Los cortes de digestión o quemaduras producidas por permanecer nuestro tiempo al aire libre no son los únicos peligros que nos acechan en verano.

En cada época del año tenemos una bacteria que prolifera más que el resto por las condiciones climatológicas o el tipo de alimentos que tomamos. Es el caso de la Salmonella en verano.

Esta bacteria contamina los alimentos mal conservados y provoca todo tipo de trastornos intestinales y digestivos, muy graves en algunos casos.

La manifestación más común es la enterocolitis aguda acompañada por fuerte dolor de cabeza, dolor abdominal, diarrea, vómitos que trae consigo una rápida deshidratación sobre todo en niños y ancianos.

Animales domésticos y silvestres como aves de corral, ganado porcino o bobino, pueden ser portadores de la bacteria y una vez ingerido el producto animal contaminado, pasa la bacteria al ser humano.

Huevo crudo o mal cocido y sus derivados, leche cruda y sus derivados, agua contaminada, carne y sus derivados o frutas y hortalizas que se contaminan por una mala manipulación de la persona que las prepara o por los instrumentos contaminados.

A pesar de lo aparatosa que resulta esta infección bacteriana y su rápida propagación, es muy sencillo evitarla

1.- Lavarse las manos antes, durante y después de preparar los alimentos

2.- Refrigerar y conservar los alimentos preparados en recipientes pequeños

3.-Cocinar adecuadamente y por completo los alimentos mencionados de origen animal

4.- Evitar mezclar los utensilios entre alimentos cocinados y crudos. (el cuchillo o la tabla de cortar alimentos crudos debe lavarse bien antes de preparar los cocinados)

5.- Mantener la cocina perfectamente limpia y proteger los alimentos preparados del posible contacto por insectos y roedores

6.- Evitar que una persona con problemas gastrointestinales manipule alimentos y utensilios en la cocina

Como ven , la higiene es la principal solución para evitar la salmonela en cualquier época del año. Ahora en verano es igualmente importante la correcta y aséptica manipulación alimentaria y mantener unas condiciones óptimas de salubridad e higiene en todas las áreas del hogar, principalmente la cocina.

En los meses de estío nos apetecen tomar alimentos refrescantes, el calor aprieta y necesitamos hidratarnos más a menudo sin dejar de nutrir a nuestro organismo para que mantenga el ritmo diario.

De manera habitual consumimos helados o bebidas con hielo para bajar la temperatura corporal, sin darnos cuenta de que esa bajada es momentánea ya que el cuerpo la contrarresta equiparándola a la temperatura ambiente de nuevo.

Por contra los alimentos de sabor picante como las especias o pimientos picantes, suben nuestra temperatura corporal, por lo que nuestro organismo intenta equilibrar hasta equipararlos con los del medio ambiente. Estos alimentos estimulan la circulación sanguínea y producen un exceso de sudoración sobre la piel, por lo que ayudan a refrigerarnos. Pura ciencia.

Además de los alimentos que nos producen sudor y con ello el equilibrio de nuestra temperatura, existen otros que refrescan como por ejemplo los frutos rojos, cerezas y frambuesas. Disminuyen la presión arterial con lo que ayudan a bajar nuestra temperatura a través de la circulación sanguínea.

A estos hay que sumar:

Aguacates, con sus grasas mono y poliinsaturadas nos ayudan a mantener la hidratación de la piel

Melón, ideal para los más pequeños de la casa por su alto contenido en agua y vitamina C

Sandía, perfecta para evitar los “Golpes de calor”. Nos aporta antioxidantes, hidratación y es de fácil digestión

Cítricos, cada uno de ellos nos aportan una cantidad similar de nutrientes, fibra y minerales. Mandarinas, Pomelos, Naranjas y limones, ayudan a mantenernos hidratados y refrescados en los días más calurosos. Recuerde siempre que mejor un zumo natural que cualquier otra bebida carbonatada o alcohólica para mantener la temperatura corporal y las funciones vitales constantes

Semillas de anís, como aliado en verano. Preparar una infusión de anís a media mañana o tarde nos ayuda a depurar nuestro organismo y a facilitar el proceso de digestión por lo que el consumo energético será menor y con ello la sensación de calor o sopor también disminuye

Melocotón y albaricoque. Ambas son frutas refrescantes y desintoxicantes ideales para tomar en verano. Además los albaricoques son una de las frutas que más vitaminas y beneficios nos aportan en esta época.

-Calabacín, Achicoria, Zanahorias, hojas de Menta, Tomates, la naturaleza es sabia y en resumen son los alimentos de temporada los que nos ayudan a combatir las inclemencias del tiempo en cada temporada.

Hay muchas personas que prefieren no cenar para perder pero más rápido, lo que es un auténtico error.

El no cenar por la noche va a suponer pasar cerca de 10 horas en las cuales nuestro organismo no va a recibir ningún nutriente.

En consecuencia, pueden suceder dos cosas: la primera y más grave, no alimentarnos correctamente. La segunda, que nuestro metabolismo se vuelva más lento.

Es bueno que conozcamos, que nuestro metabolismo siempre está en funcionamiento.

Debemos tener en cuenta que la última parte del día sigue siendo muy importante a la hora de perder peso, así pues, vale la pena tener en cuenta unas pautas determinadas.

Para acelerar nuestro metabolismo es necesario cambiar la rutina y reemplazar alimentos que no aportan nutrientes, por alimentos sanos que brinden vitaminas y minerales, y todo lo que permita que nuestro metabolismo funcione adecuadamente, la ingesta de vegetales, proteínas, frutas y agua es parte de este proceso ya que nuestro metabolismo se mide en calorías y el número de calorías que se queman durante el día o la noche depende de muchos factores.

Es mejor cenar dos horas antes de irnos a la cama algo ligero y equilibrado.

Evitar:

  1. Bocadillos, Pasta, Arroz, Pizzas o Carbohidratos en general.
  2. Ajo y cebolla en crudo que provocaría una excesiva fermentación y reflujo de sabor contínuo durante el periodo de digestión nocturna
  3. Productos con azúcar refinado, debido a que el azúcar refinada nos pone en alerta por más tiempo y son calorías vacías que aportamos a nuestra dieta
  4. Ensaladas con lechuga. Puede que le sorprenda, la lechuga es un alimento bastante indigesto debido a su alto contenido en fibra insoluble, provocando que tengamos gases e hinchazón abdominal durante la noche.

Recomendado

  1. Cremas y sopas de verdura
  2. Champiñones a la plancha o al vapor , por su poder saciante
  3. Tortilla francesa que podemos combinar con jamón serrano o de pavo para cambiar sabores y texturas en la ingesta de proteínas
  4. Cereales integrales para que nos ayuden a limpiar nuestros intestinos en la madrugada e igualmente sentir la saciedad que necesitamos.
  5. No más de una pieza de fruta ya que este tipo de fibra y fructosa es recomendable tpomarla durante el día para que nos ayude a sobrellevar la jornada más livianamente
  6. Leche, quesos o yogures desnatados
  7. Pescados como la merluza, el salmón, la dorada, la pescada o cualquier tipo de pescado blanco acompañado por menestra de verduras.
  8. Infusiones de plantas digestivas como la manzanilla, el hinojo o el anís o el té de rosas, que es más rico en  antioxidantes incluso que el té verde, no dispone de cafeína y es ideal para tomar por las noches. Nos ayuda a combatir el estreñimiento y evita la clásica inflamación abdominal.

Otros consejos importantes a tener en consideración serían:

Tomar siempre un vaso de agua antes de cada comida, de manera pausada. Esto nos ayuda a sentir mayor saciedad y tomar los alimentos de manera más tranquila

-Servirnos la cena en platos pequeños y masticar al menos 10 veces cada bocado. Con este consejo hacemos que el bolo alimenticio llegue a nuestro estómago casi digerido por la masticación y salivación con lo que el músculo estomacal trabajará menos y nuestra digestión será más ligera.

-Hacer la misma rutina cada noche antes de dormir, al menos en la última hora del día, es útil para educar y preparar al cerebro para el descanso, además de que contribuye a disparar los desencadenantes del sueño. Con el tiempo el cerebro comenzará a asociar esa rutina con el sueño y favorecerá la quema de grasas durante el descanso.

-Cenar siempre al menos 2 horas antes de irnos a la cama, con ello el trabajo casi acabado de la digestión hace que nuestra circulación sanguínea esté descentralizada del aparato digestivo y descansemos mejor.

Entre los alimentos que contienen azufre se encuentran las carnes, huevos, pescados, mariscos, quesos, eneldo, chirivía, perejil, rábano picante, berros, col, col lombarda, ortigas, verdolaga, espinacas , cebollas, ajos, soja, mangos, pomelos, anacardos.

El azufre como oligoelemento, es uno de los minerales necesarios para que nuestro organismo pueda cumplir algunas de sus funciones vitales. Desempeña acciones desintoxicantes y ayuda a combatir las bacterias del cuerpo.

Además es necesario para el buen funcionamiento del tejido conectivo en nuestro cuerpo.

El azufre no se encuentra como tal en nuestro organismo, sino en forma de sulfato.

El azufre cumple unas funciones imprescindibles para la salud. Por este motivo, si lo tomamos como suplemento natural en caso de necesitarlo, ayudaremos al cuerpo a conseguir los siguientes beneficios:

  • Mejora la función del hígado y contribuye a la depuración natural del organismo.
  • Alivia los dolores causados por las enfermedades reumáticas.
  • Regula los niveles de glucosa en sangre.
  • Mejora la función digestiva.
  • Colabora en la oxigenación cerebral.
  • Regula el sistema nervioso
  • Mejora el metabolismo de las grasas y de los hidratos de carbono.

El azufre, tanto si forma parte de los componentes de los productos cosméticos como si lo consumimos con los alimentos, nos permite cuidar la salud de la piel, el cabello y las uñas.

Se recomienda, en especial, a aquellas personas que sufren alguno de los siguientes desequilibrios:

  • Congestión hepática y dificultad a la hora de digerir los alimentos.
  • Niveles altos de colesterol o triglicéridos.
  • Trastornos nerviosos como ansiedad, estrés o depresión.
  • Fibromialgia.
  • Enfermedades reumáticas.
  • Acné.
  • Dermatitis.
  • Alopecia.
  • Diabetes.
  • Enfermedades autoinmunes

Como siempre, recomiendo consultar con un profesional de la salud antes de tomar cualquier suplemento natural, en especial, si tomamos medicación o sufrimos algún problema que se pueda complicar con la ingesta de cualquier producto.

En un artículo anterior hablamos de los oligoelementos como sustancias químicas que se encuentran en pequeñas cantidades en el organismo para intervenir en el metabolismo.

Se les conoce de esta manera (oligoelementos) debido a que la cantidad requerida de cada uno de ellos es menor a 100 mg. Estos elementos químicos, en su mayoría metales, son esenciales para el buen funcionamiento de las células. 

Es muy importante tener una aportación diaria de oligoelementos dentro de nuestra alimentación, ya que nuestras células son permanentemente atacadas por el estrés, el cansancio, los disgustos y las enfermedades, por consiguiente, el consumo de estos elementos químicos activan dos sistemas que luchan en contra de estos radicales llamados: enzimáticos. La dieta es la principal puerta de entrada de aluminio en el organismo humano. La mayoría de alimentos lo contienen, ya que es un metal omnipresente en el medio ambiente. Los vegetales, el té o las especias tienen el índice más elevado en aluminio, mientras que la carne apenas contiene restos. Según la EFSA, la ingesta diaria procedente de la dieta oscila entre tres y diez miligramos, en función del tipo de alimento y su contenido en aluminio. Estos alimentos están elaborados con sales de aluminio (no autorizadas en todo el mundo), lo que provoca que la cantidad de este metal sea mayor.

Participan en varias funciones corporales y cada elemento tiene un rango óptimo de concentraciones, dentro de los cuales el organismo funciona adecuadamente por la eficiente estipulación del sistema inmunitario, que crea resistentes defensas contra estos radicales que envejecen o perjudican nuestras células. Por otra parte, este sistema inmunitario podría dejar de funcionar eficientemente tanto por presentar deficiencia como por presentar exceso en uno de estos oligoelementos. 

Una de las funciones del ALUMINIO como oligoelemento es regular la calidad de nuestro sueño.

Tiene una acción en el sistema nervioso. Ayuda al trabajo intelectual y mejora los estados de ansiedad, insomnio y estrés.

Todos los vegetales contienen cantidades pequeñas de aluminio, ya que es un mineral muy abundante en la tierra. De hecho, es el tercer elemento más presente en la corteza terrestre, junto con el oxígeno y el sílice. Sus efectos son tóxicos para la salud y, por ello, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha estudiado en varias ocasiones su límite de ingesta para asegurar su inocuidad.

 

 

Los tejidos vivos contienen numerosos elementos químicos en cantidades apenas apreciables.

Estos elementos químicos reciben el nombre de OLIGOELEMENTOS.

Son componentes químicos que resultan imprescindibles para muchos procesos del organismo humano, pero en concentraciones menores a los 100 miligramos por día.

Estos elementos se forman en el suelo o a partir de organismos vegetales y animales.

Continuamente escuchamos que determinados productos de herbodietética contienen en su composición este tipo de elementos.

Hoy día ya se conoce que son 15 los oligoelementos imprescindibles para el ser humano, a pesar de su ínfima cantidad en nuestros organismos.

Aluminio, Azufre, Bismuto,Cobalto,Cobre,Flúor, Fósforo, Hierro, Litio, Manganeso, Magnesio,Níquel,Potasio,Yodo y  Zinc.

Resultan indispensables para la buena absorción de otros elementos y compuestos químicos de nuestro organismo como el hierro, Vitamina C y participan en infinidad de procesos metabólicos y bioquímicos diariamente.

Algunas de sus propiedades más conocidas son:

ALUMINIO .Regularización del sueño (Se encuentra en todo tipo de vegetales)

AZUFRE .Detoxicante hepático ( Se encuentra en huevos, quesos, chirivía, apio, perejil, lentejas, plátanos, guayabas, anacardos, carambolas, semillas de girasol, avena)

BISMUTO .Desinflamatorio y antiinfeccioso. (Se encuentra en la raíz de maca y vegetales marinos)

COBALTO . Vasodilatador (Se encuentra en albaricoques, col, espinacas, cebollas, guisantes verdes, lechuga, tomates, higos y zanahorias)

COBRE. Calambres abdominales (Se encuentra en avena, levadura de cerveza, plátanos, champiñón)

FLÚOR. Caries y osteoporosis ( Se encuentyra en el salmón, arenque, caballa, leche en polvo, queso cheddar, germen de centeno, copos de avena, trigo sarraceno, pomelos. soja verde, espinacas tiernas, anacardos)

FÓSFORO. Debilidad muscular. Osteomalacia. (Se encuentra en cereales integrales, frutas y verduras frescas y frutos secos)

HIERRO .Formación de hemoglobina. ( Se encuentra en cereales integrales, frutos secos,guisantes y habas secas, harinas de avena y almortas, manzanas, salvado y uvas pasas)

LITIO. Insomnio, neurosis y depresión ( Se encuentra en tomates, champiñón, remolacha, pepinos, col y cereales integrales)

MAGNESIO. Sedante nervioso .(Se encuentra en germen de trigo, cacahuetes tostados, judías secas, pan integral, copos de avena, avellanas y nueces)

MANGANESO. Equilibra la glándula tiroides. Anemia y retraso en el crecimiento (Arroz integral, frutos cítricos,ciruelas, espinacas, lechuga,remolacha,nueces y harinas integrales)

NIQUEL. Formación de glucógeno Hepatocitosis y astenia física. (Cacao, regaliz, tomate, frutos secos , rábanos, lentejas, ostras, kiwis, peras y uvas)

POTASIO. Equilibrio hídrico. Entumecimiento de extremidades. Dilatación cardíaca (Apio, berros, higos, lentejas, manzanas, trigo integral, uvas frescas y pasas)

YODO. Hipotiroidismo y bocio , aumento del metabolismo (Arándanos, yogures orgánicos, frijoles, fresas, sal del himalaya, papas, algas marinas)

ZINC. Favorece la formación de insulina,

Su importancia radica en que forman parte íntrinseca del cuerpo humano y participan en todas las reacciones orgánicas en mayor o menor medida.

Son esenciales para mantener en forma nuestro cerebro, músculos, regular la hormona tiroidea o los glóbulos rojos.

La mejor forma de tomar oligoelementos, sin duda es a través de una dieta balanceada y nutritiva, con abundante cantidad de frutas y verduras que son fáciles e encontrar en nuestro mercado más cercano.

Esta fruta, originaria de América, llegó a España en el siglo XIX. Desde entonces, las fresas y los fresones españoles, cultivados mayoritariamente en Huelva, tienen fama de tener una gran calidad. Por este motivo, son muy demandadas por el resto de países europeos, especialmente por Francia, Alemania y Reino Unido.

Las diferencias entre las fresas y los fresones se podrían resumir en:

  • El origen. Aunque tanto la fresa como el fresón pertenecen a las Rosáceas Fragarias, el fresón es un híbrido de diferentes especies y la fresa crece de una planta llamada vesca.
  • El tamaño de un fresón es más grande. Suele medir entre los 18 milímetros y los 22, aunque también las hay pequeñas. En cambio la fresa es mucho más pequeña, más bien redonda, y no medirá más de 6-7 milímetros.
  • Suelen tener un sabor un poco más ácido que la fresa, que son algo más dulces.
  • La mayoría de fruterías suelen comercializar fresones. La razón de esto es que la fresa es muy difícil de transportar sin que se estropeen. Lo normal es que sólo se vendan en los mercados locales.

Entre sus propiedades nutricionales destacamos el que son indispensables en nuestra dieta ya que mejoran notablemente el tránsito intestinal.

  • Buenas para  el sistema nervioso y muscular (por su alto contenido en potasio).
  • Poseen acción anti-inflamatoria y anti-coagulante (por el ácido salicílico que contienen).
  • Favorece la formación de glóbulos rojos y blancos (por lo que es ideal para las personas con anemia).
  • Es diurética, de acción desinfectante y alcalinizadora de la orina
  • Es buena para reducir la tensión arterial (por su alto contenido en potasio).
  • En la prevención contra el cáncer por su fenoles con poder antioxidante y antiinflamatorio.
  • Para evitar enfermedades oculares relacionadas con la edad, como las cataratas y la degeneración macular.
  • Para la salud ósea dado que contiene potasio, vitamina K y magnesio.
  • Refuerza el sistema inmunológico, favoreciendo la formación de anticuerpos Mejora dientes y huesos (gracias a la vitamina C).

Beneficios para el organismo

El fresón trabaja para mejorar nuestro organismo. Según explica la doctora López Fernández, el consumo de esta fruta tan común en esta época del año puede resultar muy beneficioso en el día a día de quien lo incorpora a su dieta llegada la primavera.

— Aumenta las defensas, por lo que ayuda al cuerpo a luchar y evitar posibles catarros y los efectos de la temida astenia primaveral.

— Depura el organismo, ayudando a mejorar la digestión y a sentirnos más ligeros en nuestro día a día gracias a su alto contenido en fibra.

— Combate la anemia, con lo que nos sentiremos con más energía.

— Mejorar las funciones hepática y renal, gracias a los nutrientes que contiene y, además, ayuda al tránsito intenstinal.

Ayuda a adelgazar y a prevenir enfermedades

Existen muchas frutas y plantas con propiedades curativas y paliativas, sin embargo, el fresón es una de las estrellas de la temporada en esta línea.

Aunque su consumo habitual y recomendado es se enmarca entre marzo y julio, los invernaderos hacen que esté disponible durante más tiempo.

Además de ayudar a adelgazar, ya que el 85% de su composición es agua, con propiedades diuréticas, el fresón ayuda en la prevención de enfermedades muy comunes y a ayudar en otras situaciones como el embarazo, donde su consumo es muy recomendado debido a su alto contenido en ácido fólico.

Desaconsejado a alérgicos a la aspirina

Sólo se desaconseja su consumo en un caso en concreto, en el que puede resultar perjudicial para la salud: en el de las personas alérgicas a la aspirina (ácido acetilsalicílico) por la riqueza de esta fruta en salicilatos.

Consumir 100 gramos al día nos aporta:

— 55 miligramos de vitamina C.

— 0,03 gramos de grasas saturadas.

— 32,24 kilocalorías.

— 5,51 gramos de carbohidratos.

— 1,68 gramos de fibra.

— 0,81 gramos de proteína.

El zumo de limón puro y natural, compuesto por ácido abscórbido biológico, no debe confundirse con el ácido abscórbido industrial, fabricado o producido por medio de síntesis químicas, el cual como se sabe contiene la mayor parte de propiedades químicas y físicas pero NO TODAS LAS PROPIEDADES BIOLÓGICAS en igual medida e intensidad que en su forma natural. Esto es debido a que carece se las propiedades que le confieren la tierra dónde crece el árbol y las condiciones climatológicas que maduran el fruto llamada Radiovitalidad Biológica .

Entre las acciones positivas de incluir el limón en nuestra vida diaria se encuentran:

1.- ACCIÓN REVIGORIZANTE. 

El limón y su zumo están altamente recomendados para periodos de debilidad biológica. Falta de apetito, malnutrición, astenia, anorexia, debilidad muscular o sexual.

2.- ACCIÓN CALMANTE DEL DOLOR

En el sentido de calmar y disminuir los dolores debidos a traumatismos de cualquier tipo cicatrices o post-operatorios.

En casos de enfermedades de tipo metabólico, (tiroides, diabetes, gota…) de tipo infeccioso (reuma, fiebres tifoideas) o de tipo carencial ( Beri-beri, escorbuto, pelagra…)

3.- ACCIÓN DESINTOXICANTE

Ayuda a nuestros órganos internos a neutralizar y eliminar los tóxicos que ingerimos de forma continua e inconsciente, por medio de la ingesta habitual de alimentos tratados con productos fitosanitarios en su proceso de crecimiento, maduración o transporte etc.

4.- ACCIÓN NUTRIENTE-REHIDRATANTE

Nutre los tejidos por medio de favorecer la buena digestión, si es tomado media hora antes de las comidas. Favorece la acción hidratante apagando la sed de personas con la boca seca, mal sabor en la boca, amargor, en estados de deshidratación agudos o crónicos. Se aconseja a deportistas, para rehidratarse correctamente tras la competición o entrenamiento.

5.- ACCIÓN REEQUILIBRANTE

Devuelve al organismo su estado normal cuando está alterado aunque sea ligeramente como por ejemplo en casos de vómitos, cansancio muscular, falta de concentración mental, convalecencia.

NO COMBINAR CON:

No existen contraindicaciones en su consumo pues carece de toxicidad para nuestro organismo. Sí hay qe tener en cuenta ciertas advertencias sobre su ingesta.

No debe combinarse con los alimentos harinosos de todo tipo, frutos dulces ya que da ligero dolor de estómago o acidez, con la leche pues la hace coagular, con el tomate por su distinto tipo de axcidez.

ES COMPATIBLE CON:

Los frutos secos oleaginosos, huevos y verduras de hoja verde