Valor añadido a nuestra mesa

Por sus muchas cualidades, este alimento introducido por los romanos en la península ibérica se convirtió rápidamente en uno de los vegetales favoritos entre la burguesía.

Espárragos Blancos

La diferencia entre el espárrago triguero y el blanco radica en la cantidad de luz solar que reciben.

Los primeros al aire libre reciben toda la luz del sol desde su nacimiento. A los segundos se les priva de ella cubriéndolos de tierra y recolectando cuando aún son brotes.

El periodo de maduración del espárrago triguero, con denominación de origen protegida en nuestro país (Espárrago de Navarra), hace que tenga propiedades diferentes y más acentuadas que su homónimo blanco.

No debemos pensar sólo en su bajo contenido calórico, aunque 100 gramos de espárragos crudos nos aportan 24 calorías.

Espárragos con gambas

El espárrago triguero contiene muchos más beneficios como poseer gran cantidad de vitaminas del grupo B, (B1, B2, B6), también vitamina A, C y E, por lo que resulta idóneo para mantener los radicales libres a raya, mejora el aspecto de nuestra piel y mantiene nuestras defensas altas.

En cuanto a minerales, es rico en potasio, calcio y magnesio por lo que ayuda a cuidar nuestra salud cardíaca, sin menospreciar su bajo contenido en Sodio como plus a nuestra salud vascular.

Por sus alto contenido en fibra se vuelve un alimento saciante y además tiene propiedades diuréticas, depurativas, antioxidantes.

Su sabor es apreciable en muchos tipos de preparaciones.

Podemos tomarlos a la plancha, hervidos, al vapor, las brasas o como guarnición.

Esparragados con ajo y especias, salteados, con papas guisadas, en tortilla francesa o como parte de una ensalada de frutas junto a fresas o frutos rojos y queso de cabra, lo que acentúa y cambia su sabor.

Quiche de Espárragos

Como siempre decimos, no por ser natural deja de ser peligroso en según qué casos.

Como alimento comestible, los espárragos no presentan toxicidad ni contraindicaciones importantes.

De hecho son bien tolerados entre aquellas personas que padecen migraña o enfermedades autoinmunes como lupus, esclerosis múltiple, artritis, psoriasis y otras.

Lo más habitual si se consumen en gran cantidad es que experimentemos un aumento de diuresis por su alto contenido en potasio.

Esto es importante que lo tengan en cuenta aquellas personas que toman medicamentos diuréticos o quienes padezcan alguna patología renal, para que moderen su consumo. Al igual que quienes padecen síndrome del intestino o colon irritable por su alto contenido en FODMAPs (Fructo oligosacáridos)

Crema de espárragos

Los espárragos no están contraindicados en embarazo o lactancia, de hecho son fuente de ácido fólico, vitamina A, Folatos y Calcio como ya mencionamos anteriormente. Lo que ocurre es que se desaconseja durante el periodo de lactancia, ya que puede modificar o cambiar levemente el sabor de la leche materna y hacerla poco apetecible al bebé.

Para saber más sobre este y otros alimentos no dudes en consultarnos.

La menopausia se asocia a cambios fisiológicos que aumentan el riesgo y aparición de diversas patologías en la mujer.

La disminución en la producción de estrógenos, altera diversas funciones en el organismo en mujeres a partir de los 45-50 años.

Uno de los efectos más conocidos es la desmineralización ósea, lo que se traduce en enfermedades como la osteoporosis.

Otros factores destacados son el aumento de peso, niveles altos de presión arterial y triglicéridos , resistencia a la insulina, sofocos, cambios de humor y comportamiento.

Aunque la evidencia científica demuestra que a partir de esa edad, los varones son más propensos a padecer enfermedades cardiovasculares, ya se conocen datos sobre la incidencia en mujeres y las noticias al respecto no son buenas.

Los cambios hormonales durante la menopausia, sumados a los hábitos de vida, antecedentes familiares y alimentación favorecen el aumento del número de mujeres que a medio y largo plazo padecerán enfermedades cardiovasculares.

Evitar el sedentarismo es clave para mejorar el estado físico a cualquier edad

Existe abundante evidencia científica de que la dieta es un factor que influye directamente en el perfil del riesgo cardiovascular.

Desde la Asociación Americana del Corazón, recomiendan ciertas pautas alimenticias y hábitos de vida como evitar el sedentarismo, el consumo de tabaco o las grasas saturadas.

Por tanto, reducir el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular y mejorar algunos síntomas de la menopausia está en nuestra mano.

Un mayor consumo de grasas mono insaturadas, omega 3, fibra, potasio, calcio o magnesio, reducen considerablemente este riesgo, mantienen a raya algunos síntomas post-menopáusicos y ayuda a evitar otras enfermedades asociadas.

El objetivo final es disminuir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y mejorar la calidad de vida de la paciente y su entorno.

Ensalada de Brotes Quinoa y Granada

Aumentando el consumo de :

  • cereales integrales
  • frutas, verduras y hortalizas de temporada
  • Lácteos descremados
  • Probióticos
  • Proteinas y Grasas de calidad (Huevos, carnes magras, pescado azul, frutos secos, aceite de oliva virgen)

disminuye hasta un 33% el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y mejoran su calidad de vida con respecto a la menopausia.

Sin duda, unas pautas alimenticias personalizadas y adaptadas a las necesidades de cada mujer, hacen que mejore su calidad de vida de manera considerable.

¿Cuándo quieres que empecemos?

Las vitaminas (del latín vita ‘vida’ y el sufijo amina, término acuñado por el bioquímico Casimir Funk en 1912)​ son sustancias orgánicas imprescindibles para la vida.

Una alimentación adecuada nos asegura el aporte necesario de vitaminas que nuestro organismo requiere a diario. El organismo humano las necesita en pequeñas cantidades. Con ellas se asegura el poder aprovechar otros nutrientes.

Las vitaminas participan en la construcción de las células.

En el año 2600 a. d C. se describe la enfermedad del Beri Beri en China.

Mil años más tarde los egipcios ya conocían el escorbuto, enfermedad relacionada con la mala alimentación y falta de vitamina C.

Fruta como fuente de vitaminas

El escorbuto se conocería más tarde como el “mal del marino”, por ser ellos los más afectados, hasta que comenzaron a cargar sus barcos con los cítricos para consumir en sus largos viajes.

Las historias relacionadas con el descubrimiento de cada una de las vitaminas se cuentan por cientos, algunas han llegado hasta nuestros días como anécdotas, a pesar de haber servido como base científica para posteriores investigaciones.

Ya en 1911 Sir Frederick Hopkins (1861-1947). Bioquímico inglés, establece el concepto de enfermedad carencial, o aquella que se desarrolla por la falta de vitaminas, estableciendo una relación clara entre estos conceptos.

A partir de ese momento y hasta 1940, se logró aislar y sintetizar todas las vitaminas, lo cual constituye un gran aporte a la ciencia, que permitió explicar el origen y encontrar el tratamiento de un importante número de enfermedades.

Por su contenido en betacarotenos, las zanahorias son un buen aliado para mejorar la visión

El papel de las vitaminas en nuestra dieta es incuestionable.

Hoy se trata de hacer comprender a la población general, que tomar vitaminas como suplemento no tiene beneficios para el organismo si no se necesitan.

Teniendo en cuenta que gracias a una alimentación rica en frutas y verdura, no necesitamos suplementos de vitaminas, la pregunta es:

¿Cuántas raciones de frutas y verduras vas a incluir a partir de ahora en la dieta?

PD: Las vitaminas no engordan 😉

Esta semana se ha celebrado el día del pistacho, con lo que hemos podido mirar algo más detenidamente este fruto, rico en fibra y vitaminas.

El 26 de Febrero se celebra el día mundial del pistacho, un fruto seco que cuenta con múltiples propiedades entre las que están:

Ayuda a combatir el envejecimiento. Esto se debe a su alto contenido en antioxidantes y a las vitaminas B2 y vitamina E

Es rico en proteínas, cuenta con una gran cantidad de fibraacido fónico y grasas saludables (monoinsaturadas y poliinsaturadas), que a diferencia de las grasas saturadas, reduce los niveles de colesterol.

Incluir entre 30 y 50 gramos de frutos secos en la dieta diaria, reduce el riesgo de sufrir enfermedades al corazón.

Regula el tránsito intestinal, una ración de pistachos aporta 3 gramos de fibra.
Junto a otros frutos secos como las nueces o las almendras, se convierte en aliado indispensable para nuestra salud cardiaca.

¿El problema?

Un estudio realizado por la Universidad de Nairobi y la de Hohenheim, demostró que consumir al día entre 30 y 50 gramos de frutos secos reduce las posibilidades de sufrir patologías cardiovasculares.

El problema que presentan los pistachos es su consumo abusivo, porque seamos claros, ¿Quién es capaz y tiene fuerza de voluntad para comer sólo 30 gramos?

Un vicio sano cuyo consumo excesivo puede llevarnos a digestiones pesadas.

El pistacho está de moda

Dulces árabes con pistachos

Aunque es originario de irán, mayor exportador a nivel internacional, la climatología española hace favorable su cultivo, que ha crecido un 50% desde 2016.

Su precio en el mercado lo hace rentable a los agricultores de zonas como Madrid, Extremadura, Aragón, Andalucía, Cataluña o Castilla la mancha, Lugar este último desde donde salen el 80% de la producción nacional.

A partir de ahora incluye los pistachos en cantidad moderada como aperitivo ocasional, así nos aseguramos un plus de vitalidad

¿Serás capaz de tomar entre 30 y 50 gramos sólo?