Una nueva estrategia sin sentido llega a nuestra mesa.

A pesar de que los menores pueden ingerir AOVE sin contraindicaciones, cada vez son más las empresas del sector que se suman a crear una línea de sus aceites para ellos.

Esto no es nuevo. Otros sectores ya hace años que han creado una línea infantil de alimentos como»Mi primer yogur» o » Mi primera galleta».

Somos los propios profesionales Dietistas, Pediatras y Tecnólogos de los alimentos entre otros profesionales, quienes denunciamos y alertamos de este despropósito.

En resumen, no tenemos necesidad de pagar más por el mismo producto

Un AOVE que se precie debe tener unas características concretas y se recomiendan a cualquier edad.

De todos es sabido que el aceite de oliva virgen o virgen extra son los mejor aceptados en nuestra dieta por contener mayor porcentaje de vitamina E , polifenoles, antioxidantes y otros compuestos beneficiosos.

Con respecto al consumo de otro tipo de grasas, se recomienda a la población de manera constante el consumo de AOVE con moderación, en detrimento de mantecas o sebos y como alimento cardiosaludable.

No por nada se denomina Oro Líquido

Uno de los argumentos para calificar estos aceites «Infantiles» como más indicados es la suavidad de su sabor. 

Si bien son aceites elaborados con variedades de aceitunas con sabor suave como las arbequinas, no tienen que ser específicamente para niños.

Podemos encontrar muchos aceites suaves con el mismo rendimiento , teniendo presente aquellos niños o adultos que rechazan la variedad picual porque pica un poco más.

Aunque esto del sabor nada tiene que ver con la calidad siempre que sea un AOVE virgen o virgen extra bien prensado, envasado y manipulado, además de certificado por las autoridades sanitarias europeas como AECOSAN o la española AESAN.

«Confunde que digan que son aceites sólo para niños, con lo que das a entender que hay que comprar dos aceites en casa».

Según Miguel Ángel Lurueña, Doctor en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, consultor y divulgador en declaraciones a los medios de comunicación:

«A pesar de que las empresas productoras afirman que estos productos son más adecuados para la infancia porque tienen más ácido oleico, la diferencia entre unos aceites y otros es mínima».

Los supuestos beneficios nutricionales de estos aceites para niños en comparación con los convencionales, tampoco convencen.

Desde el punto de vista de la nutrición no tiene ningún sentido ya que cualquier declaración nutricional sobre un producto que aparezca en un envase tiene que estar aprobada por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria.

A veces no se pone en el etiquetado de los envases, pero se lanzan informaciones confusas en las webs de estos productos, lo que hace que al final el consumidor final claudique.

Con la mejor intención y convencidos de estar dando lo mejor a nuestros niños, a veces nos dejamos llevar por la publicidad.

El mejor consejo, leer etiquetas y fijarse en lo que nos cuentan los organismos oficiales al respecto.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + trece =