Su composición química es muy compleja: va mucho más allá de la cafeína en sí misma.

Se conoce como café a los granos obtenidos de la planta perenne tropical (cafetos), perteneciente a la familia de las Rubiáceas (Rubiaceae), con alrededor de 500 géneros y más de 6000 especies, la mayoría árboles y arbustos. 

Por resumir el proceso, los granos de dichas plantas son recolectados, tostados, molidos y usados principalmente para tomar como una infusión.

Esos granos según cuenta la leyenda fueron descubiertos en Etiopía por un pastor que observó cómo su rebaño al ingerir estas misteriosas bayas les producían un comportamiento extraño.

Hoy, se reconocen 103 especies, sin embargo, sólo dos son responsables del 99% del comercio mundial: Coffea arabica y Coffea canephora, originarias de África y Madagascar.

Es la segunda mercancía más comercializada del mundo tras el petróleo.

Al año se beben unas 400.000 millones de tazas de café; se estima que la cifra de personas que viven de su cultivo es cercana a los 125 millones y se producen unos 100 millones de bolsas al año.

Más que su origen nos importa su futuro. Cada vez son más las personas que evitan su consumo por padecer cierto tipo de patologías o intentar evitarlas.

Tomar un café de forma ocasional, dentro de una alimentación equilibrada, saludable y adaptada a nuestras necesidades, en ningún caso nos va a perjudicar.

Según la variedad del cafeto puede ser:

Arábica:

  • Es originaria de Etiopía.
  • Supone ¾ de la producción actual de café.
  • Tiene un sabor más delicado y aroma más intenso.
  • Entre los países productores de café arábico destacan: Brasil, Camerún, Colombia y Costa Rica, entre otros.

Robusta:

  • La robusta crece con mayor rapidez que la arábica y más vigorosa (de ahí su nombre de “robusta”), resiste mejor a las enfermedades y su rendimiento es más elevado.
  • Tiene un sabor más fuerte y suele ser empleado para mezclar con otros cafés.
  • Los países productores más importantes son Costa de Marfil, Angola y Zaire.

-Natural:

  • Se obtiene mediante el tueste de los granos de café por el sistema de “tueste directo” a una temperatura entre los 200 y 220º C y en constante movimiento. 

-Torrefacto:

  • Se obtiene mediante el tueste de granos de café con azúcar.
  • Obtenemos un color más oscuro, más cuerpo y con un sabor más fuerte.

El café que se toma habitualmente es una mezcla entre ambos.

El interés principal que despierta esta bebida, radica en que contienen numerosos compuestos bioactivos que no están presentes en otras bebidas con cafeína, como los «refrescos» o las bebidas energéticas.

Como siempre decimos, en la cantidad está el veneno.

El problema está en que tomar un café se asocia culturalmente a la presencia de otro tipo de alimentos o ingredientes menos interesantes a nivel nutricional.

Esto puede revertir las propiedades saludables de un café solo.

Como ya sabemos, un café azucarado, un helado de café o un postre con sabor a café no son, en absoluto, aconsejables para mejorar la salud.

Por tanto, aprendamos a disfrutar de su sabor sin añadir más que una buena conversación o lectura.

Como información nutricional, 100 gramos de café infusionado:

  • 2 Kcal
  • 0.18 g de grasas
  • 0.12 gramos de proteína total
  • 97.8 gramos de agua humedad
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × dos =