Es una vitamina liposoluble, que se almacena en el cuerpo durante breve tiempo no produciendo efectos tóxicos.

Vitamina esencial en la curación y regeneración de todas las partes del cuerpo. Al ser antioxidante es preventiva del cáncer y enfermedades cardíacas.

Esta vitamina es recomendada para la fertilidad, problemas de la menopausia, prevención de abortos, sofocos, durante el embarazo y posterior lactancia, en los casos de aparición de quistes fibroides en los pechos.

Se aconseja tomar vitamina E:

  • Cuando tenemos quemaduras o necesitamos cicatrizar heridas.
  • Para prevenir y ayuda en la recuperación de las cataratas.
  • Los hipertensos también encontraran gran ayuda en esta vitamina ya que ayuda a bajar la presión, favoreciendo la eliminación del exceso de colesterol que se deposita en las paredes de las arterias.

La vitamina E , es muy conocida por su efecto detoxificante en casos de sustancias contaminantes como el humo de tabaco en fumadores, retarda el envejecimiento de las células, alivia las migrañas  y problemas visuales, enfermedades musculares, de la piel y del cabello o previene la distrofia muscular de los bebés durante el embarazo.

Ayuda a proteger las membranas celulares, lipoproteinas, grasas y Vitamina A contra la oxidación.

Ayuda a proteger los glóbulos rojos. Protege corazón y sistema circulatorio a la vez que alivia problemas de menstruación.

Esta vitamina es aconsejable tomarla junto a otras como el zinc con el fín de mantener los niveles de vitamina E en la sangre durante más tiempo.

Y como siempre decimos, no por ser natural, es saludable para todo el mundo. Las personas diabéticas, con hipertiroidismo o reumatismo cardíaco no deberán tomar dosis elevadas de vitamina E.

Principalmente se encuentra en alimentos como el alga Espirulina, frutos secos, cacahuetes, AOVE, aceitunas, Germen de Trigo, espinacas, semillas de sésamo, lecitina de soja, yema de huevo y legumbres como el arroz integral.

El conocimiento sobre las plantas y sus efectos curativos se acumuló durante milenios y posteriormente pasó a ser parte importante de sistemas y tradiciones curativas como el ayurveda en la India, la medicina tradicional china, las tradiciones curativas de los indios norteamericanos, la alquimia árabe o la espargiria.

La cantidad de plantas con propiedades curativas es tal que nadie puede dominar la totalidad del conocimiento de esta materia. Los sanadores tradicionales de numerosas culturas por lo general conocen los usos de cientos de plantas oriundas de su país o región, pero no conocen las plantas oriundas de otras regiones.

De cualquier modo, en nuestros días quedan pocos de estos sanadores tradicionales por lo que el conocimiento profundo de las propiedades
curativas de muchas plantas corre el riesgo de perderse, por lo que animamos a que investiguen sobre las plantas de su entorno y sus virtudes e inconvenientes

La planta medicinal de la que hablamos este mes es además uno de los mejores alimentos que podemos ingerir.

Arándano (Vaccinum mirtillus)

Varios estudios han demostrado que el fruto del arándano tiene la capacidad de proteger y fortalecer las paredes de los pequeños vasos sanguíneos conocidos como capilares. Esto lo hace útil en el tratamiento y la prevención de venas varicosas, flebitis y hemorroides, al igual que en la prevención de problemas de la visión causados por la ruptura de pequeños vasos sanguíneos en los ojos.

Durante la segunda guerra mundial algunos pilotos de la fuerza aérea británica que tenían que volar en misiones nocturnas notaron que cuando consumían una jalea hecha a base de arándano su visión mejoraba. Posteriormente se ha comprobado este y otros efectos del arándano sobre la visión. Un efecto que ha recibido mucha atención en años recientes es el de ayudar a prevenir la pérdida de visión a causa de la degeneración de la retina que se produce con gran frecuencia en personas de edades avanzadas.

En otros estudios se ha encontrado que la combinación de arándano con vitamina E es muy eficaz para prevenir y para frenar el avance de las cataratas.

El arándano contiene además unas sustancias conocidas como antocianidinas que ayudan a fortalecer el colágeno. El colágeno es una
proteína que es parte importante de los ligamentos, tendones y el cartílago.

Las antocianidinas también combaten los estados inflamatorios y tienen
importantes propiedades antioxidantes. Estas propiedades hacen al arándano útil en el tratamiento de enfermedades inflamatorias de las
articulaciones y de las encías.

Las hojas del arándano contienen sustancias que reducen el contenido de glucosa en la sangre por lo que productos derivados de estas son usadas por
personas diabéticas para reducir su necesidad de medicamentos orales o de  insulina. Sin embargo algunos naturópatas e investigadores
señalan que este efecto de las hojas de arándano solo se consigue interfiriendo con un proceso normal del hígado por lo que no es recomendable su uso durante tiempo prolongado.

El consumo del fruto del arándano, por el contrario, sí es recomendable por su efecto protector sobre los capilares que es de inestimable ayuda para prevenir muchas de las complicaciones de la diabetes.

Cuando trabajamos con plantas debemos ser consciente de que esas sustancias y compuestos pueden ser igual de beneficiosos que perjudiciales en según que casos, por lo que siempre será mejor consultar al naturópata antes de usar cualquier planta sólo por recomendación u oídas de algún conocido.

La virtud benéfica de las plantas, reconocida y apreciada desde que la humanidad existe, se debe a sus compuestos químicos. Las sustancias de que se componen cada una de ellas y que gracias al entorno que las rodean pueden ser más o menos acentuadas les dan sus múltiples y reconocidas propiedades.

Cuando trabajamos con plantas debemos ser consciente de que esas sustancias y compuestos pueden ser igual de beneficiosos que perjudiciales en según que casos, por lo que siempre será mejor consultar al naturópata antes de usar cualquier planta sólo por recomendación u oídas de algún conocido.

Astrágalo (Astragalus membranaceus)

La raíz de esta planta perenne oriunda de la China contiene unas sustancias conocidas como polisacáridos que al parecer estimulan el sistema inmunitario, promueven la regeneración de los tejidos, aumentan la energía, aceleran el metabolismo y fortalecen el organismo.

Algunos estudios indican que el astrágalo o flor de loto, estimula la producción del compuesto antiviral presente en la sangre conocido como interferón y que ayuda a restablecer la producción de células rojas sanguíneas, proceso que se lleva a cabo en la médula ósea.

En un estudio llevado a cabo en China con personas se encontró que inyecciones de astrágalo durante un periodo de tres a cuatro meses
incrementaron no sólo la producción de interferón sino de otras células del sistema inmunitario.

El astrágalo ha sido usado en el tratamiento de infecciones virales, pulmonía, SIDA, anormalidades en la sangre, debilidad y cansancio crónicos. También se ha sugerido que posee un efecto normalizador de las arritmias cardiacas.

Como usar el Astrágalo

El astrágalo se consigue en forma de te ya preparado, raíz seca, cápsulas y extracto líquido. Para preparar un te se puede hervir durante 15 o 20
minutos una onza de raíz de astrágalo en una taza de agua.

Un método empleado en la China consiste en combinar unas parte de miel con cuatro partes de raíz seca y un poco de agua. Se calienta esta mezcla a fuego bajo en un sarten hasta que el agua se evapore y la raíz tome un tono ligeramente marrón.

Precauciones

Algunos naturópatas no recomendamos su uso cuando hay fiebre presente.

Tenga en cuenta lo que siempre comentamos, no por ser natural deja de ser en ocasiones peligroso. Mejor consultar siempre con su naturópata de confianza.

Desde el principio de los tiempos, las tisanas se han utilizado para tratar todo tipo de malestar o desequilibrio en el organismo. Desde los más antiguos curanderos a los más modernos especialistas

Es muy sencillo prepararse una tisana si se conocen exactamente las propiedades de cada una de las plantas que podemos usar. Sobre todo teniendo en cuenta que no por ser natural deja de tener sus inconvenientes en según que casos. Las plantas las empleamos no como remedio , sino como estimulantes, tónicos, calmantes …

La virtud benéfica de las plantas, reconocida y apreciada desde que la humanidad existe, se debe a sus compuestos químicos. las sustancias de que se componen cada una de ellas y que gracias al entorno que las rodean pueden ser más o menos acentuadas.

Sustancias estimulantes, calmantes, disolventes, purificadoras o de naturaleza poco definida que favorecen o retrasan reacciones en nuestro organismo como la muy conocida árnica.

Árnica (Árnica montana)

Esta es una planta que crece principalmente en Europa, El sur de Rusia y Asia central.

Sus flores amarillas brillantes contienen numerosas sustancias antiinflamatorias, analgésicas y anestésicas.

Esta planta ha probado ser efectiva en casos de golpes, contusiones y dislocaciones, dolores reumáticos, e inflamación de la piel. Antiguamente se utilizaba internamente en casos de catarro común, bronquitis, tos y dolor de garganta. Sin embargo, aunque posee propiedades que la hacen efectiva en estos casos su uso interno presenta riesgos de arritmia cardiaca, y fuerte irritación del tracto digestivo. Por esta razón en la actualidad sólo se
recomienda su uso externo.

El Árnica provoca un incremento en el flujo sanguíneo al área en que se aplica. Su uso inmediatamente después de haber sufrido un golpe o
contusión ayuda a evitar la aparición de moretones. En Europa ha sido empleada exitosamente durante muchos años aplicándola sobre la piel para
aliviar el dolor y la inflamación de golpes y torceduras. El Árnica se consigue en forma de aceite, ungüento y crema.

En cualquiera de estas formas puede aplicarse sobre la piel de dos a tres veces por día.

Precauciones

Esta es una planta segura cuando se usa de la forma recomendada. Sin embargo, nunca debe aplicarse sobre heridas abiertas o en áreas donde la la
piel no está presente. NO debe usarse internamente excepto en el caso de remedios homeopáticos que por su propia naturaleza son extremadamente
diluidos. Cuando se aplica en exceso durante mucho tiempo puede causar escozor, y úlceras en la piel.

Son los vegetales más antiguos evolutivamente hablando y de ahí su gran riqueza en minerales, incomparables a ningún otro vegetal conocido hasta ahora.

Las algas pertenecen al grupo de alimentos consumidos desde la antigüedad por sus excelentes propiedades nutricionales, junto con legumbres, vegetales o frutos secos.

Precisamente, han sido utilizadas en todas las culturas desde tiempos inmemoriales, desde poblaciones chinas a hawaiianas, pasando por celtas, romanos, galos o vikingos o japoneses. De hecho Japón consume más de lo que es capaz de producir.

Las algas no absorben la contaminación marina, tal y como ocurre en el caso de los peces, ya que en zonas sobrecargadas de contaminación no se desarrollan. Por lo que se puede decir que se trata de una fuente orgánica limpia y cargada de nutrientes esenciales. Las algas o vegetales marinos cuentan con una amplia variedad de especies. Suelen crecer en aguas frías durante el invierno y todas ellas contienen clorofila. Las más verdes proceden de la superficie y tonalidades marrones  de profundidad.

Un dato curioso es que todas las algas son comestibles, al contrario de lo que ocurre en el reino vegetal terrestre donde encontramos plantas cuyo consumo no está recomendado. Otra cosa es el sabor, no a todos los paladares les agrada ni está dispuesto a consumir las distintas variedades. Entre ellos encontramos Hierro, Calcio, Magnesio y Potasio además de una importante cantidad de yodo, un mineral difícil de obtener en los alimentos que no proceden del mar.

Las variedades más comunes son el Wakame, Kombu, Arame, Nori, Dulse, Hiziki o Agar – Agar.

Se venden secas por lo que tanto su almacenamiento como su consumo resultan muy cómodos y su conservación se mantiene por periodos de tiempo muy prolongados, sin perder propiedades nutricionales.

De manera general, en sus tablas de composición, encontramos de media un alto contenido en ácido algínico, importante para eliminar de manera natural las toxinas y metales pesados de nuestro organismo. Son ricas en Vitamina A, grupo B (Excepto B12), C ,D ,E y K, en hidratos de carbono y proteína vegetal.

Antes de utilizarlas hay que ponerlas en remojo durante algunos minutos en unos casos, o cocerlas durante algún tiempo en otros, dependiendo de la variedad de algas que vayamos a utilizar.

Existen diversos estudios que demuestran que en las zonas donde más algas se consume, hay mayor longevidad y calidad de vida.

Entre sus beneficios :

-Estimulan la gándula tiroides y con ello el metabolismo. No se aconseja e personas con hipotiroidismo.

-Son muy alcalinizantes  y  remineralizantes incidiendo directamente en el cuidado de nuestros huesos y articulaciones.

-Son depurativas, limpian la sangre, estimulan el funcionamiento de nuestras vísceras.

-Regulan la tensión arterial.

-Aumentan la fortaleza del cabello, piel y uñas.

A tener en cuenta:

Una vez compradas deben ser guardadas en recipientes herméticos

Siempre deben lavarse en agua fría antes de poner a remojo para cocinarlas. Cada una tiene su tiempo concreto de cocción y remojo que oscila entre los 5 y los 10 minutos de media

Por suerte, cada vez más personas las incluyen en su dieta ocasionalmente o de manera continua gracias a los múltiples preparados y combinaciones existentes en los mercados especializados.

 

El grosellero o zarzaparrilla negra (Rives Nigrum)es una de las bayas más recomendadas en cualquier compuesto destinado a personas alérgicas en esta época del año.

Es un arbusto de apenas medio metro de altura que comenzó a cultivarse en Francia durante el Renacimiento, cuando se empezaron a conocer sus múltiples beneficios y propiedades al empezar a ser usado para aromatizar licores o para zumos y repostería

Es un diurético importante. sus bayas tienen un alto contenido en vitamina C. Mejora la circulación de retorno en las piernas,las varices,  las hemorroides y la flebitis.

Se toma para la mejora de la visión, miopía y degeneración macular, pero su principal acción está relacionada con sus propiedades antiinflamatorias , ya que estimula las glándulas suprarrenales y por tanto  los corticoides naturales, produciendo un efecto calmante en casos de exceso de ácido úrico, reumatismos, artritis y procesos alérgicos.

100 gramos de este fruto nos aportan sólo 63 Calorías, 15 gramos de Hidratos de Carbono, 181 mg de vitamina C, 1.54 de Hierro, 59 de fósforo y 0.26 de Magnesio así como Vitamina E, zinc, potasio, Vitamina B5 o Manganeso.

En numerosos estudios de laboratorio, se está demostrando los beneficios ya mencionados así como sus propiedades anti-envejecimiento y preventivos en el desarrollo y alcance del cáncer, aunque estas pruebas aún no son concluyentes

Como cualquier planta también cuenta con algunos efectos secundarios a tener presente.

-No se debe tomar en caso de inflamación gástrica, debido a que puede irritar las mucosas

-En casos de cardiopatías severa, hipertensión o problemas de riñón o hígado graves por el sobre-esfuerzo que nuestro organismo realiza para depurarse con ella. Puede ocasionar descompensación de la tensión arterial

-Nunca consumir los preparados de grosellero negro combinados con bebidas alcohólicas y por supuesto hay que tener muca precaución a la hora de administrar el producto en niños menores de edad.

Actualmente se puede encontrar esta planta en distintos formatos y concentraciones, zumos, cápsulas, tinturas…

Recuerde siempre que antes de tomar esta o cualquier otra composición o planta debe consultar primero con su naturópata de confianza.

El uso de plantas medicinales comenzó hace más de 5000 años. De hecho, un manuscrito del emperador chino T´sao Ching ( 1000 años a.d C ) ya contiene el uso de hasta 350 plantas medicinales.

Hipócrates, uno de los médicos más distinguidos de la antigüedad, escribió sobre más de 400 remedios medicinales basados en las plantas. Suya es la frase ” Que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina

El más célebre de los médico del islam, Avicena (siglo XIII ) , redactó dos tomos completos con su obra en la que recoge hasta 800 productos terapéuticos vegetales y minerales en su“Canon de la medicina”

Durante el tiempo en que Roma fue el centro del universo conocido, Claudio Galeno dividiò definitivamente los medicamentos en dos grandes grupos y en uno de ellos puso los que son resultado exclusivo de la manipulación que se practica sobre material medicamentoso y en otro los que producen reacción puramente química

El último de los grandes médicos conocidos de la antigüedad fue Dioscórides, médico, farmacólogo y botánico griego que ejerció como cirujano de los ejércitos de Nerón. Este hombre recogió datos de todas las plantas que encontró a su paso por la cuenca mediterránea y reunió la información en cinco tomos de su obra e materia médica , que se convirtió en el principal referente de la medicina durante la edad media y el renacimiento

Puede decirse que el uso de plantas medicinales, es tan antiguo como la humanidad misma y se ha venido repitiendo en todas y cada una de las culturas y épocas a lo largo del planeta, como formando parte de nuestro inconsciente colectivo.

La química de las plantas es extraordinariamente compleja. El gran número y especies endémicas de cada zona las hace de por sí más únicas y dignas de nuestra atención si cabe ya que son las plantas autóctonas en cada zona las que nos aportarán el remedio necesitado más a mano

Existe una creciente tendencia a cultivar nuestras propias plantas medicinales. Para ello hoy contamos con infinidad de libros, páginas de internet y consejos sobre sustratos, material vegetal, aguas y fertilizantes, calendarios de plantación y floración, cómo recolectar y qué de cada planta. La preparación de los remedios es otro asunto que nos llevaría semanas aprender y practicar.

Desde cómo preparar cataplasmas, baños de asiento o terapéuticos, compresas, colirios, infusiones, lociones , ungüentos o incluso vino medicinal y zumos por lo que en adelante según hablemos de una u otra planta también explicaré la mejor forma de preparar y tomar la misma según también el problema que queremos atajar.

El aceite del árbol del té  es muy conocido para la eliminación de piojos y hongos pero son muchas más las aplicaciones que tiene este aceite esencial tanto en medicina, como para animales o la limpieza. Es un producto incoloro y líquido con multitud de propiedades y usos, imprescindible en todo botiquín o bolsa de viaje.

Este aceite en realidad no tiene nada que ver con las hojas de la planta del té (Camelia sinesis) Si no que se obtiene de la destilación de las hojas de un arbusto pequeño con hojas estrechas y aromáticas originario de Australia : Melaleuca alternifolia  .

capitán cookEn 1770 el Capitán Cook y su tripulación, desembarcaron en la costa australiana y tuvieron la oportunidad de conocer a los aborígenes y sus costumbres. La tripulación utilizaba la infusión de las hojas de este árbol sustituyendo al tradicional té ingles, de ahí el nombre de “árbol de té”, y comprobaron alguno de sus efectos beneficiosos.

Hoy en día se sabe que este aceite tiene más de 100 componentes de los cuales se han identificado sólo 21 que actúan en sinergia para beneficiar a nuestro organismo.

Las hojas de Melaleuca eran utilizadas por los Aborígenes Australianos en infusión , directamente sobre la piel, o mezcladas con barro, para tratar heridas, quemaduras, dolores, picaduras de insectos, infecciones y diversas afecciones cutáneas.

Algunas de las aplicaciones más curiosas son:

Dermatitis del pañal

Dolores musculares

Moratones – Aplicar compresas frías con árbol de té sobre los moratones ayuda a reducir la inflamación y acelerar el proceso de curación.

Picaduras de insectos (mosquitos, pulgas, medusas, etc.) – Para calmar el dolor y/o picor. El árbol de té también se puede usar para ahuyentarlos, aplicándolo sobre la ropa.

Reumatismo – Para estimular la circulación. También es aconsejable tomar baños con aceite esencial para calmar el dolor.

Limpiar superficies – Para hacer un limpiador de uso general, mezclar en una botella pulverizadora: ½ litro de agua, 75ml de vinagre blanco y 6 gotas de árbol de té. Al contener vinagre, es mejor no utilizar esta solución para encimeras de granito.

Eliminar moho – En una botellita pequeña con spray echar 35 gotas de árbol de té en ¼ litro de agua. Agitar bien, pulverizar las zonas mohosas y dejar actuar varias horas antes de enjuagar.

Limpia suelos – Echar 40 gotas de aceite esencial el agua de fregar, para limpiar y desinfectar el suelo.

Lavar ropa – Para desinfectar o eliminar el moho de pañales, toallas, sábanas, etc. echar 50 gotas de árbol de té por cada litro de agua para lavar a mano. Para lavar a máquina, echar 50 gotas junto al detergente líquido en el cajón.

 

Aunque es un producto natural también hay que tener algunas consideraciones en cuenta para hacer un buen uso y no llevarnos sorpresas desagradables.

-No debe entrar en contacto con los ojos, En caso contrario enjuagar con abundante agua

-No debe ingerirse. En caso de ingestión accidental puede provocar diarrea, vómito o confusión entre otras.

-Usar sólo por vía atópica y diluido en la mayoría de las ocasiones. Si le irrita la piel no lo utilice

-No debe usarse en caso de embarazo o lactancia

 

     Para su correcta conservación debe mantenerlo en un lugar fresco , seco, protegido de la luz y nunca utilice un envase de plástico.

 


La bardana es una planta robusta propia de regiones templadas. Es silvestre, bienal y en oriente la usan por sus propiedades culinarias.

En fitoterapia usamos su raíz por su gran riqueza en polienos y ácidos alcoholes que al actuar sobre los microorganismos de la piel, le dan una importante acción antibacteriana y antiséptica.

Estas importantes propiedades son las que le han valido su nombre popular “La hierba de los tiñosos“, haciendo así referencia a su utilización para mejorar las afecciones de la piel.

Esta acción se ve reforzada por su capacidad para normalizar los niveles de azúcar en sangre, reforzando su acción contra el acné, espinillas, puntos negros, eczema, etc.

Es un depurativo muy efectivo para limpiar la sangre y el sistema linfático. Disminuye congestiones e hinchazones, elimina toxinas (sea por la piel o por la orina) y precipita el ácido úrico.

Indicada para reuma, artritis, ciática, gota, acidez sanguínea, edemas, cálculos (renales y vesiculares), acné, eccemas, erupciones, resfríos con fiebre y dolor de garganta, afecciones gástricas, hepáticas y biliares, cistitis, infecciones urinarias, nefritis, herpes y diabetes

En oriente se la considera estimulante del sistema nervioso y vigorizante sexual. Estudios recientes demuestran que reduce el tamaño de ciertos tumores cancerosos. 

En todos los casos se aconseja decocción tomando hasta 3 tazas diarias antes de las comidas. El consumo de raíz fresca como alimento resulta también terapéutico.

En los cambios de estación puede hacerse en buen tratamiento con una taza en ayunas durante 20 días.

Externamente la bardana se usa en forma de compresas para complementar el tratamiento de abscesos, furúnculos, quistes sebáceos, enfermedades eruptivas (escarlatina, varicela, sarampión, etc.), herpes. En estos casos se utiliza una decocción más concentrada.