Su almacenamiento en nuestro organismo se realiza a nivel del páncreas, del que al parecer es un factor regulador importante.

Su absorción es bastante fácil ya que está ampliamente disperso en el ambiente; al respirar, beber agua, comer o incluso tocar el suelo, aumenta la exposición al mismo.

Se almacena, en mayor cantidad, en las células rojas de la sangre y en menor cantidad en los riñones, bazo e hígado.

El cobalto tiene la misma estructura molecular de otros elementos como la vitamina B12.

Entre sus funciones está el participar en la síntesis de metionina o participar en el metabolismo del hierro.

Por sus propiedades circulatorias y espasmódicas, está indicado para personas que padezcan anemia ferropénica, migrañas, espasmos digestivos o arteritis en los miembros inferiores.

  • Es necesario para la estimulacion y el buen funcionamiento de las células rojas.
  • Puede ayudar a reducir los niveles de azúcar en sangre.
  • Es necesario para que la vitamina B12 desempeñe sus funciones en nuestro organismo.
  • Interviene en el metabolismo del hierro y en la formación de los glóbulos sanguíneos.
  • Síntesis de la timidina que compone el ADN.
  • Síntesis de la colina y la metionina.
  • Es un regulador del sistema vagosimpático.
  • Tiene acción simpaticolítica (sustancia que actúa inhibiendo los efectos del sistema nervioso simpático).
  • Es un antagonista de la adrenalina a nivel de las terminaciones simpáticas.
  • A dosis pequeñas, estimula la actividad de la penicilina y a dosis altas es un antagonista de la misma.
  • Interviene en la fecundidad.

Estos son algunos de los alimentos con mayor contenido en cobalto:

Origen animal: Almejas. Carne. Hígado. Huevos. Leche. Ostras. Pescados. Quesos. Riñones. Vísceras de animales.

Origen vegetal: Cebolla, cereales integrales, cerezas, diente de león, germen de trigo, trigo sarraceno, legumbres, levadura de cerveza, peras.

Estas son algunas de las enfermedades en las que el uso del cobalto, puede estar indicado:

  • Anemias
  • Diabetes
  • Espasmos digestivos
  • Infertilidad
  • Migrañas
  • Neuralgias
  • Neuritis
  • Trastornos en las células rojas de la sangre
  • Transtornos del hígado
  • Trastornos del sistema nervioso neurovegetativo o simpático
  • Trombosis

Las necesidades diarias de consumo son mínimas para mantenernos saludables deben de ser mínimas.