Nuestros calendarios comienzan a llenarse de colores. Mañana comienza el mes de marzo y ya puedes tener tu calendario saludable mensual .

En esta ocasión, marzo nos trae algunas frutas y verduras que anuncian la primavera.

El cuerpo se prepara para recibir la nueva estación y la sabia naturaleza nos provee de los alimentos necesarios para sentirnos saludables

Es la hora de llenar la despensa de frutas, verduras y hortalizas frescas para las próximas semanas.

La ansiedad es el producto de las exigencias actuales de trabajo, familia, escuela y vida diaria. Cada vez más personas sufren ansiedad crónica, incluso sin darse cuenta.

Todo vale cuando el pecho nos aprieta y las ganas de llorar, caída de cabello, tristeza, apatía o tensión arterial empieza a ser preocupantes.

Es cuando la ansiedad se ha instalado en nuestra vida diaria

El mejor remedio, la voluntad.

La ansiedad es ante todo, un trastorno fisiológico; es decir un trastorno del cuerpo y la mente.

Partimos de la base, de que cada persona es un mundo y necesitará una ayuda concreta a su nivel personal de ansiedad. A partir de aquí lo primero es empezar cuidando la alimentación y hacer ejercicio diario que ayude a “quemar” nuestro estrés y secretar endorfinas.

También existen terapias y ejercicios de respiración consciente para situarnos en el momento presente. Para esto es mejor acudir a un terapeuta profesional. En cuanto a la alimentación es sencillo.

Ejercicios guiados por profesionales cualificados como yoga o pilates, activan nuestras endorfinas y alivian el nivel de estrés y ansiedad

Ansiedad y alimentación

Si mantenemos estable nuestro nivel de glucemia a lo largo del día, el gasto energético será constante y evitaremos algunos trastornos alimentarios conocidos e incluso el mal comer con el famoso picoteo.

La dieta de hoy en día promueve una montaña rusa de azúcar en la sangre, y cada vez que estamos en el viaje hacia abajo, podemos sentir ansiedad.

Cuando nuestros niveles de azúcar en la sangre colapsan, nuestro cuerpo responde con una respuesta de estrés. Secretamos hormonas como, el cortisol y la adrenalina, que le dicen a nuestro hígado que produzca más azúcar en la sangre para mantenernos vivos. La buena noticia: Nos quedamos con vida. La mala noticia: Esta respuesta de estrés hormonal se siente idéntica a la ansiedad.

La alimentación diaria debe responder a nuestras necesidades a cualquier edad

Al estabilizar el azúcar en la sangre, se puede evitar esta respuesta al estrés y manejar la ansiedad disminuyéndola.

¿Cómo mantenemos nuestro nivel de glucemia estable?

  1. Come más proteínas y grasas saludables (por ejemplo, aceite de oliva, aceite de coco, mantequilla de animales criados en pastos).
  2. Evitar el azúcar y los carbohidratos refinados.
  3. Tomar 3 comidas y 2 refrigerios diarios, masticando bien cada bocado y sin saltarse ninguna ingesta.
  4. Siempre ten a mano un refrigerio (por ejemplo, frutos secos, huevos duros, chocolate negro, fruta fresca, hortalizas etc). Opciones saludables para no saltarse ninguna comida y mantener nuestra energía constante
  5. Ingerir alimentos ricos en magnesio como pipas de girasol, espinacas, acelgas o almendras e incluir más de dos o tres veces por semana las legumbres y los pescados azules.

Evitar la cafeína y los excitantes en general y respetar las horas de descanso a diario son interesantes si se pretende controlar el nivel de estrés y ansiedad en cualquier caso.

Los datos de evolución desde los años 60 no dejan lugar a dudas. Nuestra dieta se ha modificado notablemente en los últimos 40 años, alejándose en parte del modelo tradicional de la Dieta Mediterránea

Con el paso de los años, nuestra famosa y reconocida dieta mediterránea , cargada de cereales, legumbres y alimentos frescos, ha dejado paso a otros muchos menos saludables.

Esto ha llevado a la población a padecer multitud de enfermedades relacionadas con una alimentación de calidad inferior y similares a los países de su entorno social y económico.

Problemas cardio y/o cerebro-vasculares, cáncer, obesidad, diabetes, hipertensión arterial etc.

Sin embargo, según muestran los datos del estudio DAFNE, aun seguimos teniendo elevados consumos de pan, verduras, frutas, legumbres, pescados y aceites vegetales (principalmente oliva) que otros países del centro y norte de Europa, aunque también mayores de carnes y derivados

CADA OVEJA CON SU PAREJA

Otro de los grandes problemas presentes en la sociedad y que repercute negativamente en el estado y la educación nutricional, es la aparición constante de falacias, mitos, creencias irracionales sobre nutrición y alimentación, además de dietas y productos “mágicos” que pueden llegar a poner en peligro la salud de aquellos que personas que las siguen

Por todo ello es de vital importancia no dejarse llevar por los «cantos de sirena», promesas irreales y dietas milagro y confiar en los profesionales sanitarios (Dietistas y Dietistas nutricionistas) que promueven hábitos de vida saludables, sostenibles, económicos y al alcance de todos.

El ejemplo comparativo es simple. Si no vamos a la modista para hacernos una ortodoncia, ni le pedimos al barbero que nos dispense un jarabe, tampoco debemos confiar nuestra salud dietética en quienes quieren ayudarnos a llevar una mejor alimentación según su criterio personal y sin más herramientas que su buena intención en el mejor de los casos

Recuerde siempre confiar su salud al profesional adecuado a cada especialidad.

La alimentación de nuestros mayores y el resto de asuntos relacionados con su salud no deben pasarnos por alto si queremos mejorar su calidad de vida

Según datos del INE, Instituto Nacional de Estadística, la mayoría de nuestros ancianos vive en su domicilio, un 4,5% lo hace en residencias de ancianos. Esta proporción ha crecido de forma importante, aunque sigue siendo inferior a la media de los países de Europa Occidental.   

Una proporción importante de quienes viven en sus domicilios lo hacen solos y otra únicamente con su pareja, que puede presentar una edad y problemas de salud muy parecidos 

Debido a ser un sector de la población vulnerable, uno de nuestras preocupaciones debe ser la alimentación, teniendo en cuenta sus carencias y problemas frecuentes

Los más comunes son los derivados del paso de los años en el aparato digestivo, dentición, dificultad para tragar, pérdida progresiva de la función motora, además de osteoporosis, hipertensión, diabetes y otros muchos.

Tras todo esto, lo primero que se debe valorar como profesional de la dietética y trofología, son los requerimientos nutricionales de la población, ¿qué cantidad de energía gasta y qué alimentos son los más apropiados para cada persona?  

Tan importante es una textura y temperatura adecuada de los alimentos que toman como asegurar un aporte suficiente de todos los nutrientes, vitaminas, minerales agua, fibra etc.

Esto se consigue fácilmente si la persona dispone de un estado de salud aceptable y consume una dieta variada, amplia y rica en alimentos frescos. Los suplementos alimenticios se administran sólo en algunas situaciones muy concretas.  

La importancia de vitamina D y calcio.  

En los últimos años las evidencias de unos niveles bajos de vitamina D en la mayoría de los ancianos son abrumadoras, lo que ha condicionado que las recomendaciones al respecto se eleven   

El papel de esta vitamina en la prevención de osteoporosis y caídas, es un argumento definitivo. Junto a ello el calcio, especialmente en las mujeres. En la actualidad se sitúan para esta población entre los 1.200-1.500 mg/día. 

Suplementar la dieta con altas dosis de sustancias antioxidantes como las vitaminas C y E de cara a un eventual retraso en el proceso de envejecer no está justificado

Destacar también que habrá que estar atento para cubrir otras deficiencias frecuentes como hierro, magnesio, folatos o vitamina B12 

Textura, temperatura, frecuencia…todo es importante para dar una mayor calidad de vida a nuestros mayores a través de algo tan vital e importante y vital como la alimentación 

Después de esto, poder añadir dos claves importantes. A cualquier edad es necesario respetar dos conceptos:

Cantidad: Menos cantidad de alimentos y con una frecuencia adecuada en las tomas diarias

Calidad: Más calidad en los alimentos frescos y de temporada que añadir a nuestra cesta de la compra. 

Nuevos alimentos de temporada entran a formar parte de nuestro calendario saludable para el mes de febrero que llega.

Si deseas recibirlo en tu correo electrónico, sólo tienes que pedirlo a info@cristinatur.com y te lo haré llegar a la mayor brevedad

¡Feliz febrero, feliz carnaval¡