Entradas

Rica en antioxidantes, las cerezas ayudan a mantener la salud en nuestras articulaciones y piel en los días más primaverales y calurosos de la temporada

Originaria de las islas griegas, fueron los romanos quienes descubrieron este fruto y lo llevaron a todos los rincones de su imperio a lo largo del mar mediterráneo donde las condiciones climáticas lo permitían.

La cereza destaca por tener un 12% de fructosa y un 2% de fibra. En 100 gramos de esta fruta encontramos además la cantidad diaria recomendada de vitamina C para una persona adulta y provitamina A (en forma de betacaroteno), necesaria para el buen estado de nuestra retina y piel.

También contienen otras sustancias como:

  • Potasio, con el que evitamos los molestos calambres musculares
  • Calcio, imprescindibles para huesos o coagulación sanguínea
  • Antioxidantes como los flavonoides que contribuyen a prevenir el envejecimiento y desgaste de piel, arterias, articulaciones y combatir infecciones
  • Antocianinas, sustancias antiinflamatorias que previenen la aparición de inflamación y dolor

El lado oscuro de las cerezas

Las cerezas bien lavadas aportan color, textura y muchas propiedades beneficiosas a nuestra alimentación en esta época del año

No todo son beneficios y como digo habitualmente, no por ser “natural” tiene que ser inofensivo (La cicuta es una planta…)

El caso es que nuestras deliciosas cerezas esconden su “Lado oscuro” en forma de ácido oxálico, unas sales que en cantidades determinadas según el peso y la edad de la persona, puede formar oxalato cálcico y quedar depositada en forma de cristalizaciones en  articulaciones y formar cálculos en la vesícula biliar o el riñón, con lo que nos complicaría la vida y pondría en riesgo la salud.

De ahí la importancia de no abusar en su consumo, dado que aporta muchos sus beneficios a la salud y más color y sabor a nuestra alimentación en esta época del año.

En la medicina tradicional china se recomienda el consumo de cerezas a las personas frioleras  o aquellas con frío en las manos por activar y mejorar la circulación sanguínea.

También para quienes padecen enfermedades como la artritis, gota o reumatismo ya que curiosamente, parte de la acción de las cerezas sobre el organismo sobre las enfermedades reumáticas se debe a su capacidad para ayudar al organismo a eliminar los excesos de ácidos

Además de cuidar nuestras articulaciones, incluir cerezas fortalece nuestro sistema inmunológico y corazón

Consumo y conservación

Teniendo en cuenta que son frutas locales y de temporada, las tendremos en el mercado desde abril hasta finales de julio, por lo que ayudará a fortalecer nuestra salud ante la llegada del verano.

Recordemos que consumir frutas y verduras de temporada tiene muchos beneficios: por un lado, nos proporcionan muchos más nutrientes, ya que se acaban de cosechar y, por tanto, no han estado en cámaras frigoríficas o han estado muy poco.

Los alimentos recién cosechados se mantienen frescos (conservan vitaminas, minerales, enzimas, fibra y energía vital) y no han tenido tiempo de oxidarse.

Si las compramos y las conservamos con el rabito, evitaremos que se desangren y que pierdan el jugo.

Recuerda que aunque existen cientos de recetas para consumir cerezas, la forma en la que obtendremos mejor sus beneficios para nuestra salud, está en consumirlas bien lavadas y fresquitas.

Recuerda que para más información sobre este y otros alimentos puedes acceder a la consulta de dietética online

La celiaquía es la enfermedad crónica que hace que quienes la sufran tengan una intolerancia permanente al gluten, es decir, al trigo, la cebada, el centeno o la avena.

La celiaquía es una enfermedad inmunológica, en la que el consumo de alimentos que contienen gluten, altera la capacidad digestiva de la persona llegando a dañar el intestino delgado.

Usando utensilios exclusivos y cuidando la limpieza de superficies evitamos contaminación cruzada

Esto altera la absorción de las vitaminas, minerales y demás nutrientes que contienen los alimentos, llegando a producir malnutrición si no se trata adecuadamente.

Su diagnóstico puede ser difícil, porque los síntomas que produce también aparecen en muchas otras enfermedades

Es tal la importancia de no ingerir gluten, que se hace necesario el uso de espacios y utensilios de cocina exclusivos, con objeto de evitar la contaminación cruzada entre alimentos.

Síntomas

Teniendo en cuenta que el único tratamiento en la actualidad para este tipo de pacientes es no consumir alimentos con gluten, entenderán el extremo cuidado que debemos tener para con ellos.

La alteración de la absorción intestinal de los alimentos puede llevar a una malnutrición, aún con una dieta adecuada, por esto la importancia de hacer un seguimiento continuo.

Existe una gran variedad de síntomas y no siempre de carácter digestivo, en función del nivel de absorción en la persona y su tipo de alimentación.

De manera general pueden referir cualquiera de los siguientes síntomas (combinados o aislados):

  • Diarrea crónica.
  • Pérdida de peso.
  • Anemia inexplicada.
  • Dolor abdominal recurrente.
  • Dolores óseos.
  • Cambios de comportamiento.
  • Calambres musculares.
  • Cansancio.
  • Retraso del crecimiento.
  • Dolores articulares.
  • Caída del cabello, fragilidad de uñas.

Los síntomas varían en función de la edad, alimentación, nivel de absorción y otros.

Quinoa y arroz como alternativas

A tener en cuenta

El gluten carece de valor nutricional, aunque sí un alto valor tecnológico.

Es el responsable de la elasticidad de la masa de harina, confiriendo la consistencia esponjosa de panes y masas horneados, aunque se incluye de manera indiscriminada en cualquier producto procesado.

La dieta sin gluten no debe iniciarse antes de tener el diagnóstico de un especialista, ya que dificultaría el diagnóstico de la enfermedad.

Es recomendable consumir productos frescos, que son libres de gluten por naturaleza.

No se recomienda consumir productos a granel ya que son productos que tienen mayor riesgo de haber sufrido contaminación cruzada.

De vital importancia, es saber leer las etiquetas. La federación de asociaciones de celíacos de España FACE, pone a disposición toda la información necesaria al respecto de estas y otras dudas que pueden surgir.

Recuerden que ante cualquier duda, deben acudir a su equipo médico y dietista de referencia.

Fuente : FACE

El cuidado de la salud de nuestros niños y niñas es una prioridad para los poderes públicos, las familias y la sociedad, como lo exige la Declaración Universal de los Derechos de la Infancia de Naciones Unidas y la Constitución Española.

En este sentido,para las autoridades el velar por la promoción de una alimentación saludable, de un grado de actividad física adecuado, del control de la inactividad y de la protección frente a la publicidad de alimentos y bebidas no saludables se convierte en una prioridad.

Los hábitos alimentarios y de actividad física e inactividad adquiridos en los primeros años tienen una gran continuidad en la edad adulta, por ello, cuanto más saludables sean, menor será el riesgo de enfermedades y mala calidad de vida en esta edad y edades posteriores.

Fomentar hábitos saludables a edades tempranas es responsabilidad de todos

De manera constante, los estudios realizados sobre este asunto por parte de las autoridades sanitarias responsables,  destacan que los niños que recibieron una alimentación saludable y  mantuvieron un peso y un índice de masa corporal adecuado tienen mucho menos riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, metabólicas, obesidad y mortalidad cuando son adultos jóvenes, en comparación con aquellos que llevaron una alimentación y estilo de vida inadecuado.

CREAR BUENOS HÁBITOS ES COSA DE TODOS

En los últimos años se está insistiendo en crear hábitos de vida saludable desde las instituciones adecuadas, aunque cualquier esfuerzo es poco si se piensa en la salud de la población, y no servirá de mucho si este esfuerzo no es compartido por todos.

Evitar los productos ricos en azúcares es un paso más para evitar la diabetes tipo 2

Todos somos responsables de que nuestros futuros adultos no sean pacientes con enfermedades tan comunes hoy como Diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares o en última instancia cáncer.

Dejar la responsabilidad de la buena alimentación en manos de los comedores escolares y no mantenerlos fuera de ese entorno es tan ineficaz como hacer lo mismo pero al contrario. De ahí la importancia en que el esfuerzo por crear buenos hábitos no recaiga sólo en una parte de la sociedad.

USEMOS EL SENTIDO COMÚN

No es alarmismo, es sentido común por ver como cada día nuestras autoridades sanitarias trabajan con este tipo de enfermedades, que se hubiesen podido evitar en la gran mayoría de los casos de manera sencilla a lo largo de nuestra vida.

Ponemos nuestro pequeño grano de arena si en casa facilitamos el acceso a fruta fresca y agua en sitio visible y accesible a toda la familia, salimos a caminar y aparcamos un poco más lejos nuestro vehículo, nos bajamos una parada antes o hacemos caso de lo que nos dicen los profesionales de la nutrición y la alimentación para seguir sus recomendaciones.

Lo último y a veces más sencillo de hacer en relación a los alimentos poco saludables.“Si no compro, no lo consumo

Una nueva estrategia sin sentido llega a nuestra mesa.

A pesar de que los menores pueden ingerir AOVE sin contraindicaciones, cada vez son más las empresas del sector que se suman a crear una línea de sus aceites para ellos.

Esto no es nuevo. Otros sectores ya hace años que han creado una línea infantil de alimentos como»Mi primer yogur» o » Mi primera galleta».

Somos los propios profesionales Dietistas, Pediatras y Tecnólogos de los alimentos entre otros profesionales, quienes denunciamos y alertamos de este despropósito.

En resumen, no tenemos necesidad de pagar más por el mismo producto

Un AOVE que se precie debe tener unas características concretas y se recomiendan a cualquier edad.

De todos es sabido que el aceite de oliva virgen o virgen extra son los mejor aceptados en nuestra dieta por contener mayor porcentaje de vitamina E , polifenoles, antioxidantes y otros compuestos beneficiosos.

Con respecto al consumo de otro tipo de grasas, se recomienda a la población de manera constante el consumo de AOVE con moderación, en detrimento de mantecas o sebos y como alimento cardiosaludable.

No por nada se denomina Oro Líquido

Uno de los argumentos para calificar estos aceites «Infantiles» como más indicados es la suavidad de su sabor. 

Si bien son aceites elaborados con variedades de aceitunas con sabor suave como las arbequinas, no tienen que ser específicamente para niños.

Podemos encontrar muchos aceites suaves con el mismo rendimiento , teniendo presente aquellos niños o adultos que rechazan la variedad picual porque pica un poco más.

Aunque esto del sabor nada tiene que ver con la calidad siempre que sea un AOVE virgen o virgen extra bien prensado, envasado y manipulado, además de certificado por las autoridades sanitarias europeas como AECOSAN o la española AESAN.

«Confunde que digan que son aceites sólo para niños, con lo que das a entender que hay que comprar dos aceites en casa».

Según Miguel Ángel Lurueña, Doctor en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, consultor y divulgador en declaraciones a los medios de comunicación:

«A pesar de que las empresas productoras afirman que estos productos son más adecuados para la infancia porque tienen más ácido oleico, la diferencia entre unos aceites y otros es mínima».

Los supuestos beneficios nutricionales de estos aceites para niños en comparación con los convencionales, tampoco convencen.

Desde el punto de vista de la nutrición no tiene ningún sentido ya que cualquier declaración nutricional sobre un producto que aparezca en un envase tiene que estar aprobada por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria.

A veces no se pone en el etiquetado de los envases, pero se lanzan informaciones confusas en las webs de estos productos, lo que hace que al final el consumidor final claudique.

Con la mejor intención y convencidos de estar dando lo mejor a nuestros niños, a veces nos dejamos llevar por la publicidad.

El mejor consejo, leer etiquetas y fijarse en lo que nos cuentan los organismos oficiales al respecto.

Científicos de la Universidad de Liverpool (Reino Unido) confirman la influencia negativa que tanto los ‘instagramers’ como los ‘youtubers’ pueden tener en la alimentación de los más jóvenes.

Cada vez son más los jóvenes que acceden a internet y redes socales y a una edad también más temprana.

Este análisis, realizado sobre 176 menores de entre 9 y 11 años y publicado en la revista ‘Pediatrics’ tenía como objetivo observar el efecto de la comercialización en las redes sociales de alimentos (saludables y no saludables), a través de las plataformas con ‘influencers’ en la alimentación de los niños.

DESARROLLO:

Los científicos formaron tres grupos aleatorios  a los que mostraron páginas de Instagram y youtube, perfiles con millones de seguidores que incrementaban la credibilidad en su público.

A un primer grupo se le mostró una variedad de bocadillo y alimentos saludables (frutas), a un segundo grupo no saludables como galletas o chocolate y a un tercer grupo denominado “de control” productos no alimenticios como ropa y deporte.

RESULTADO:

Aquellos que observaron productos no saludables consumieron un 32 % más de calorías en bocadillos poco saludables y un 26 % más de calorías totales (de bocadillos saludables y no saludables), en comparación con los niños que vieron las imágenes de no alimentos.

Los autores determinan que  la comercialización por parte de ‘influencers’ de alimentos poco saludables incrementa la ingesta inmediata de estos alimentos por parte de los niños, mientras que la promoción de alimentos saludables no tiene tal efecto.

Reconocen que las marcas buscan relaciones promocionales con ’influencers’ debido a su alcance y la confianza que los seguidores tienen en ellos.

Los niños tienen derecho a participar en medios digitales y un derecho a la protección de la salud pero también se necesitan restricciones más estrictas en torno al marketing digital de alimentos poco saludables a los que se exponen a diario.

Y ahora la pregunta es:

¿Sabemos a quién siguen nuestros hijos en redes sociales?.

Teniendo en cuenta el impacto que puede tener en sus vidas, no estaría mal hacer un repaso a redes junto a ellos y hacerles cuestionar lo que ven y comparten en ellas.

Cultivar en ellos una mentalidad crítica para que aprendan a distinguir sobre lo que es o no correcto también en internet.

Muchos son los mitos y creencias entorno a la alimentación. En cualquier etapa de la vida nos encontramos con los consejos más o menos afortunados que nos llegan desde todos los ámbitos, por lo que es importante saber distinguir cuáles son los realmente beneficiosos y cuáles los que están respaldados por intereses económicos.

Si hablamos de la embarazada, el libro de los «consejos dietéticos, recomendaciones, prohibiciones, suplementación y mitos se magnifica, por lo que habrá que ir con más cautela de la habitual.

Como siempre digo, una alimentación personalizada y bien planificada no tiene por que ser deficitaria en nutrientes. Por tanto lo primero es ponerse en manos de un Dietista que detecte cuáles son esas necesidades nutricionales y diseñar una ingesta diaria acorde con el estado de la persona , en este caso de la gestante, al igual que vamos al dentista cuando nos duele una muela o a ginecología y obstetricia para revisar el estado de nuestro embarazo. A cada cual lo suyo.

En la embarazada la alimentación no es muy diferente a la normal (no comer por dos sino para dos).

El aumento de peso debe incrementarse de media 1.5 Kg en el primer trimestre, 3 en el segundo y alrededor de 5 Kg de peso en el tercer trimestre. Siempre teniendo en cuenta otros factores aparejados al embarazo como las nauseas, el peso inicial, si sobreviene diabetes gestacional, etc.

La alimentación de una mujer embarazada varía según el tiempo de gestación. En ella no debe faltar los alimentos de primera categoría, alimentos frescos, frutas y cereales, así como de grasas saludables, huevos, leche y siguiendo siempre las recomendaciones que le aporte su dietista.

Da igual si la dieta se confecciona para una embarazada cuya alimentación sea vegana u omnívora, lo importante es que esté bien confeccionada y sea la correcta para cada persona.

Por dar unos apuntes finales:

Mareos por bajada de tensión y de glucemia

  • Comer en la cama alguna galleta integral o alimento salado antes de levantarse
  • Comer más a menudo  (6 o 7 comidas).
  • Evitar bebidas con cafeína.
  • Náuseas:
    • Recomendaciones anteriores además de tomar Infusiones menta, comino, piña.
    • Tomar primer plato patata, pasta o arroz hervido con un poco de aceite de oliva en comida y cena porque no están muy cocinados.
    • Verduras más digeribles: calabaza, judía verdes, calabacín, zahahoria.
    • Fruta hervida o al horno evitando las ácidas.
    • Lácteos en forma de yogurt o queso fresco.
    • Evitar carnes grasas, embutidos y bollería industrial.
  • Acidez:
    • Evitar frutas en ayunas y como postres, vinagre, limón y pimentón y bebidas con gas, evitar fritos y bajo contenido en grasas.
  • Estreñimiento:
    • Caminar y hacer ejercicio, fibra (integrales y rutas y verduras, semillas de lino), beber mucha agua.
  • Calambres:
    • Comer alimentos ricos en Vitaminas del complejo B, y magnesio (Verduras hojas verdes, frutos secos, plátanos)
  • Insomnio:
    • Cenar pronto y ligero(2 horas antes).
    • En esta ocasión se recomiendan alimentos que contengan Triptófano, ya que esta sustancia libera serotonina en nuestro cerebro. Los alimentos que contienen triptófano son por ejemplo: pollo, huevos,  chocolate negro.
  • Evitar en cualquier circunstancia los excitantes como: café, té, bebidas con cola.

Paralelamente a la alimentación saludable, existen técnicas que ayudan a sobrellevar mejor estos meses de espera como las esencias Florales de Bach para equilibrar emociones, masajes circulatorios suaves en pies y piernas para aliviar la pesadez sobrevenida o las técnicas de respiración y relajación entre otras para complementar.

Para más información o consultar puede solicitar cita previa al teléfono 639 66 67 89