¿En qué se basa el poder de los minerales?

Durante su formación, los minerales sufres un proceso de cristalización a determinada temperatura, un mineral en estado líquido se enfría y adquiere una forma poliédrica natural y una estructura interna caracterizada por el perfecto orden de sus moléculas. es a partir de ese orden desde donde nacen sus propiedades electromagnéticas con frecuencias regulares y ordenadas que los dota de propiedades energéticas con respecto a su entorno. En resumen, son las propiedades básicas y la ordenación de sus átomos los que determinan sus posibles efectos beneficiosos sobre nuestro bienestar.

En la actualidad existen más de 2000 minerales distintos y cada año se descubres entorno a 50 más, pero sólo una pequeña parte son conocidos como gemas. Estas de dividen en tres grupos:

Las piedras preciosas, los cuales por su rareza y belleza son utilizados principalmente en joyería. son  más escasas que el resto. entrarían en este grupo diamantes, rubíes, topacio o zafiro.

Las piedras finas o semipreciosas, las más abundantes en todos los continentes por lo que su valor comercial es menor aunque los energéticos pueden llegar a ser inmensos. Ejemplo de este tipo de piedras serían turquesas, granates, amatistas, ágatas y ópalos.

Las piedras ornamentales, cuarzo o jade, lapislázuli o malaquita son muy estimadas por su especial dureza para elaborar objetos artísticos y ornamentales como estatuillas o camafeos.

La medicina ayurvédica, que tiene una tradición milenaria en la india, mantiene la creencia de que las piedras poseen el poder de salvaguardar la salud y protección tanto de accidentes como de otro tipo de desgracias. Por ello en los países hinduistas, todas las mujeres, incluso las de clases más humildes, lucen joyas en todo el cuerpo a modo de protección. En occidente por el contrario, las gemas y los cristales durante años han sido apreciados sólo como elementos decorativos, que adquieren valor añadido cuando se tallan o engarzan para convertirlos en joyas.

 

 

La virtud benéfica de las plantas, reconocida y apreciada desde que la humanidad existe, se debe a sus compuestos químicos. Las sustancias de que se componen cada una de ellas y que gracias al entorno que las rodean pueden ser más o menos acentuadas les dan sus múltiples y reconocidas propiedades.

Cuando trabajamos con plantas debemos ser consciente de que esas sustancias y compuestos pueden ser igual de beneficiosos que perjudiciales en según que casos, por lo que siempre será mejor consultar al naturópata antes de usar cualquier planta sólo por recomendación u oídas de algún conocido.

Astrágalo (Astragalus membranaceus)

La raíz de esta planta perenne oriunda de la China contiene unas sustancias conocidas como polisacáridos que al parecer estimulan el sistema inmunitario, promueven la regeneración de los tejidos, aumentan la energía, aceleran el metabolismo y fortalecen el organismo.

Algunos estudios indican que el astrágalo o flor de loto, estimula la producción del compuesto antiviral presente en la sangre conocido como interferón y que ayuda a restablecer la producción de células rojas sanguíneas, proceso que se lleva a cabo en la médula ósea.

En un estudio llevado a cabo en China con personas se encontró que inyecciones de astrágalo durante un periodo de tres a cuatro meses
incrementaron no sólo la producción de interferón sino de otras células del sistema inmunitario.

El astrágalo ha sido usado en el tratamiento de infecciones virales, pulmonía, SIDA, anormalidades en la sangre, debilidad y cansancio crónicos. También se ha sugerido que posee un efecto normalizador de las arritmias cardiacas.

Como usar el Astrágalo

El astrágalo se consigue en forma de te ya preparado, raíz seca, cápsulas y extracto líquido. Para preparar un te se puede hervir durante 15 o 20
minutos una onza de raíz de astrágalo en una taza de agua.

Un método empleado en la China consiste en combinar unas parte de miel con cuatro partes de raíz seca y un poco de agua. Se calienta esta mezcla a fuego bajo en un sarten hasta que el agua se evapore y la raíz tome un tono ligeramente marrón.

Precauciones

Algunos naturópatas no recomendamos su uso cuando hay fiebre presente.

Tenga en cuenta lo que siempre comentamos, no por ser natural deja de ser en ocasiones peligroso. Mejor consultar siempre con su naturópata de confianza.