Así es. A pesar de la gran variedad de cuarzos que existen en nuestro planeta, el cuarzo rosa destaca por su belleza y múltiples propiedades energéticas entre las que se encuentra el aumentar la capacidad de amar en las personas.

Las delicadas tonalidades rosáceas de este cristal, que van del rosa pálido al rojo vivo, son debidas a las trazas de titanio o de magnesio que entran en su composición y son también las que han dado pie a muchos de los nombres que ha recibido este cuarzo a lo largo de su historia.

Se trata de un cristal imprescindible en gemoterapia por sus muchas propiedades. Se relaciona con la capacidad de amar y sus efectos benéficos funcionan tanto hacia uno mismo , reforzando la autoestima, como hacia los demás, potenciando la solidaridad y la afectividad. En definitiva abre el corazón al amor, afectos y predispone a la sensibilidad y belleza.

De hecho, cuenta una leyenda india que esta gema procede de una rosa que un enamorado ofreció a su amada. Cuando esta relación terminó en tragedia por la intromisión de los padres, la rosa se transformó en un cuarzo.

Se trata del cristal más relajante que existe y está especialmente indicado para combatir las energías negativas, recuperar la calma y crear armonía con el entorno.

La gemoterapia moderna prescribe el cuarzo rosa para aliviar la angustia emocional que puedan haber provocado adversidades amorosas o vivencias traumáticas en la niñez y la adolescencia y el dolor producido por estragos emocionales como la ausencia de seres amados. Ayuda a superar la timidez y a hablar con más contundencia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + 18 =