Entradas

La celiaquía es la enfermedad crónica que hace que quienes la sufran tengan una intolerancia permanente al gluten, es decir, al trigo, la cebada, el centeno o la avena.

La celiaquía es una enfermedad inmunológica, en la que el consumo de alimentos que contienen gluten, altera la capacidad digestiva de la persona llegando a dañar el intestino delgado.

Usando utensilios exclusivos y cuidando la limpieza de superficies evitamos contaminación cruzada

Esto altera la absorción de las vitaminas, minerales y demás nutrientes que contienen los alimentos, llegando a producir malnutrición si no se trata adecuadamente.

Su diagnóstico puede ser difícil, porque los síntomas que produce también aparecen en muchas otras enfermedades

Es tal la importancia de no ingerir gluten, que se hace necesario el uso de espacios y utensilios de cocina exclusivos, con objeto de evitar la contaminación cruzada entre alimentos.

Síntomas

Teniendo en cuenta que el único tratamiento en la actualidad para este tipo de pacientes es no consumir alimentos con gluten, entenderán el extremo cuidado que debemos tener para con ellos.

La alteración de la absorción intestinal de los alimentos puede llevar a una malnutrición, aún con una dieta adecuada, por esto la importancia de hacer un seguimiento continuo.

Existe una gran variedad de síntomas y no siempre de carácter digestivo, en función del nivel de absorción en la persona y su tipo de alimentación.

De manera general pueden referir cualquiera de los siguientes síntomas (combinados o aislados):

  • Diarrea crónica.
  • Pérdida de peso.
  • Anemia inexplicada.
  • Dolor abdominal recurrente.
  • Dolores óseos.
  • Cambios de comportamiento.
  • Calambres musculares.
  • Cansancio.
  • Retraso del crecimiento.
  • Dolores articulares.
  • Caída del cabello, fragilidad de uñas.

Los síntomas varían en función de la edad, alimentación, nivel de absorción y otros.

Quinoa y arroz como alternativas

A tener en cuenta

El gluten carece de valor nutricional, aunque sí un alto valor tecnológico.

Es el responsable de la elasticidad de la masa de harina, confiriendo la consistencia esponjosa de panes y masas horneados, aunque se incluye de manera indiscriminada en cualquier producto procesado.

La dieta sin gluten no debe iniciarse antes de tener el diagnóstico de un especialista, ya que dificultaría el diagnóstico de la enfermedad.

Es recomendable consumir productos frescos, que son libres de gluten por naturaleza.

No se recomienda consumir productos a granel ya que son productos que tienen mayor riesgo de haber sufrido contaminación cruzada.

De vital importancia, es saber leer las etiquetas. La federación de asociaciones de celíacos de España FACE, pone a disposición toda la información necesaria al respecto de estas y otras dudas que pueden surgir.

Recuerden que ante cualquier duda, deben acudir a su equipo médico y dietista de referencia.

Fuente : FACE