No todo es hacer deporte y atracar la nevera a mano armada. Estos también son días de tener en casa un momento para nosotros

Ahora que debemos quedarnos en casa, los psicólogos recomiendan llevar una rutina diaria para que las horas sean más livianas.

El teletrabajo, los deberes con los peques, nuestras plantas y animales de compañía, leer un libro, hacer algo de deporte, acordarnos de quienes nos cuidan cada día, intentar mantener una alimentación adecuada y usar las redes sociales se han convertido en entretenimiento general.

Mantener este ritmo de vida puede resultar complicado en algunas ocasiones.

La carga emocional implicada en las circunstancias de alarma que vivimos, hace que nuestras emociones estén desajustadas en algún momento.

Mi propuesta saludable de estos días es practicar la meditación, como hacen millones de personas desde hace siglos.

Hoy se conocen muchos beneficios de la meditación con respecto al cerebro, la respuesta cardíaca, el pulso, aumenta las emociones positivas y mejora nuestras defensas entre otros.

PRACTICAR A DIARIO

Los ejercicios de meditación los debemos realizar, a ser posible siempre en la misma habitación de la casa.

Aunque recomendable, no todas las personas que quieren practicar meditación tienen la flexibilidad para sentarse en la conocida posición del loto.

Una versión para todos los públicos consiste en sentarse cómodamente en una silla con las piernas ligeramente separadas, el cuerpo erguido, dejando que las manos descansen sobre las rodillas.

RESPIRA PROFUNDO

Muy importante también, durante todo el ejercicio de meditación es mantener una respiración lenta y profunda, permanecer relajados y alejados de todo acontecimiento externo y en total soledad

Esto ahora puede resultar difícil, por lo que siempre se pueden buscar alternativas como dejar que participen otros miembros de la casa y combinar relajación, respiración y complicidad.

Con la meditación diaria llegaremos, entre innumerables otras cosas, a poder controlar nuestros propios pensamientos, adquirir una gran fuerza de voluntad, poder intelectual, serenidad, equilibrio físico, mental y espiritual.

Existen infinidad de vídeos, mantras, música y técnicas para concentrarnos en figuras, colores o paisajes y meditar.

Es cuestión de encontrar aquella con la que nos encontremos mejor y empezar de manera progresiva con respiraciones y meditaciones de corto periodo de duración e ir aumentando ese tiempo de manera progresiva  según pasen los días.

Eso sí, la constancia nos asegura mayor éxito en nuestros propósitos, pero esto es tanto en la meditación como en cualquier otro momento en nuestras vidas.

#YoMeQuedoEnCasa

El cuidado de la salud de nuestros niños y niñas es una prioridad para los poderes públicos, las familias y la sociedad, como lo exige la Declaración Universal de los Derechos de la Infancia de Naciones Unidas y la Constitución Española.

En este sentido,para las autoridades el velar por la promoción de una alimentación saludable, de un grado de actividad física adecuado, del control de la inactividad y de la protección frente a la publicidad de alimentos y bebidas no saludables se convierte en una prioridad.

Los hábitos alimentarios y de actividad física e inactividad adquiridos en los primeros años tienen una gran continuidad en la edad adulta, por ello, cuanto más saludables sean, menor será el riesgo de enfermedades y mala calidad de vida en esta edad y edades posteriores.

Fomentar hábitos saludables a edades tempranas es responsabilidad de todos

De manera constante, los estudios realizados sobre este asunto por parte de las autoridades sanitarias responsables,  destacan que los niños que recibieron una alimentación saludable y  mantuvieron un peso y un índice de masa corporal adecuado tienen mucho menos riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, metabólicas, obesidad y mortalidad cuando son adultos jóvenes, en comparación con aquellos que llevaron una alimentación y estilo de vida inadecuado.

CREAR BUENOS HÁBITOS ES COSA DE TODOS

En los últimos años se está insistiendo en crear hábitos de vida saludable desde las instituciones adecuadas, aunque cualquier esfuerzo es poco si se piensa en la salud de la población, y no servirá de mucho si este esfuerzo no es compartido por todos.

Evitar los productos ricos en azúcares es un paso más para evitar la diabetes tipo 2

Todos somos responsables de que nuestros futuros adultos no sean pacientes con enfermedades tan comunes hoy como Diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares o en última instancia cáncer.

Dejar la responsabilidad de la buena alimentación en manos de los comedores escolares y no mantenerlos fuera de ese entorno es tan ineficaz como hacer lo mismo pero al contrario. De ahí la importancia en que el esfuerzo por crear buenos hábitos no recaiga sólo en una parte de la sociedad.

USEMOS EL SENTIDO COMÚN

No es alarmismo, es sentido común por ver como cada día nuestras autoridades sanitarias trabajan con este tipo de enfermedades, que se hubiesen podido evitar en la gran mayoría de los casos de manera sencilla a lo largo de nuestra vida.

Ponemos nuestro pequeño grano de arena si en casa facilitamos el acceso a fruta fresca y agua en sitio visible y accesible a toda la familia, salimos a caminar y aparcamos un poco más lejos nuestro vehículo, nos bajamos una parada antes o hacemos caso de lo que nos dicen los profesionales de la nutrición y la alimentación para seguir sus recomendaciones.

Lo último y a veces más sencillo de hacer en relación a los alimentos poco saludables.“Si no compro, no lo consumo