La Berenjena o  Solanum Melongena pertenece a la familia botánica de las solanáceas como las papas, mandrágora, o tabaco. Uno de los componentes químicos de las solanáceas es la Solanina, un alcaloide que puede resultar tóxico para la salud por lo que es necesario comer siempre la berenjena cocinada y en ningún caso ingerir sus hojas ya que son tóxicas y muy peligrosas, sobre todo para las personas con afecciones cardíacas por los efectos excitantes de la solanina sobre el corazón.

4000 años de cultivo avalan a esta planta de procedencia india y que extendió su consumo por toda Europa gracias a la cultura hispano-árabe predominante en aquella época. Aunque en un principio se pensaba que incluso podía inducir a la locura con el pasar de los años se fueron descubriendo algunas de sus propiedades. De hecho si al cortarlas se ennegrecen es precisamente por su alto contenido en ácido clorogénico, tan antioxidante como la vitamina C.

Mejoran la circulación, ayudan a bajar el colesterol y son adecuadas para consumir después de haber ingerido comidas abundantes en grasas, carnes o quesos porque realizan en nuestras arterias una labor desengrasante y no permiten que los ácidos grasos saturados se depositen en ellas.

Mejoran la digestión estimulando la producción de bilis y son ricas en fibra. Se suelen usar en dietas de adelgazamiento por su alto contenido en agua (Más del 90%) y su aporte en minerales o vitaminas.

Si realizamos una pasta con la berenjena machacada la podemos usar en casos de quemaduras solares en la piel ya que su efecto suavizante ayuda a aliviar el dolor producido por este tipo de quemaduras.

La mejor manera de consumirlas para aprovechar todas sus propiedades es consumirlas al horno o cocinadas en combinación con cebolla y ajo u otras hortalizas a las que realza el sabor.

Aunque fritas también son exquisitas, por su textura absorben mucho aceite por lo que no resultan recomendables para personas obesas. Mejor a la plancha o guisadas como guarnición para algún otro plato.

Cada 100 gramos de berenjena nos aportan  27 62 Kcal.  1,2 gramos de proteínas, 0,2 gramos de grasas , 4,4 gramos de Hidratos de Carbono, 1,2 gramos de fibra alimentaria y 0.93 gramos de Agua

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + quince =