Es el órgano más grande dentro del cuerpo. Ayuda a digerir los alimentos, almacenar energía y eliminar toxinas.

Hígado y Vesícula Biliar

La enfermedad por hígado graso es una condición en la que se acumula grasa en él.

Hay dos tipos principales:

  • Enfermedad del hígado graso NO alcohólico, donde existe inflamación y daños en las células del hígado, y grasa. Se relaciona directamente a obesidad y mala alimentación
  • Enfermedad del hígado graso por alcohol, también llamada esteatosis hepática alcohólica, relacionada a su alto consumo

Esta enfermedad afecta a casi el 25% de la población en el mundo y al 30% de los españoles
Los investigadores no conocen la causa del hígado graso, pero sí saben que es más común en personas que:

  • Tienen diabetes tipo 2 y prediabetes
  • Padecen obesidad
  • Son de mediana edad o mayores (aunque los niños también pueden sufrirla)
  • Tienen altos niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre
  • Tienen presión arterial alta
  • Han estado expuestos a algunas toxinas

Antes que necesite un trasplante de hígado, lo mejor es comenzar cambiando de hábitos de vida y alimentarios

A tener en cuenta:

Adelgazar,  Salud, Estilo De Vida
La obesidad es un factor importante en esta y otras enfermedades actuales
  • Consuma una dieta saludable abundante en frutas, verduras y granos integrales
  • Incluya alimentos con omega 3 como pescado azul ( 2 veces por semana) y nueces ( 4 o 5 diarias)
  • Vitamina E, vitamina C como antioxidantes para ralentizar el avance de la enfermedad. La puede encontrar en AOVE, aguacates, cítricos entre otros.
  • Antioxidantes. Alimentos como espárragos, brócoli, berros, col, ajo y cebollas son fuente de glotation. Este compuesto es un potente antioxidante que protege las células hepáticas 
  • Probióticos. Tomar todos los días yogur desnatado, kefir, vegetales fermentados como chucrut o el miso reducen la acumulación de grasa en el hígado.

Otras medidas

Hacer ejercicio a diario, beber suficiente agua a lo largo del día y evitar contaminar nuestro organismo con cualquier tóxico ( alcohol, tabaco, contaminación, estrés)

El hígado graso no alcóloco agrava otras enfermedades que padece la persona y provoca la aparición de nuevas patologías.

Es para tomarlo en serio.

Si sospecha o padece la enfermedad, no dude en consultar con su Dietista para empezar a tomar estas y otras sencillas medidas al respecto.

Se definirá dislipemia o hiperlipidemia como la alteración de lípidos en sangre.

Consiste en la presencia de altos niveles de colesterol, triglicéridos o ambos a la vez, en el organismo. 

Los lípidos cumplen funciones esenciales e importantes, por ejemplo en el sistema hormonal.
El problema aparece cuando comienzan a acumularse

Un nivel alto se asocia al desarrollo de enfermedades crónicas y degenerativas, responsables de la  disminución del tiempo y calidad de vida de las personas que las padecen

Obesidad, hipertensión, diabetes mellitus, infarto agudo de miocardio o eventos vasculares cerebrales son cada vez más habituales

Los azúcares también cuentan

Curiosamente no pensamos en los hidratos de carbono simples o azúcares cuando hablamos de este tipo de enfermedades y créanme cuando les digo que tienen mucho que ver con ellas.

Tanto las grasas que consumimos como los 
«
azúcares»  nos sirven como fuente de energía.

En ambos casos, aquellas que no se utilizan a lo largo del día, se irán acumulando en los depósitos de grasa del organismo para ser utilizadas en caso de necesidad. 

El estilo de vida actual hace difícil que este equilibrio entre energía consumida y gastada se lleve a cabo de manera natural, por lo que la ecuación irá a favor de la acumulación y como resultado obtendremos sobrepeso.

La solución está en nuestras manos

Debemos cuidar todos los aspectos de nuestra alimentación además de seguir unas pautas sencillas y asequibles en el estilo de vida como:

  • Llevar una dieta adecuada a nuestras necesidades en las que se incluyan grasas saludables procedentes de carnes magras, pequeños pescados azules o  frutos secos
  • Hidratos de carbono procedentes de cereales integrales
  • Proteínas de alto valor biológico procedentes del huevo además de otras proteínas de calidad
  • Evitar el alcohol y el tabaco 
  • Hacer ejercicio diario moderado

El objetivo principal es bajar, a niveles normales, la concentración de ellos en sangre y evitar la multitud de problemas asociados que podrían afectarnos. 

Por tanto dediquemos un poco más de tiempo a nuestra alimentación, uno de los principales factores que condicionan nuestra salud.

El otoño nos devuelve a la rutina tras las vacaciones. Debemos adaptarnos a la vida cotidiana, cambio horario y otros factores.

Esto hace que nuestro ánimo se reduzca y en ocasiones aparezca agotamiento  somnolencia, desánimo, dolores de cabeza … la llamada astenia otoñal.

¿Qué es la astenia?

La astenia en general es una situación pasajera que solo requiere un pequeño periodo de adaptación para volver a reajustar nuestro ciclo circadiano .

Para que todo vuelva antes a la normalidad, podemos adoptar unos hábitos saludables como:

  1. Practicar ejercicio de manera regular
  2. Respetar las horas de sueño
  3. Dedicar algo de tiempo a nuestro ocio y aficiones.
  4. Llevar una alimentación equilibrada. 

La alimentación como factor principal

Nuestra despensa debe estar llena de frutas y verduras, pero hay alimentos concretos que son más eficaces para afrontar el desánimo, el cansancio y la apatía típicos esta época del año.

Algunos alimentos destacan por su acción sobre el sistema nervioso, para generar sensación de bienestar, un mejor descanso o mayor concentración en los estudios como el chocolate por su contenido en teobromina o el aguacate por el triptófano.

Toma nota:

  1. Triptófano: Es clave para la fabricación de serotonina, que a su vez se convierte en melatonina de noche y te ayuda a dormir bien. Sólo se obtiene a través de la alimentación, por lo que es obligado que lo incluyas en tus menús. Se halla en huevos, lácteos, pescado, carnes, legumbres (soja), frutos secos y frutas (plátano, piña y aguacate).
  2. Hierro: La falta de este mineral provoca cansancio, mareos y falta de concentración. Los alimentos más ricos en hierro son el marisco (berberechos, almejas y similares), carnes, pescados y legumbres.
  3. Vitamina B6:  Su carencia puede causar astenia y nerviosismo. La vitamina B6 se encuentra en el germen de trigo, pescado azul, frutos secos, legumbres, cereales integrales y la levadura de cerveza.
  4. Vitaminas A, C y E: Aportan antioxidantes, cuya ausencia provoca un estrés oxidativo que ocasiona una astenia continua. Frutas, verduras y hortalizas las contienen.
  5. Omega 3 y Omega 6: Estas grasas constituyen el 30% de la estructura lipídica el cerebro, por lo que son claves para la «salud» de tus neuronas y un buen funcionamiento del sistema nervioso. El pescado azul es rico en omega 3, y el aceite de girasol y maíz en 6.
  6. Hidratos de carbono: La glucosa es el “combustible» del cerebro. Y para lograr la cantidad necesaria es importante incluir hidratos de carbono complejos (pan, arroz y pasta integrales) que proporcionan energía de forma gradual a lo largo de la jornada.

No es difícil como puedes comprobar, es cuestión de preparar un menú semanal en el que se eviten los alimentos ricos en grasas saturadas y ultraprocesados y aumentes el de alimentos frescos y de temporada. ¿Te apuntas?

 

No existe «una» arcilla, sino «arcillas» cuyas diferencias estructurales son considerables. Son compuestos complejos de diversas sustancias minerales al igual que sus efectos biológicos.

Las arcillas son rocas sedimentarias provenientes de la erosión lenta de los granitos. Su componente principal es un silicato de alúmina hidratado. Las arcillas llegan a humedecerse con facilidad y forman pastas impermeables y plásticas, que al secarse se contraen y agrietan. El silicato de alúmina hidratado casi nunca se presenta solo en la naturaleza; de ahí que el color de la arcilla varía en función de lo que lleve mezclado y en proporciones variables. Sus colores van desde el pardo al rojizo, pasando por la gama de los amarillos, ocres y verdes. El caolín es de color blanco.

La arcilla permanece activa en condiciones normales, cuando la elevación de la temperatura ha sido demasiado alta pierde gran parte de sus propiedades, puesto que se queda inerte. Por tanto hay que evitar todo calentamiento directo, todas tienen más o menos las mismas cualidades, pero en proporciones a veces muy diferentes. Esto explica que una arcilla pueda resultar particularmente eficaz para una persona y no para otra. Por tanto lo ideal es adecuar el tipo de arcilla a la persona

Las variedades de arcilla que recomiendo para uso externo, las diversas montmorillonitas (sódica, cálcica, hectórica sódica).  Podemos encontrarla en tonos verde o gris. Sirve para purificar los aceites vegetales y las materias grasas.

Muy rica en magnesio. Contiene silicio, óxido de hierro, óxido de aluminio, óxido de manganeso, cal, óxido de magnesio, potasio, sosa, óxido de titanio y fosfatos. Su capacidad de absorción y su pureza le convierten en una arcilla de cualidades excepcionales, muy superiores a la arcilla verde ordinaria. Es a la vez desintoxicante, remineralizante y absorbente.

En dolores articulares podemos preparar un bol con 5 cucharadas soperas de arcilla verde o blanca y añadir agua tibia mientras mezclamos bien hasta que forme una pasta y aplicar sobre la zona dolorosa o inflamada una capa generosa. retiramos pasados 20 minutos con agua tibia y terminamos con agua fría. Puede añadir a la arcilla 10 a 20 gotas de aceite esencial de tomillo o hisopo para aumentar el efecto.

Otra opción es darse a diario un baño caliente con una o dos cucharadas soperas de arcilla y 20 gotas de tomillo o hisopo.

 

Un error muy común  es poner la cabeza hacia atrás o taponar con u  algodón. Para evitar posibles complicaciones existen remedios muy sencillos que de manera natural hacen que evitemos complicaciones posteriores.

Una hemorragia nasal es la pérdida de sangre del tejido que recubre la nariz. El sangrado ocurre con más frecuencia en una fosa nasal únicamente. Aunque pueda resultar motivo de alarma, lo cierto es que rara vez puede llegar a resultar de gravedad para la persona afectada.

La nariz , por su ubicación en el rostro,  es más propensa a sufrir una lesión en caso de golpe . Es un órgano repleto de conductos sanguíneos por lo que es muy probable que hayamos sufrido al menos un sangrado a lo largo de la vida.

Las causas más comunes son

  • Sinusitis, golpes en la zona, bajos niveles de humedad climática, alergias nasales, lugares de mucha altitud, uso de drogas, deficiencia de calcio, hipertensión, alergias o tabique desviado, abuso de aspirinas o medicamentos anticoagulantes.

¿Qué se debe hacer?

1º paso: Ayudar a la víctima a sentarse.

2º paso: Ayudar a la persona a inclinarse hacia delante para evitar que trague sangre. Pedirle que respire por la boca

3º paso: Aplicar compresas frías sobre el puente nasal para que los vasos sanguíneos se cierren

Qué no se debe hacer:

-No introducir los dedos dentro de la nariz.

-No introducir un algodón, éste se pegará cuando seque la sangre y volverá a sangrar.

-No ingerir medicamentos

Remedios para detener la hemorragia nasal

  • Agua salina: en un vaso de agua pon una pizca de sal y rocíala dentro de la nariz.
  • Limón: coloca una o dos gotas de jugo de limón en la fosa nasal sangrante.
  • Con la cabeza hacia atrás, poner un cubito de hielo en la palma de la mano y cerrarla hasta que empiece a derretirse. Esta sensación de frio en la palma de la mano provoca el cese casi inmediato de cualquier hemorragia nasal leve.
  • Cuidados medioambientales: asegúrate de que el medio no esté muy seco. Si es posible emplea un humidificador de aire.

Siempre es mejor prevenir la hemorragia nasal:

  • Evita hurgar en nariz
  • Aplica de vez en cuando algún lubricante natural (vaselina)
  • Mantén húmedas tus fosas nasales aplicando vitamina E varias veces al día. Basta que rompas una cápsula y empapes un trozo de algodón en dicha sustancia dentro de la nariz.
  • Realiza vaporizaciones con frecuencia
  • Ingiere alimentos con altas cantidades de vitamina C, como los cítricos, pues este nutriente ayuda a formar el colágeno, responsable de mantener húmedo el tejido nasal.

Ante cualquier otro síntoma que no sea una leve hemorragia, acudir de inmediato en busca de la asistencia profesional necesaria.

La ancestral medicina tradicional china ( MTC ) demostró con el paso de los siglos, la relación directa entre los sabores, colores, tipología física de las personas, estaciones del año, órganos internos , etc… y todo esto forma un compendio con el que comprender y mejorar el bienestar de las personas. Haciendo un pequeño mapa mental, nos basamos en los 5 sabores principales para encontrar el equilibrio emocional que a veces necesitamos.

Salado.

Si abusamos de la sal, cada vez necesitaremos tomar más cantidad. De ahí que los alimentos salados estén relacionados con los deseos compulsivos y la ansiedad. La sal estimula el riñón y su exceso puede afectar al corazón. Algunos miedos podrían tener su origen en una deficiencia de riñón en términos energéticos, que puede compensarse con una mayor ingesta de legumbres y  cereales. Estos últimos está comprobado que impulsan la fuerza de voluntad.

Dulce.-

La apetencia por el dulce está asociada a las preocupaciones. Este sabor, consumido de manera moderada, calma la inquietud y humor excitado, pero también puede llevar a sentimientos de codicia e incluso dependencia emocional. De manera general, según la MTC lo dulce beneficia energéticamente al bazo y estómago. Si el primero está débil se puede deber a una insuficiencia de la sangre que repercute en el hígado y el corazón, lo cual puede llevar a la ansiedad.

Picante.-

El picante es un excitante físico y estimula las sensaciones corporales.  Su consumo en exceso resulta irritante y lo mismo ocurre con las emociones ligadas a este sabor. La MTC nos habla de asociar lo picante a la tristeza, por lo que su consumo en dosis moderadas puede ayudar a compensar la melancolía.

Ácido.-

El sabor ácido y agrio agudizan nuestro intelecto y promueven el ingenio. Su consumo excesivo puede tener efectos sobre el carácter, volviéndolo amargo o provocar resentimientos. Este sabor es beneficioso para el hígado y la vesícula. La visión oriental de esta teoría señala que una persona es irascible cuando tiene exceso de elemento fuego, o calor energético en estos órganos por lo que debe tomar alimentos naturales frescos ácidos de manera moderada para compensar.

Amargo.-

El exceso de alimentos con este sabor suele estar asociado a emociones amargas, insatisfacción y frustración. Su consumo moderado beneficia al corazón y el tránsito intestinal. Órganos internos que además en la MTC  asocian directamente a la alegría y el amor. Recomiendan tomar frutas y verduras amargas para evitar la ansiedad y el insomnio.

En definitiva, debemos involucrarnos directamente en la elaboración de nuestra dieta para con ello encontrar en la naturaleza el equilibrio emocional y orgánico que necesitamos cada día de nuestra vida.

Es imposible pensar en mejorar nuestra calidad de vida o evitar alguna enfermedad crónica sin ocuparse antes del mal funcionamiento intestinal. Alergias, enfermedades de tipo crónico, cefaleas transitorias o migrañas, depresión o tristeza y malestar son sólo algunos ejemplos.

Más allá de ser un órgano dentro del sistema digestivo u órgano excretor, el intestino ha sido considerado por la sabiduría ancestral como el centro desde donde se maneja nuestra salud e incluso estado de ánimo.

Cuando nuestros intestinos funcionan correctamente, las evacuaciones deben ser normales , (Sencillas u periódicas teniendo en cuenta la velocidad de nuestro tránsito intestinal , tantas veces al día como comidas importantes hayamos ingerido) y generadas sin necesidad de otro auxilio externo que una alimentación equilibrada.

Para comprobar la velocidad de nuestro «Tránsito intestinal» incluiremos en nuestro almuerzo verduras como las espinacas o remolachas, controlando en las horas posteriores el tiempo transcurrido hasta la aparición de heces teñidas de rojo o verde oscuro.

Un tránsito lento y acumulación de escorias en las paredes del colon provoca presión en las paredes del abdomen y evita la correcta absorción de nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del organismo.

Algunos alimentos «clave» para lograr el equilibrio y regularidad intestinal son:

-Higos y ciruelas

-Semillas de lino o zaragatona

-Todas las Algas , por su contenido en mucílagos

-Cáscaras de frutas orgánicas ricas en pectina ( debidamente lavadas)

-Las algarrobas

-El silicio contenido en alimentos como la avena, cebada, perejil , ortiga, guisantes y ajos…

Alimentación acompañada de ejercicio diario moderado (sobre todo para tonificar la zona abdominal), pueden ser grandes aliados para ayudarnos a mejorar el tránsito en nuestros intestinos, limpiarlos y por ende ayudar a evitar otro tipo de síntomas y enfermedades asociadas, más allá de las limpiezas de colon, enemas y otras técnicas depurativas para las que debería consultar siempre y en cualquier caso al especialista.

 

 

La siesta, criticada y alabada por quienes discuten si es necesaria o un capricho.

Desde luego, no una siesta de «Pijama, padre nuestro y orinal « como decía D.Camilo José Cela, pero si una de entre 15 y 30 minutos para encontrar los múltiples beneficios que nos aporta en todos lo sentidos. Sus defensores no se ponen de acuerdo con la duración de la misma. Sea como fuere, es necesaria una siesta, un pequeño descanso tras el almuerzo para reponer fuerzas.

Si tomamos en cuenta el lugar de residencia, no opinan lo mismo de la siesta los españoles que los ingleses. costumbres, climatología, dieta o tradición influyen bastante a la hora de buscar un merecido descanso, tras las veraniegas noches cuando la temperatura no baja de 25 grados y es difícil descansar apropiadamente.

Personalmente estoy totalmente a favor de fomentar la siesta de 15 o 20 minutos. Una «cabezadita» sobre todo cuando el descanso nocturno no ha sido el adecuado , el trabajo matinal resultó excesivo o conoces alguno de sus beneficios para la salud.

1.- Ayuda a disminuir el estrés y el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y aumentar el estado de ánimo

Cuando dormimos se liberan hormonas como el cortisol, que estimula el sistema inmunologico, reduce el estrés y la ansiedad, ayuda a reparar tejidos y a perder peso. Dormir una siesta diaria de 45 a 60 minutos disminuye la presión arterial y el ritmo cardíaco

La serotonina que regula el sueño, apetito y estado de ánimo inunda nuestro cerebro cuando dormimos y descansamos, lo que proporciona sensación de bienestar

2.- Aumenta la capacidad de aprendizaje, concentración y creatividad.

El sueño permite afrontar nuevos conocimientos y fijar los ya adquiridos. Por esto, el descanso tras el almuerzo aumenta la productividad y creatividad en el rendimiento laboral y escolar.

Una siesta incluso de 6 minutos contribuye a aumentar y mejorar la concentración.El sueño facilita el almacenamiento de la memoria a corto plazo y deja espacio para nuevos datos. Cuando se alcanza la conocida como fase REM (fase de gran actividad cerebral en la que soñamos) nos lleva menos tiempo y esfuerzo resolver cualquier tipo de problema

3.- Mejora los reflejos y fomenta la positividad.

Un estudio de la NASA concluyó que los pilotos que «sesteaban» durante 26 minutos diarios cometían un 34%menos de errores en el trabajo y duplicaban sus niveles de alerta.

Aquellas personas que duermen siesta y pasan por la fase REM aumentan su nivel para sentirse receptivos a estar más felices

Con estos datos sólo me queda proponer una siesta diaria de 30 minutos y empezar

Deshidratación significa que el cuerpo no tiene tanta agua y líquidos como debiera. La pérdida de un 1% del agua corporal provoca la sensación de sed. A partir del 5% aparecen desórdenes graves, como desaceleración del ritmo cardíaco, náuseas, vómitos, apatía, delirio, espasmo muscular o deficiencia de la función renal. La pérdida de un 20% del agua corporal puede causar la muerte

El agua es un componente esencial de todos los tejidos corporales. Cumple una función vital, ya que es el medio necesario para todas las reacciones y es el componente estructural de todas las células. Además, actúa como medio de transporte de los nutrientes y sustancias del cuerpo. Una de sus funciones más importantes es el mantenimiento de la temperatura corporal, ya que mediante la evaporación del sudor el cuerpo logra disipar el calor.

Hay ciertos grupos vulnerables, a los que se debe prestar mayor atención a su estado de hidratación:

Ancianos: El deterioro de los mecanismos de termorregulación produce una disminución de la sensación de sed y son más reacios a beber. Además, los problemas de movilidad pueden limitar el acceso al agua.
• Niños: Su sentido de la sed no se ha desarrollado completamente, por lo que suelen beber menos agua de la que necesitan.
• Enfermos: Tienen pérdidas anormales de agua (por fiebre, sudor, vómitos, diarrea, etcétera), por lo que son susceptibles a la deshidratación.
• Deportistas: Presentan una excesiva pérdida de agua por el sudor y una disminución de la sensación de sed.
• Mujeres embarazadas y en período de lactancia: Los requerimientos de agua durante esta etapa aumentan para poder producir leche.
• El calor extremo también favorece la deshidratación, al aumentar considerablemente las pérdidas de agua por sudor.

La ingesta adecuada de líquidos es fundamental para mantener un estado adecuado de hidratación. El requerimiento normal de agua en el adulto sano es de 1,5 a 2 litros al día. En caso de actividad física o excesivo calor se puede necesitar más de 3 litros.

La deshidratación puede estar causada por la pérdida excesiva de líquidos, por no ingerir suficiente agua o líquidos o por ambas. El cuerpo puede perder demasiados líquidos a causa de:hoja agua
• Sudoración excesiva (por ejemplo, a causa del ejercicio)
• Gasto urinario excesivo, como en la diabetes no controlada o con el uso de diuréticos
• Fiebre
• Vómitos o diarrea

Puede sentir la boca pegajosa o reseca, letargo o coma (con deshidratación severa), ausencia o disminución del gasto urinario; la orina aparece de color amarillo oscuro, ausencia de lágrimas. ojos hundidos, fontanelas hundidas (el punto blando en la parte superior de la cabeza) en el bebé. Si usted puede igualmente presentar vómitos, diarrea o sentir que no puede «retener nada». Todo lo anterior podría estar causando la deshidratación.

Lo más importante entonces es tomar líquidos. Generalmente es suficiente en casos de una deshidratación leve. Es mejor tomar pequeñas cantidades de líquido frecuentemente (utilizando una cuchara o una jeringa en los bebés y en los niños), en vez de tratar de forzar una gran cantidad de líquido de una sola vez. La ingesta de grandes cantidades de líquido de una sola vez puede producir más vómitos.
Las soluciones de electrolitos o las paletas de helados son muy efectivas y están disponibles en las farmacias. Las bebidas para deportistas contienen mucho azúcar y pueden causar o empeorar la diarrea.
En los casos de deshidratación moderada a grave, puede ser necesaria la hospitalización y la administración de líquidos intravenosos. El especialista intentará determinar y luego tratar la causa de la deshidratación más adecuada en cada momento.

Por todo esto, incluso cuando usted esté bien de salud, tome mucho líquido todos los días y más cuando el clima esté cálido o si está haciendo ejercicio.
Vigile cuidadosamente a alguien que esté enfermo, especialmente un bebé, un niño o una persona de edad avanzada. Si cree que alguien se está deshidratando, busque asistencia médica antes de que la persona se deshidrate, inicie reposición de líquidos tan pronto como comiencen a presentarse los vómitos y la diarrea y NO espere a que aparezcan los signos de deshidratación.
Siempre anime al enfermo a consumir líquidos y no olvide que las necesidades de líquidos son mayores cuando la persona tiene fiebre, vómitos o diarrea.

fuentePara prevenir una deshidratación, además de ingerir la cantidad de agua adecuada, debe tomar en cuenta lo siguiente:

• Use ropas sueltas y ligeras en climas cálidos
• Descanse con frecuencia y busque espacios sombreados
• Evite el ejercicio o la actividad física vigorosa en clima cálido o húmedo
• Tome muchos líquidos todos los días y más antes, durante y después de la actividad física
• Tenga especial cuidado para evitar el sobrecalentamiento si está tomando medicamentos que alteran la regulación del calor o si es obeso o de edad avanzada
• Tenga cuidado con el calentamiento dentro de los automóviles en el verano. Deje que el auto se enfríe antes de subirse

 

De manera natural nuestro organismo mantiene una temperatura media de 36.0 grados. A esto lo llamamos termoregulación.

En estos días de calor excesivo aumenta y el organismo no es capaz de refrigerarse por sí mismo a través del sudor.

Es momento de ayudar con algunos remedios naturales para evitar sofocos y peligrosos golpes de calor, que pueden llegar a dañar los órganos y causar mareos, fatiga, calambres musculares o náuseas .

1.- El agua

Agua fresca es la forma más efectiva e inmediata para minimizar el calor corporal. No todo líquido será buena opción para hidratar el cuerpo, de hecho bebidas como las sodas, cafés y sorbetes causan un efecto contrario .

Beber o tomar una ducha fresca y las salpicaduras regulares de agua en la cara y muñecas puede ayudar a reducir el calor .

2-Comidas ligeras:

Evita comidas copiosas y alimentos grasientos o fritos. Cuando más pesada o picante es la comida más trabajo le damos a nuestro sistema digestivo , provocando un aumento de la temperatura .

Las comidas ligeras evitaran que nos sintamos hinchados, nos salvaran de digestiones pesadas. Consumir alimentos crudos como frutas y vegetales de temporada, provocará un efecto refrescante dentro del organismo pues son muy ricos en agua.

3.-Guarda tus tónicos y cremas corporales en la nevera.

Lleva contigo un pequeño difusor/spray con agua de rosa mosqueta y refréscate el rostro y cuello a menudo. Hidratará tu piel y servirá como tónico además de ayudar a eliminar pequeñas manchas en tu piel.

4.-Vístete con prendas de algodón

Te mantendrán mucho más fresco que los tejidos sintéticos. No use ropa demasiado apretada sino ropa cómoda de colores claros que permita el paso del aire.

5.-Toma espirulina:

Según la medicina tradicional china, esta micro-alga tiene propiedades refrescantes dentro de nuestro organismo.

Su efecto oxigenador de la sangre y depurativo nos ayudará a eliminar toxinas y evitar retención de líquidos, síntoma muy común cuando la temperatura exterior es extremadamente elevada.

Y recuerda evitar la exposición solar en las horas puntas o hacer ejercicio, busca siempre espacios con sombras donde poder resguardarte del sol relajadamente.