En concreto, la vitamina C se mantiene perfectamente hasta 12 horas después de exprimir la naranja

Según justificó en septiembre de 2002 la doctora Patricia Murphy en la revista Journal of The American Dietetic Association, aunque la vitamina C (ácido ascórbico) se oxida con rapidez si se deja el zumo de naranja a temperatura ambiente, la sustancia que se genera, denominada ácido dehidroascórbico, sigue teniendo las mismas propiedades de la vitamina C.

Ya en 2014, una revisión publicada en la Revista Española de Nutrición Humana y Dietética reconoce que :

«Existe la falsa creencia de que la vitamina C del zumo de naranja casero es poco estable» y se indica, además, que para que se produzca una disminución considerable de esta vitamina hay que recurrir a «condiciones extremas», como calentar el zumo a 120 ºC.

En cuanto al efecto del tiempo sobre la vitamina, esta misma revisión señala que «la vitamina C se conserva perfectamente en el zumo hasta 12 horas, aunque el sabor puede volverse más amargo».

Uno de los principales mitos que existen en torno al zumo de naranja es que cura de un resfriado o proceso gripal pero no es así.

En realidad, ayuda y refuerza al sistema inmune, aumenta nuestras defensas, por lo que puede ser clave a la hora de recuperarnos en estos procesos.    

También hay quienes recomiendan beber el zumo a través de una «cañita» o pajita para ayudar a minimizar el contacto con los dientes, y por tanto, prevenir de alguna forma la formación de caries.   

«Un estudio de la Universidad de Leeds, en Reino Unido, muestra que el efecto en el esmalte dental es prácticamente el mismo en el caso de consumir fruta entera o en forma de zumo»

Además el consumo de estas «» resulta debastador para el medio ambiente como ya se está comprobando

Naranjas para zumo

El consumo de zumo de fruta no es perjudicial para los dientes mientras se mantenga una adecuada salud bucodental.

Y por cierto, lo que si se pierde en el zumo de naranja es su aporte en fibra por lo que se recomienda que no se cuele una vez exprimida o mejor aún, tomarlas en gajos.

Al consumir la naranja en gajos, activamos nuestro centro de saciedad, por lo que nos ayudará a saciarnos antes, tomar menos cantidad y a mantener al día nuestros intestinos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − uno =