La menopausia se asocia a cambios fisiológicos que aumentan el riesgo y aparición de diversas patologías en la mujer.

La disminución en la producción de estrógenos, altera diversas funciones en el organismo en mujeres a partir de los 45-50 años.

Uno de los efectos más conocidos es la desmineralización ósea, lo que se traduce en enfermedades como la osteoporosis.

Otros factores destacados son el aumento de peso, niveles altos de presión arterial y triglicéridos , resistencia a la insulina, sofocos, cambios de humor y comportamiento.

Aunque la evidencia científica demuestra que a partir de esa edad, los varones son más propensos a padecer enfermedades cardiovasculares, ya se conocen datos sobre la incidencia en mujeres y las noticias al respecto no son buenas.

Los cambios hormonales durante la menopausia, sumados a los hábitos de vida, antecedentes familiares y alimentación favorecen el aumento del número de mujeres que a medio y largo plazo padecerán enfermedades cardiovasculares.

Evitar el sedentarismo es clave para mejorar el estado físico a cualquier edad

Existe abundante evidencia científica de que la dieta es un factor que influye directamente en el perfil del riesgo cardiovascular.

Desde la Asociación Americana del Corazón, recomiendan ciertas pautas alimenticias y hábitos de vida como evitar el sedentarismo, el consumo de tabaco o las grasas saturadas.

Por tanto, reducir el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular y mejorar algunos síntomas de la menopausia está en nuestra mano.

Un mayor consumo de grasas mono insaturadas, omega 3, fibra, potasio, calcio o magnesio, reducen considerablemente este riesgo, mantienen a raya algunos síntomas post-menopáusicos y ayuda a evitar otras enfermedades asociadas.

El objetivo final es disminuir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y mejorar la calidad de vida de la paciente y su entorno.

Ensalada de Brotes Quinoa y Granada

Aumentando el consumo de :

  • cereales integrales
  • frutas, verduras y hortalizas de temporada
  • Lácteos descremados
  • Probióticos
  • Proteinas y Grasas de calidad (Huevos, carnes magras, pescado azul, frutos secos, aceite de oliva virgen)

disminuye hasta un 33% el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y mejoran su calidad de vida con respecto a la menopausia.

Sin duda, unas pautas alimenticias personalizadas y adaptadas a las necesidades de cada mujer, hacen que mejore su calidad de vida de manera considerable.

¿Cuándo quieres que empecemos?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + 11 =