con la paciencia del «Santo Job» y esperando que estén de buen humor para no terminar bañados en puré de lentejas o verles rebuscar el plato en busca de ese minúsculo y casi invisible trozo de cebolla finamente picada con el que suelen toparse en la primera cucharada…..

Familia…Suerte 😉