Las Biosales de Schüssler, pertenecen al campo de la naturopatía funcional y se aplica dentro del marco de la Naturología o Naturopatía, o Medicina Natural.

Es una forma más de la utilización de la Mineraloterapia.

Con las Biosales se utiliza en los tratamientos, elementos minerales que se encuentran en una mayor cantidad en las células y tejidos del organismo como estructura del mismo y son imprescindibles para crear, regular y mantener la vida.

Se fundamenta en el empleo de 12 remedios tisulares o bioquímicos a base de sales inorgánicas denominadas Biosales o Sales de Schüssler.

Hace más de 130 años, en Alemania, el Dr. Wilhelm Heinrich Schüssler después de muchas investigaciones y estudios dio con una terapia muy novedosa, interesante y sin efectos secundarios.
La terapia se limita a 12 sales minerales que tenemos en el organismo de manera natural y cuya carencia o mala distribución provoca desequilibrios en nuestro organismo
La primera de las sales es el Calcium Fluoratum. Beneficiosa para la piel.
La piel es un órgano muy sensible que nos protege de factores externos, por eso debemos cuidarla y mantener la hidratación y elasticidad necesarias para que esté sana.
Por ejemplo en casos de embarazo dónde aumentan los niveles hormonales de estrógenos.
Estos dificultan la capacidad de regeneración de los tejidos y provoca que las fibras elásticas de la piel se rompan con mayor facilidad que anteriormente. Además con el aumento de peso la piel se estira hasta tal punto que si no mantenemos la hidratación correcta hace que el tejido subcutáneo se rompa y aparezcan las temidas estrías.
Un 90% de las mujeres embarazadas tienen estrías sea cual sea su edad. Las zonas más afectadas son la barriga, muslos, pecho y caderas. Las estrías no desaparecen tras el embarazo, por ello es conveniente cuidarse y prevenirlas antes que aparezcan o tratarlas cuando son recientes.
La crema Calcium fluoratum o fluoruro de calcio del Dr. Schüssler estabiliza la piel y le aporta hidratación y flexibilidad.
Está especialmente indicada para las estrías del embarazo ya que las futuras mamás merecen cuidarse de forma natural y sin riesgos.
Devuelve la tonicidad a la piel. Refuerza las articulaciones, huesos y esmalte dental.
El Calcium fluoratum o fluoruro de calcio además ayuda en la formación de huesos, tendones, ligamentos, dientes y uñas, reforzándolos y haciéndolos más sólidos. (por ejemplo: protege los dientes de caries).
Esta sal ablanda y endurece, ya que puede ablandar tejidos endurecidos (p.ej.,el de una cicatriz) o endurecer el tejido (como las varices).
Regula el grado de elasticidad de un tejido hasta que se alcanza el nivel normal.
Pregunta siempre a tu médico homeópata para conocer la dosis exacta indicada en cada caso.

La sal de la excreción y la eliminación

El Natrium sulfuricum o sulfato sódico expulsa líquidos excedentes del cuerpo. Reduce la cantidad de agua que absorbe el intestino grueso, actuando como un purificador o podríamos decir un desintoxicador indirecto. Por ello, esta sal se convierte en el medio excretor más importante de la bioquímica.

Esta sal ayuda en todas las alteraciones de secreción en los órganos digestivos, entre los cuales se encuentran el páncreas, vesícula biliar e intestinos. Por lo tanto adecuada para

  • Estreñimiento, diarrea, dificultada para digerir grasas, heces de color claro, flatulencias y/o cólicos.
  • Edema, erupciones en la piel con ampollas, acné
  • Inflamaciones debidas a un resfriado caracterizadas por mucosidades amarillas verdosas, dolores reumáticos que empeoran con frío y humedad
  • Tendencia a la melancolía (depresión).

Pregunta siempre a tu homeópata de referencia para conocer más en profundidad esta y otras sales.

Elimina rápidamente calambres y espasmos musculares.
El Magnesium phosphoricum o fosfato de magnesio participa en la formación de huesos, músculos y nervios, tienen la capacidad de disminuir los impulsos nerviosos que conducen a los músculos.
Esta sal es el remedio bioquímico que alivia los calambres y dolores, puesto que disminuye la actividad en los nervios y músculos, tal y cómo hacen las sales naturales de nuestro organismo. La falta de magnesio agrava los calambres y cólicos. El fósforo es esencial en la producción de energía celular. Es por tanto una sal adecuada y beneficiosa para distintos problemas como:
  • Ataques de tos, calambres en las piernas, estómago, los vasos sanguíneos (como la migraña)
  • La menstruación dolorosa, los dolores de dientes y de estómago de los niños, asma, espasmos musculares
  • Cólicos, insomnio, sobreexcitación, agitación, pánico escénico, ansiedad derivada de los exámenes y agitación nerviosa.
  • Además reduce los dolores reumáticos,  dolores graves, calambres, dolor de riñón y vesícula biliar.