El agua es desde 2010 un derecho humano reconocido por Naciones Unidas.

Según la Comisión Europea, consumir menos agua embotellada permitirá a los hogares de la UE ahorrar hasta 600 millones de euros al año.

La Eurocámara respaldó a finales del pasado mes de abril, la revisión de la directiva europea sobre agua potable para garantizar su acceso de forma segura, asequible y equitativa para todos los ciudadanos de la UE.

Se trata de un bien de primera necesidad saludable y fundamental para la vida.

La iniciativa se enmarca en el Objetivo 6 de Desarrollo Sostenible y los objetivos del Acuerdo de París sobre el cambio climático, con idea de que al aumentar el consumo del agua del grifo además:

Paralelamente se contribuye a reducir el uso de envases de plásticos en un 17%.

-Reducir las emisiones de CO2

-Supone un mayor ahorro económico en los hogares

Además de accesible, el objetivo de la UE es que el agua sea de calidad.

Para ello se introduce la obligación de evaluaciones de riesgo a nivel nacional y verificaciones del cumplimiento cuando el riesgo de contaminación sea alto.

En España, el agua del grifo es de buena calidad y puede consumirse con todas las garantías, según el último estudio que desde la OCU realizaron en mayo de 2014 sobre más de 60 municipios a lo largo del país.

Ya me lo dijo Vázquez-Figueroa

Son muchas las voces que se alzan en contra, no dejo de recordar al hilo de esta noticia, una charla mantenida con el célebre D. Alberto Vázquez-Figueroa , novelista, periodista e inventor español hace más de una década por el mismo motivo.

Creó un sistema para potabilizar el agua de mar por presión que genera a la vez energía eléctrica, y lo promocionó en su libro Vivir del viento, de 2003.

El célebre escritor, guionista y gran pensador, abogaba ya entonces por un consumo responsable del agua del grifo en aquellos lugares donde esta sea potable y de calidad.

En sus impresiones a mi modesta entrevista radiofónica, comentaba el hecho del ahorro y la conciencia social.

«Deberíamos recortar nuestro consumo de agua embotellada, si no queremos agravar los problemas ambientales, económicos y sociales que están apareciendo» .

Desgraciadamente sus predicciones se están cumpliendo cada día.

No cabe duda que al garantizar la calidad de nuestras aguas, siempre tendremos alternativas más económicas con nuestro bolsillo y el planeta que dejaremos a nuestros descendientes.

Nunca es tarde para comenzar un nuevo hábito saludable.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 3 =