El yoga es una disciplina tradicional, practicada en la india desde hace siglos, de hecho los Induistas creen que es eterno, no tiene principio ni fin.

No es hasta la década de los 60 cuando llega a occidente y se comienza a popularizar como práctica física, mental y espiritual.

En la actualidad se ha popularizado gracias en parte a gimnasios y estudios que ofrecen distintos tipos de clases y también a las redes sociales.

La práctica del yoga tradicional consta de tres partes:

  • Pranayama o respiración
  • Asanas o posturas
  • Meditación

En el yoga tradicional, la respiración y las posturas se usan para llegar al fin último que es la meditación.  Las tres prácticas son indivisibles.

En el más occidental, esta práctica se divide para que cada persona encuentre una solución a sus necesidades físicas.

Prácticas más conocidas

Hatha yoga.

Más clásico e ideal para principiantes. Su práctica es mucho más suave, pausada y sencilla.

Cada postura o asana necesita mantenerse por un número determinado de respiraciones y tiempo.

Esto da como resultado un trabajo más muscular y de flexibilidad, además de trabajo mental y relajación

Ashtanga Yoga

Más vigoroso que el anterior. Su práctica se basa en tres pilares:

  • Respiración Ujjayi que se realiza contrayendo la glotis
  • Cierres energéticos o contracciones musculares
  • Drishti o focalización de la mirada en un punto fijo durante las posturas.

Vinyasa Yoga.

Mucho más vigoroso que los anteriores. En este tipo de yoga las posturas fluyen una tras otras sin descanso o pausa entre ellas, creando un trabajo de fuerza y cardiovascular,mejorando el estado físico

Iyengar Yoga

Mucho más suave y pausado que los anteriores. Se basa en conseguir una correcta alineación de nuestro cuerpo.

Las posturas se mantienen por un periodo de tiempo más largo y nos ayudan a controlar el estrés y la ansiedad

Kundalini yoga o Yoga de la energía

Nos hace trabajar más a nivel interno. Postula que nuestra energía interna se encuentra en la base de la columna vertebral.

Podemos hacerla fluir por el cuerpo a través de diferentes canales, utilizando para ello una respiración muy concreta denominada “Respiración del fuego”

Bikram Yoga

Se practica en salas especiales a una temperatura de 42 grados y una humedad del 40 %.

Los beneficios de su práctica van encaminados a mejorar flexibilidad y circulación sanguínea

En resumen

Lo más importante antes de elegir una práctica de yoga es encontrar la que más nos guste y un buen instructor

Para empezar a practicar lo único que necesitas es una esterilla fina y antideslizante y ropa cómoda.

El resto de accesorios como correas elásticas y bloques van muy bien para quienes empiezan en la práctica de yoga aunque no son imprescindible en ningún caso.

En definitiva, lo importante son las ganas.