En el papiro de Eber,(1500 a.C.), uno de los más antiguos tratados , descubiertos en el Egipto faraónico, se recomendaba el hígado de buey y el hígado de gallo negro para modular la ceguera crepuscular y las lesiones que producen opacidad en la córnea.

Ambroise Paré usaba la vitamina A en bálsamo para cicatrizar las heridas y Guy Fajon trató una fístula de Luis XIV, con ungüentos. Hacia 1750, en Alemania, la ceguera era tratada con aceite de hígado de bacalao.

Fue la primera vitamina liposoluble que se descubrió y por este motivo ocupa el primer lugar en la serie alfabética de denominación de las vitaminas.

Durante los años veinte, se llegó a establecer bien la importancia de su papel biológico. Se hallaron fuentes mas ricas de vitamina A, como el aceite de higado de halibut.

Se la conoce como retinol porque tiene una función específica en la retina del ojo.

De origen vegetal: CAROTENO (es un precursor de la vitamina A. Son los pigmentos rojo y amarillo de los vegetales y especialmente de los frutos coloreados como el albaricoque, el melón, el tomate, la naranja. Su denominación proviene de la zanahoria (Daucus carota) que es rica en caroteno.

El más activo es el betacaroteno, llamado provitamina A. También existen el alfacaroteno, gamma-caroteno, criptoxantina y beta-zeacaroteno . La vitamina A tiene acción directa sobre el factor antienvejecimiento, sobre hierro y anemias, sintesis de colágeno, disminuye el colesterol…

ALIMENTOS RICOS EN VITAMINA A  ( Mg. por 100 gr. de porción comestible )

Hígado de cordero 20000.00

Aceite de hígado de bacalao 18000.00

Zanahoria 1333.00

Huevo de pato 740.00

Perejil fresco 673.33

Su déficit provoca: 

PIEL: Es donde primero aparecen los síntomas deficitarios. Se seca la piel que pierde elasticidad y se engorda (se queratiniza). Se enrojece y pica, apareciendo una piel escamosa, con copos blancos que acaban pelándose.

CABELLO: Se reseca y se deslustra, aparece caspa y hay caída.

UÑAS: Secas y quebradizas

OJOS: Especialmente grave en los niños. Primero aparece la ceguera nocturna (hemeralopia), después la xeroftalmia (del griego «ojos secos») que puede terminar en ceguera.

Una dieta balanceada debe cubrir las necesidades de cualquier vitamina. En el caso de la Vitamina A, encontramos en el mercado cientos de productos que la contienen y no sólo los ya mencionados, también encontramos un alto porcentaje en la calabaza, espinacas, quesos, brócoli, lechugas, huevos, melón, melocotón, papaya, mango, guisantes, jala real, etc…

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × cuatro =