El término ortomolecular viene del griego “orhtós” (justo, correcto) y del adjetivo molecular. Se refiere pues a la cantidad exacta o correcta.

Linus Carl Pauling (28 de febrero de 1901 – 19 de agosto de 1994) fue un químico y físico estadounidense, biólogo molecular e investigador de la salud, uno de los primeros químicos cuánticos, y recibió su primer Premio Nobel de Química en 1954, por un trabajo en el que describía la naturaleza de los enlaces químicos.

Pauling fue uno de los fundadores de la biología molecular.

Es reconocido como un científico muy versátil, debido a sus contribuciones en diversos campos, incluyendo la química inorgánica y orgánica, metalurgia, inmunología, anestesiología, psicología, decaimiento radiactivo y otros

Tanto sus trabajos sobre los sustitutos del plasma sanguíneo, durante la Segunda Guerra Mundial, como sus investigaciones en la anemia falciforme ,influyeron en gran medida a la investigación en biología de la segunda mitad del siglo XX.

Se le considera uno de los más importantes protagonistas en la alimentación ortomolecular.

Por resumir mucho y tras pasar una enfermedad a los 40 años sus investigaciones se encaminaron hacia las propiedades de los alimentos y sus beneficios en el organismo.

Para comprender la terapia molecular.

Para entender este tipo de terapia, habría que entender que:

Alimentación consiste en un acto voluntario por el que ingerimos sustancias del exterior para mantener la vida (cereales, legumbres, hortalizas, frutas, huevos y otros)

Nutrición es un acto involuntario por el que los seres vivos digerimos, asimilamos y metabolizamos esos alimentos para obtener una serie de nutrientes (hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas, minerales, enzimas y otros) que cumplen diferentes funciones y sirven para mantener el equilibrio y la salud en nuestro organismo.

Podemos llegar así a la conclusión de que la alimentación sería educable y debe tenerse muy en cuenta de cara a la prevención de enfermedades evitables.

Frutas, verduras y hortalizas como base de nuestra alimentación

En este sentido, Felipe Hernández Ramos, uno de los pioneros de la nutrición ortomolecular en España, fundador y director del Instituto de Nutrición Celular Activa (INCA) y autor, entre otros, de los libros “Que tus alimentos sean tu medicina” y “Antienvejecimiento con nutrición ortomolecular”,  hace unas recomendaciones básicas en cuanto a la alimentación:

  • Elegir alimentos de la máxima calidad, preferiblemente ecológicos o de cultivo propio.
  • Los vegetales crudos deben suponer no menos de 1/3 de la alimentación del día, según la estación del año y las características particulares.
  • Evitar aditivos alimentarios, los edulcorantes artificiales, los precocinados, el agua clorada, los lácteos comunes y los aceites comunes.
  • Dejar para raras excepciones o mejor eliminar la carne grasa, el marisco, la repostería y los dulces.

Reconocemos así la importancia de la buena alimentación y nutrición y como cualquier carencia puede afectarnos en cualquier aspecto de la vida diaria hasta llegar a desencadenar cualquier enfermedad, por lo que resulta indispensable el asesoramiento profesional en cualquier caso.

Fuentes : www.nutricioncelular.es / www.aentoc.es

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + diecinueve =