Tan importante es un buen calzado, como una buena hidratación cuando se trata de realizar el camino de peregrinación el 15 de agosto.

Un buen peregrino no se debe olvidar de la ropa cómoda , segura y visible, botellas de agua, zapatos ligeros, un mejor descanso previo y alguna pomada milagrosa que le ayude a terminar su recorrido con el menor número de incidencias posibles.

Este año podemos incluir en nuestra mochila algunos alimentos saludables y ligeros que nos ayuden a reponer fuerzas a lo largo del recorrido.

El listado sería muy amplio pero por abreviar, no debemos olvidar incluir:

Dátiles naturales.

Los dátiles son un alimento energético con el que rápidamente reponemos energía sin tener que detenernos.

El 70% aproximadamente de su contenido azúcar, contiene un 8% de fibra alimentaria por lo que resultan interesantes para evitar agujetas posteriores. Son un buen recurso para evitar golosinas nada saludables.

FRUTA DESHIDRATADA, contiene una mayor concentración de azúcares propios

Plátanos

No vamos a extendernos mucho con esta delicia de nuestra tierra.

Por todos son conocidas sus propiedades energéticas, digestivas, vitaminicas… directamente incluimos varios plátanos para consumir a lo largo del recorrido.

Sandwiches

Un bocado salado es vital para cualquier peregrino. Dentro de un pan de semillas o cereales podemos incluir:

Queso curado o fresco, aguacate, tomate, aceite de oliva, huevo duro, atún, lechuga, pepinillos, pollo o pata asada, cebolla, tortilla francesa, de papas o verduras… es cuestión de gustos.

BOTELLAS DE AGUA, el tamaño y la cantidad debe ser apropiado a la distancia por recorrer

Agua.

Mucha agua. Aunque su demos poco el gasto energético se incrementa y con él nuestra necesidad de ingerir más líquidos.

Es importante recordar que las bebidas gaseosas o azucaradas terminan por hacer el efecto contrario al que deseamos.

Hoy en día ya son muchas las voces científicas que desaconsejan este tipo de bebidas ya que ayudan a deshidrata renos más rápidamente que si sólo bebemos agua.

Sólo queda desearos que estos consejos os sirvan para llevar mochilas más ligeras y saludables con las que conseguir un buen recorrido y disfrutar con cada detalle de la procesión.

Buen camino y a disfrutar !