En días de exceso gastronómico, nuestros sistema digestivo nos pide descanso y nuestros sistema inmune una ayuda. Es por ello que el artículo de esta semana va dedicado a comenzar a cumplir los propósitos del año nuevo y de paso intentar dar un merecido descanso y buen trato a nuestro organismo.

Según informan desde el Colegio de Dietistas Nutricionistas de Andalucía ( CODINAN ) es importante tener en cuenta los siguientes aspectos antes de acudir a las copiosas cenas de estos días:

Realizar al menos 5 comidas ligeras diarias para evitar llegar con demasiada hambre a las comidas principales, sin saltase alguna en los días previos o posteriores a las más importantes celebraciones

-Elegir bien el menú y los ingredientes de calidad para elaborarlos, teniendo en cuenta las raciones justas para que sobre la menor cantidad posible, Intentaremos que la dieta y menús en estos días sean variados, saludables, equilibrados y sostenibles

Intentar en la medida de lo posible que los postres sean caseros y preparados con ingredientes naturales teniendo en cuenta que debe predominar  la fruta en detrimento de los dulces.

En la mesa no puede faltar una jarra de agua con unas rodajas de cítricos en su interior, además de decorar la mesa servirá para que nuestros comensales no abusen del resto de bebidas típicas en estos días

-Apartarnos en nuestro plato la ración que vayamos a consumir de los distintos entrantes propuestos

Caminar para hacer nuestras compras y visitas a familiares. Incrementar el ejercicio y la distracción diarias y contrarrestar los posibles excesos.

Descansar más y dormir al menos las horas que nuestro cuerpo necesita. Un buen descanso nos asegura mayor bienestar.

Hidratarse de manera adecuada y consciente, teniendo presente que el agua es la única bebida que realmente nos hidrata y ayuda al metabolismo de los alimentos ingeridos. Se puede incluir un extra a base de zumos naturales ricos en vitamina C  y antioxidantes e infusiones para aliviar la posible pesadez digestiva.

Consejos sencillos que nos hacen estos días más llevaderos.

¡ Feliz año nuevo familia !

Un error muy común  es poner la cabeza hacia atrás o taponar con u  algodón. Para evitar posibles complicaciones existen remedios muy sencillos que de manera natural hacen que evitemos complicaciones posteriores.

Una hemorragia nasal es la pérdida de sangre del tejido que recubre la nariz. El sangrado ocurre con más frecuencia en una fosa nasal únicamente. Aunque pueda resultar motivo de alarma, lo cierto es que rara vez puede llegar a resultar de gravedad para la persona afectada.

La nariz , por su ubicación en el rostro,  es más propensa a sufrir una lesión en caso de golpe . Es un órgano repleto de conductos sanguíneos por lo que es muy probable que hayamos sufrido al menos un sangrado a lo largo de la vida.

Las causas más comunes son

  • Sinusitis, golpes en la zona, bajos niveles de humedad climática, alergias nasales, lugares de mucha altitud, uso de drogas, deficiencia de calcio, hipertensión, alergias o tabique desviado, abuso de aspirinas o medicamentos anticoagulantes.

¿Qué se debe hacer?

1º paso: Ayudar a la víctima a sentarse.

2º paso: Ayudar a la persona a inclinarse hacia delante para evitar que trague sangre. Pedirle que respire por la boca

3º paso: Aplicar compresas frías sobre el puente nasal para que los vasos sanguíneos se cierren

Qué no se debe hacer:

-No introducir los dedos dentro de la nariz.

-No introducir un algodón, éste se pegará cuando seque la sangre y volverá a sangrar.

-No ingerir medicamentos

Remedios para detener la hemorragia nasal

  • Agua salina: en un vaso de agua pon una pizca de sal y rocíala dentro de la nariz.
  • Limón: coloca una o dos gotas de jugo de limón en la fosa nasal sangrante.
  • Con la cabeza hacia atrás, poner un cubito de hielo en la palma de la mano y cerrarla hasta que empiece a derretirse. Esta sensación de frio en la palma de la mano provoca el cese casi inmediato de cualquier hemorragia nasal leve.
  • Cuidados medioambientales: asegúrate de que el medio no esté muy seco. Si es posible emplea un humidificador de aire.

Siempre es mejor prevenir la hemorragia nasal:

  • Evita hurgar en nariz
  • Aplica de vez en cuando algún lubricante natural (vaselina)
  • Mantén húmedas tus fosas nasales aplicando vitamina E varias veces al día. Basta que rompas una cápsula y empapes un trozo de algodón en dicha sustancia dentro de la nariz.
  • Realiza vaporizaciones con frecuencia
  • Ingiere alimentos con altas cantidades de vitamina C, como los cítricos, pues este nutriente ayuda a formar el colágeno, responsable de mantener húmedo el tejido nasal.

Ante cualquier otro síntoma que no sea una leve hemorragia, acudir de inmediato en busca de la asistencia profesional necesaria.

Además de ser una bebida estimulante o que a día de hoy, es la bebida sin alcohol que más utilizamos para socializar con el resto de la sociedad, surge la corriente que afirma que tomar café adelgaza…..y desde aquí digo que según con qué lo acompañemos.

La tabla nutricional del café nos cuenta que en sí mismo no contiene más que un 0.02% de grasas por cada 100 ml, unos 40 mg de cafeína y algunas vitaminas del grupo B en distintas cantidades apenas apreciables. Más allá de esto es prácticamente agua en un 99.40% con lo que no, el café no engorda, lo que nos hace subir de peso es sin duda la compañía. 2250 millones de tazas de café consumidas a diario en el mundo no pueden estar equivocadas.

La producción de café crece cada año en sus múltiples variedades, mientras nuestro porcentaje de obesos lo hace de la misma manera y es cuando nos preguntamos si de verdad el café es bueno, si adelgaza, en qué circunstancias debería evitarlo o en cuales incluirlo en la dieta y como.

Lo primero que debemos saber del café es que se trata de una bebida excitante por su contenido en cafeína anteriormente mencionado. Con esto las personas con padecimientos cardiovasculares ya se pueden hacer a la idea de que deberían restringir su uso al igual que las personas que padezcan cefalea, diabetes o cirrosis.

Por otro lado el contenido en cafeína no hace bien alguno a según qué sectores sensibles en la población. Caso de embarazo, lactancia o menores. Y mientras los estudiantes abusamos sin control por la creencia de que nos ayuda a concentrarnos, más allá de eso, la falta de descanso necesario por la ingesta excesiva de café le hace un flaco favor a nuestros boletines de notas.

Los estudios son contradictorios en cuanto a los beneficios para la salud que supone el consumo de café, y se extraen resultados similares en cuanto a los efectos negativos del consumo. Asimismo, se ha vinculado a la cafeína como irritante del sistema digestivo, por lo cual deben evitar consumir esta bebida las personas que sufren o tengan antecedentes de gastritis o úlcera péptica. Además, a menudo no está claro si esos riesgos o beneficios están ligados a la cafeína o bien a otras sustancias químicas presentes en el café (y si el descafeinado tiene los mismos beneficios y riesgos)

En cuanto a la medicina tradicional china, no se recomienda el consumo de café en ningún caso por tratarse de un alimento demasiado yang ( calor, excitante…), está totalmente prohibido a los usuarios de acupuntura, además de considerarlo a la altura de cualquier otra droga.

CAFÉ COPA Y PURO?

Un café sí, pero sin excesos, de calidad, delante de una buena conversación y evitando siempre lo que suelo denominar los flecos. Flecos como el cigarro, el dulce, el exceso en su ingesta, la falta de calidad del café mismo y otros factores que hacen un suma y sigue en la decisión de tomarnos un cafecito.

La molienda, el tueste, el infusionado y hasta la marca de la máquina de café hacen mella en su sabor.  Mejor sólo, recién molido, de tueste natural y a poder ser orgánico. A partir de estas premisas, todo lo demás es añadir extras que en nada nos benefician.

Indudablemente la cultura, las costumbres adquiridas a lo largo de los años y la necesidad de cafeína a la que acostumbramos a nuestro organismo hacen que sea difícil llegar a “desengancharse del café” por tanto y como siempre decimos, mesura, cabeza y equilibrio para  mantener una alimentación lo más saludable posible sin la necesidad de esos extras que con sus flecos vienen a arruinarnos nuestra dieta saludable.